UN CASO QUE CONMOVIÓ A URUGUAY

Asesino de Brissa: "Yo la maté, merezco la muerte"

Acorralado y frente a la madre, Pintos terminó por confesar.

Juan Gómez en el bosque en Las Vegas donde fue encontrado el cuerpo de Brissa González. Foto: Fernando Ponzetto
Juan Gómez en el bosque en Las Vegas donde fue encontrado el cuerpo Foto: M. Bonjour

"Yo la maté, merezco la pena de muerte, soy un animal". De esta forma Williams Pintos confesó, por primera vez, haber dado muerte a la niña Brissa González de 12 años. Lo hizo ayer en una audiencia judicial, delante de la madre de la criatura, quien pidió estar presente.

El fiscal especial de Homicidios, Juan Gómez, dirigió una investigación que incluyó todo tipo de elementos tecnológicos y semióticos para llegar a la verdad. De hecho, el único imputado se vio acorralado por una importante cantidad de pruebas que lo llevaron a confesar el brutal crimen.

El propio Gómez confirmó en la tarde de ayer en declaraciones al portal de la Fiscalía que la audiencia surgió a pedido de la defensa del indagado.

Al respecto, el propio fiscal señaló que Pintos "admitió que permitió que la niña ascendiera a su vehículo en el lugar que la Fiscalía sostuvo que el hecho ocurrió. Y luego recuerda la parte final de la historia. Recuerda el acto de enterrar a la niña, previo a afirmar que la había matado".

Ahora el caso seguirá con el traslado a la defensa de Pintos de la acusación que presentó el ministerio público. Una vez entregado, los abogados del imputado tendrán un plazo de 30 días para presentar, o no, nuevas pruebas.

Finalmente, Gómez estimó que entre abril o mayo se estará realizando el juicio oral en este caso. Resta definir el nombre del juez que se hará cargo de esa instancia definitiva. Mientras tanto, el imputado permanecerá en calidad de detenido.

Dolor.

Desde la desaparición de Brissa, ocurrida el 22 de noviembre de 2017, hasta la localización de sus restos, hecho ocurrido en un monte del balneario Las Vegas el 24 de noviembre pasado, la familia de la niña, la Policía y cientos de voluntarios siguieron todas las pistas esperando que no se concretara el terrible final.

Sin embargo, el asesino ya había actuado. A los pocos días, la Policía detuvo al sospechoso, un taxista de 35 años de edad, con reiterados antecedentes por delitos sexuales. Vivía en Marindia, junto a su padre y una de sus hermanas.

Tras evaluar el caso, el fiscal Gómez pidió la pena máxima para Pintos: 45 años. Varios técnicos dijeron que los autores de este tipo de delitos son irrecuperables. El sistema político discutió varios días las medidas a tomar en estos casos. Se manejaron la castración química y el registro de violadores.

La propia hermana del imputado por la muerte de Brissa declaró a El País que el hombre es una "peligro para la sociedad" y pidió por favor que "no lo suelten".

Proyecto de ley de Larrañaga

La discusión sobre las medidas a tomar en estos casos tuvo distintos matices. No obstante, el senador blanco Jorge Larrañaga confirmó a El País que, tras evaluar distintas experiencias del exterior, en los primeros días de febrero presentará un proyecto de ley para generar una reclusión permanente revisable.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos