COLUMNA

El acontecimiento de hoy

El presidente de la República Tabaré Vázquez recordó en su columna el día en que ganó por primera vez las elecciones el Frente Amplio y los años que han transcurrido desde entonces.

Tabaré Vázquez, Foto: Archivo El País
Tabaré Vázquez, Foto: Archivo El País

“En esta jornada se repetirá una vez más la liturgia esencial de la democracia, que ha vuelto a ser una feliz rutina. Es la que acompaña la renovación de gobiernos y de sus gobernantes por la voluntad de sus pueblos expresada libremente en las urnas”.

Tal lo que expresaba El País en su editorial del 1/03/2005 titulado “El acontecimiento de hoy” y cuyo párrafo final manifestaba: “Con la presidencia del Dr. Vázquez se abren nuevas esperanzas para muchos. No faltan para otros, recelos y dudas. Hacemos sinceros votos para que el tiempo demuestre que aquellas tenían plena razón de ser, y no la tenían, en cambio, estos últimos”.

Trece años y muchos acontecimientos han pasado desde entonces. Hoy El País conmemora el centenario de su fundación con una edición especial para la cual su Dirección me ha solicitado una nota con la perspectiva de aquel primero de marzo tan trascendente por diversos aspectos.

Las diferencias que me separan de la identidad política y línea editorial de El País son obvias y en muchos aspectos irreversibles, pero no obstante ello, un emprendimiento periodístico que cumple cien años de trayectoria, más allá de las sinuosidades y los claroscuros de la misma, merece reconocimiento y aquí está el nuestro.

Sin desconocer o subvalorar otros acontecimientos, de aquel mismo día, el que refería el mencionado editorial en términos de historia política del Uruguay, marca el inicio del siglo XXI .

El crecimiento electoral del Frente Amplio y su acceso al gobierno fueron consecuencia de una multiplicidad de factores que se dirimieron en el terreno de una competencia política durísima pero leal. Bueno es recordarlo ahora, cuando hay indicios de que algunos, ya cansados de perder, creen que todo vale para ganar las próximas elecciones.

El “Uruguay, Uruguay..!!” coreado en la noche del 31 de octubre de 2004 apenas conocido el resultado electoral expresaba también la confianza de muchísimos uruguayos en un proyecto de país, en una estrategia de cambios progresistas y en sí mismos. Y el “No nos fallen…!!” que nos acompañó el 1° de marzo de 2005 durante los actos de transmisión de mando presidencial denotaban que la confianza depositada en nuevo gobierno, lejos de ser un cheque en blanco, era un mandato concreto y exigente.

La gente sabía que la situación era difícil y no esperaba milagros, pero reclamaba cambios. Cambios necesarios, posibles, sistémicos y progresivos, con sustento político y social que significaran un nuevo impulso para el Uruguay y que empezaran por el gobierno mismo. Cambios en la sensibilidad del gobierno para interactuar con la sociedad y para gestionar el Estado fortaleciéndolo como factor de democracia, inclusión social y desarrollo productivo. Cambios que aseguraran mayor transparencia, eficiencia y proximidad al ciudadano.

No es este el espacio ni la ocasión de hacer una memoria, ni una rendición de cuentas, ni una evaluación de la acción de los sucesivos gobiernos frenteamplistas hasta el presente. Pero corresponde señalar que tal continuidad, decidida soberanamente por la ciudadanía en las elecciones de 2009 y 2014, denota que se ha cumplido el sincero deseo expresado en el anteriormente transcrito último párrafo del editorial de El País publicado el 1° de marzo de 2005: el tiempo transcurrido desde entonces ha demostrado que las esperanzas de la mayoría de los uruguayos tenían razón de ser y no se han visto defraudadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)