Publicidad

Aborto dividió a tres partidos en jornada de confesiones y llanto

Compartir esta noticia
 20120926 316x185

A la hora 23.34 de anoche la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de despenalización del aborto, con los votos de 49 legisladores del Frente Amplio y uno del Partido Independiente. El proyecto ahora pasará al Senado para su sanción.

La sesión, que había comenzado a la hora 10, fue por momentos tensa, con reproches entre compañeros de bancada, diputados que se retiraban de sala para darle lugar a sus suplentes, un legislador que confesó haber ayudado a una amiga a hacerse un aborto, y otro que se retiró llorando luego de relatar que su esposa había perdido dos embarazos.

La ajustada mayoría -50 a 49- se logró gracias a un acuerdo entre el Frente Amplio y el diputado Iván Posada del Partido Independiente, que dio el voto decisivo.

La coalición de izquierda tuvo una baja: Andrés Lima votó en contra. Otros dos frenteamplistas -Darío Pérez y Daniela Payssé, ambos en contra del proyecto- se retiraron e ingresaron sus suplentes para que votaran a favor. En el Partido Colorado, Fernando Amado también pidió reemplazo, pero en este caso para que votara en contra. Solo la bancada del Partido Nacional no sufrió fisuras internas.

A la hora de la votación, y al depender el proyecto de un solo voto, el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Orrico, se desesperó al ver que su compañero de bancada, Víctor Semproni, no levantaba la mano. Orrico esperó para proclamar el resultado a que Semproni se diera cuenta que estaban votando y levantara la mano junto al resto de la bancada del Frente Amplio.

En contra del proyecto votaron 30 diputados del Partido Nacional, 17 del Partido Colorado, uno del Frente Amplio y uno del Partido Independiente.

Una de las intervenciones más esperadas fue la de Lima, que había anunciado su voto contrario. "Nuestra postura no es solo personal, sino humanista porque somos partidarios de la protección de la vida desde el momento de la concepción", afirmó Lima.

El también frenteamplista Julio Battistoni confesó haber sido "cómplice de un delito" porque ayudó a conseguir el dinero para que una compañera de estudios "pudiera hacerse un aborto en una clínica del Cordón".

Daniel Radío, diputado del Partido Independiente, que se opone a la despenalización, criticó con dureza el proyecto acordado por el Frente Amplio con su compañero de bancada. Esto le valió un entredicho con Posada a la vista del resto de los legisladores. Radío consideró que el proyecto supone "un retroceso en términos civilizatorios". Promover este proyecto "es un signo de decadencia impropio de una sociedad que se precie de pretender respetar los derechos humanos". Es un proyecto "nefasto", sostuvo. Es "un innecesario gesto de desprecio y de avasallamiento de la ajustada mayoría circunstancial", agregó.

"Eso no fue lo que acordó el partido", le recriminó Posada, apuntándole con el dedo, en referencia a los términos usados por Radío en su discurso.

El frenteamplista Álvaro Vega, a favor del aborto, preguntó sobre el proyecto: "¿Es un avance? No, no es un avance. Debimos dejar independientemente la decisión y simplemente eliminar los artículos (del Código Penal) que penalizan el aborto".

"Los abortos no empezaron en 2005 y probablemente no van a terminar en 2012" en el Uruguay, añadió Vega.

Otra de las posiciones polémicas la fijó el colorado Amado, quien sostuvo que la decisión que tomó su bancada, por orden del líder de Vamos Uruguay el senador Pedro Bordaberry, "está totalmente equivocada y faltando a la responsabilidad histórica que le cabe que es permitir la libertad de conciencia".

El diputado colorado solicitó el ingreso de su suplente, Álvaro Fernández, para que vote en contra del proyecto.

Más tarde, otra de las posiciones disonantes con la bancada del Frente Amplio fue la de Darío Pérez, quien argumentó en contra pero se retiró de sala y dio ingreso a su suplente, Carlos Corujo, en este caso para que vote a favor. Pérez, con voz quebrada, contó que su esposa tuvo abortos naturales y por eso perdió dos hijos. Afirmó que este proyecto le genera "un enorme conflicto entre mi razón y mis convicciones, con mis creencias y mis compromisos con los compañeros y la vida". Pérez, médico de profesión, recordó que a los proyectos anteriores aceptó votarlos a pedido de su bancada, pero aclaró: "nunca he sido partidario de la interrupción voluntaria del embarazo".

"No puedo levantar la mano para apoyar este proyecto. No lo permite mi estado espiritual. No lo puedo hacer por Ismael, que no pudo ser; no puedo por Benjamín", el menor de sus cuatro hijos, dijo.

Cuando terminó de hablar se retiró de sala llorando.

Luego, el nacionalista Pablo Abdala anunció que si el presidente José Mujica no veta la ley, promoverá un referéndum contra la despenalización. La ley "es antijurídica y violatoria de los derechos humanos", afirmó.

La frenteamplista Daniela Payssé votó en general el proyecto y se retiró de sala porque no comparte algunos artículos. "Mi postura política es de izquierda, no es conservadora, es progresista, porque se basa en criterios objetivos, no moralistas ni de moralina", subrayó.

En uno de los momentos más salientes de la sesión, el nacionalista Daniel López Villalba presentó el documental de National Geographic Desde el vientre materno, para fundamentar su rechazo al aborto.

Las cifras

30.000

Cifra estimada de abortos clandestinos que se hacen por año en Uruguay.

46.000

Es el número aproximado de nacimientos que se registran en Uruguay cada año.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad