LA ENTREVISTA DEL DOMINGO

La central sindical "no puede ser furgón de cola del gobierno"

José Lorenzo López, presidente de COFE.

José Lorenzo López por Arotxa
José Lorenzo López por Arotxa

Con apenas 19 años “Joselo”, como lo apodan desde niño, ingresó en el Estado como funcionario del Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay (INAU) en Flores. Hoy es el presidente del sindicato del Inau (Suinau) y también es dirigente de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE). El dirigente sindical que se define como “de convicciones firmes” no titubeó al denunciar a la cúpula del Pit-Cnt por su afinidad con el gobierno.

—¿Se considera un dirigente sindical con poder?

—Yo creo que mantenerse tantos años en la dirección del sindicato y luego tomando relevancia fuera del sindicato como secretario general de COFE, ingresando al secretariado ejecutivo del Pit-Cnt y siendo vicepresidente del Pit, por un período corto, evidentemente tiene connotaciones que de alguna manera te diferencian de la media de los dirigentes sindicales, pero no me la creo ni mucho menos.

—Usted se siente respaldado por el movimiento sindical. ¿Tiene algún enemigo?

—Bueno, lo que tengo son diferencias con mucha gente, pero no creo tener enemigos. En 2015 cuando ocurren los hechos conocidos en el Centro de Privación de Libertad (Ceprili) —un video muestra cómo José Lorenzo López presencia una serie de agresiones entre funcionarios y menores infractores recluidos— por ciertos momentos me dio miedo hasta de salir a la calle.

—¿Recibió amenazas?

—Amenazas he recibido de todo tipo y color.

—¿Cuál debe ser el rol de un sindicato? Le consulto porque veo que el sindicato del INAU tiene un consultorio odontológico, una colonia de vacaciones y una casa de estudio.

—Bueno, nosotros creemos que hay dos cuestiones que defendemos mucho dentro del movimiento sindical. Las reivindicaciones puntuales en defensa de los trabajadores, de sus salarios, de sus condiciones, de cómo pararse ante el gobierno o la patronal, y paralelamente somos absolutamente celosos de brindarle otro tipo de servicios a los trabajadores que ayuden a brindarle otro tipo de vida. En ese sentido, tenemos una residencia estudiantil para 50 hijos de trabajadores, un consultorio odontológico, una residencia para compañeros en el Prado y una colonia de vacaciones en Canelones en la que se invirtieron más de un millón de dólares.

—Lleva 15 años al frente del sindicato. ¿Alguna vez pensó en dar un paso al costado?

—Bueno, es una cosa que estoy pensando porque a nivel familiar y los problemas de salud que uno viene acarreando le hacen tomar a uno determinadas responsabilidades. Capaz hay tiempo de ir pensando en que otro compañero asuma esas responsabilidades. No tengo una fecha definida y la experiencia acumulada es crucial.

—Tras su llegada al Pit-Cnt en 2015 Aníbal Corti, escribió en Brecha: "Solo un hito más en la larga y vergonzosa historia de cómo los dirigentes de la central única de trabajadores han decidido ser moral y políticamente cómplices de la tortura en los centros de detención de adolescentes del INAU". ¿Lo comparte?

—Por supuesto que son cosas que no me agradan, pero las tomo como de quien viene. Corti lucra hablando de los otros, este señor a mí no me conoce, no tiene idea de quién soy ni cómo está compuesta mi familia. Estas cosas son las que llevaron a que distintos sectores del gobierno y del Poder Judi- cial adoptaran una decisión tras los hechos en el Ceprili. La Justicia luego me sobreseyó a mí y a mis compañeros en una causa que era infundada. Un procesamiento por tortura en nuestro país cuando los torturadores andan caminando por la calle. Y lo que se veía en ese video fue absolutamente casual, nunca trabajé en los servicios de seguridad, y nunca tuve que actuar en un servicio de esos porque nunca trabajé allí.

¿Hasta ese momento usted nunca había sido testigo de un hecho similar?

—No, para nada, porque yo no trabajo ahí. Voy a los centros porque voy a reunirme con los trabajadores por dificultades pero yo no trabajo ahí, nunca lo hice. Trabajé toda la vida como educador en un hogar de varones de Flores.

¿Esta semana un interno volvió a agredir a un funcionario. ¿Son recuperables los menores infractores?

—Yo creo que la gran mayoría de los jóvenes se pueden reinsertar en la sociedad. No creo que haya un porcentaje que no sea recuperable. Hay que trabajar, pero para eso tiene que haber proyectos de trabajo claros. No está claro en esta institución.

Primero fue Iname, luego Inau, más tarde Sirpa y ahora Inisa. ¿Parece cambiar el envase no así el contenido o la propuesta?

—Mirá, nosotros hemos sido muy cuestionados sobre todo por la actual administración y la presidenta del Inisa porque dice que defendemos mucho la administración anterior. Cuando asumió la administración del expresidente José Mujica planteamos algunas premisas que sabemos que se cumplieron.

¿El gobierno de Vázquez se olvida de los menores infractores?

—No me animo a dar ese paso porque en realidad el presupuesto está. El mismo ha crecido en los gobiernos del Frente Amplio. Hay un claro problema de gestión, el presupuesto cubre para hacer más cosas.

¿Cómo se parará COFE este año cuando se negocie en los Consejos de Salarios?

—COFE nuclea a los trabajadores de la Administración Central y a los de los servicios descentralizados. En la primera aún rige un convenio laboral hasta 2019, pero el tema de la carrera administrativa está absolutamente desvirtuado. Creemos que es la oportunidad para establecer una carrera administrativa para los trabajadores de la Administración Central que permita salir del ostracismo en el que se encuentran. Luego dentro de los servicios descentralizados el más grande es ASSE, que es un lío bárbaro porque los trabajadores de Salud Pública han quedado profundamente relegados. Hay que adelantar la discusión de la Rendición de Cuentas para no más allá de marzo o abril.

¿Hay quienes entienden que el Pit-Cnt está cada vez más alineado a los intereses del Poder Ejecutivo. ¿Lo comparte?

—A ver. El Pit tiene varias corrientes en su estructura. Hay visiones contrariamente diferentes. Por ejemplo, la participación de compañeros en Brasil por el juicio al expresidente Lula da Silva. Nosotros estamos en contra de la reforma neoliberal que propone el presidente Michel Temer. Hay una persecución, pero no compartimos que la central obrera tenga que inmiscuirse en una movilización de apoyo a un político. Tampoco comparto algunas decisiones que se toman donde a veces se cuida mucho de no enfrentar al gobierno.

¿En qué aspectos la cúpula sindical se cuida mucho de no "enfrentar" al gobierno?

—Bueno, creo que el Pit debería haberse movido de otra manera en la última Rendición de Cuentas, se hizo lo que se logró consensuar y después cada sindicato lo hizo por su lado. La cúpula del Pit-Cnt para pelear con las cámaras empresariales tiene una postura bien definida de confrontación. Pero para pelear contra el gobierno por los mismos intereses se tiene mucho más cuidado. La independencia de clase de la manera que lo interpreto es diferente a eso.

¿Es una generación de sindicalistas amiguistas del gobierno entonces?

—Bueno, hay algunos compañeros que están claramente identificados con los sectores del Frente Amplio, no lo esconden. Creo que cuando uno defiende los intereses de la clase, tiene que defenderlos más allá de los intereses políticos, en ese marco uno tiene que reconocer los avances pero no tiene que ser ni francotirador del gobierno ni tampoco furgón de cola del gobierno si no se desvirtúa el sindicalismo como yo lo pienso. Pero los compañeros que están ahí, están totalmente legitimados a estar ahí ya que fueron elegidos por los trabajadores.

¿Y en el camino no se pierden figuras claves como Richard Read que se aleja, o inclusive usted que se aparta de la vicepresidencia en 2015?

—Eso se va discutiendo. Yo me fui cuando sucedió aquello del 2015 y di un paso al costado de la vicepresidencia del Pit-Cnt. Luego cuando se regularizó la situación, nadie me vino a decir que asumiera el cargo y tampoco lo fui a pedir. Creo que los cargos me importan poco, lo que quiero es representar una línea de acción que represente a todos los compañeros, pero esa discusión se dará en el próximo Congreso del Pit-Cnt.

López: "La cuota femenina no puede ser impuesta en los sindicatos"
Considera que la mujer debe ganarse su lugar
Joselo López. Foto: Fernando Ponzetto

  

¿Cree en la cuota femenina en los sindicatos?

—Es un tema complejo ese. Sobre todo ahora que hay una sensibilidad especial sobre el tema. Creo que la cuota femenina, la participación de las mujeres es fundamental, lo que no estoy muy de acuerdo es que sea impuesta. Tiene que ser por el espacio que se gana la propia compañera en el movimiento sindical. Establecer mecanismos artificiales para que haya participación de mujeres, se corre el riesgo de que pase lo que ocurrió en el Parlamento donde se hicieron trampas al solitario.

Por ejemplo en el Pit-Cnt fue muy criticado, el problema es que allí uno no elige personas sino organizaciones. Es muy difícil obligar a un sindicato que compondrá el secretariado a elegir una mujer.

¿Entonces por qué se decidió sacar a Tatiana Antúnez —representante de COFE— del secretariado?

—Pero Tatiana no fue elegida en el Congreso del Pit-Cnt, entró por una corriente de opinión con el aval del sindicato. COFE me eligió a mí y a Martín Pereira, pero luego que se observó que todos los sindicatos para el secretariado habían elegido compañeros varones y no mujeres, se planteó la solución de que ingresaran tres compañeras por las corrientes de opinión. Para que ella esté allí le dimos el acuerdo, el mismo se cumplió hasta que ella entendió que no debía tener un acuerdo con nosotros y que tenía que tenerlo con otra agrupación dentro del sindicato para disputarnos la dirección.

¿No se la desplazó por ser una eventual nueva alternativa a disputarle la presidencia?

—No. Ella tomó la decisión de romper el acuerdo y bueno lamentablemente no le fue bien en la elección.

¿Sigue existiendo el famoso "dedo" o acomodo en la función pública?

—Sí, en todos lados. En toda la Administración Pública se sigue manteniendo la designación directa como mecanismo para asumir cargos de máxima responsabilidad.

¿Y ustedes denuncian esos casos?

—Sí, claro que los denunciamos, le damos al Directorio del Inau señales claras para que esos casos no sucedan. Muchas veces las designaciones ocurren sin criterio alguno. Estamos negociando una propuesta para evitarlo. Para que los más pronto posible podamos establecer un mecanismo de concurso que dé señales a los trabajadores para que desde una determinada fecha los cargos sean concursables.

¿Hay prejuicio sobre el empleado público?

—Sí, claro que lo hay. Hay prejuicios. También hay funcionarios que dejan mucho que desear, pero son los menos. El sketch de Antonio Gasalla sobre el empleado público no va más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º