Publicidad

Tantra: el sistema de espiritualidad que acepta al cuerpo cómo sagrado y en la que el sexo es el camino

La sex coach Flopi Peych propone conocer más sobre esta práctica en la que el sexo tiene un fuerte componente espiritual y el objetivo de hacer el amor es alcanzar un orgasmo “cósmico”

Compartir esta noticia
turismo, pareja
Pareja
Foto: Archivo

Por Flopi Peych

Todo lo que viene de Oriente tiene un “misterio” especial, ¿o no? El Yoga, la energía Kundalini, el Kamasutra… De seguro si te hablo de Tantra lo primero viene a tu mente es al cantante Sting manteniendo sesiones de sexo tántrico que duran 8 horas. O más cerca en el tiempo y geográficamente, debes haber escuchado en Argentina al candidato a la presidencia Milei, quién también reveló que practica sexo tántrico y que se considera experto en esta práctica. Y quizás vos pensas, "quiero saber más”. ¡Pues hacia allá vamos!

Lo primero importante a destacar, es que el Tantra no es solo sexo. El sexo es el camino. A diferencia de muchos sistemas de espiritualidad que le escapan al cuerpo, al deseo y al sexo, el Tantra acepta al cuerpo cómo sagrado.

¡Pero ojo! El Tantra no es una religión, aunque al igual que muchos caminos espirituales busca por diferentes métodos alcanzar un estado superior, que algunas corrientes llaman Nirvana.

Definir el Tantra dependerá de cada persona/maestro. Para algunas personas Tantra es una ciencia oriental, un sistema espiritual, para otras es una filosofía, es una serie de prácticas, una disciplina milenaria, y podríamos seguir. En lo personal la que más me resuena es pensar al Tantra cómo un movimiento, con ciertas pistas a seguir, que consiste en crecer a través de la experiencia y vivir disfrutando al máximo la existencia individual.

Lo que sí hay bastante acuerdo es en base a sus orígenes. Se habría desarrollado en India, transmitido de forma oral al comienzo y luego llegado a China y al Tibet.

¡Pero basta Flopi de historia y definiciones, que ésta es una columna de Sexualidad! Podemos pensar al Sexo Tántrico como una meditación. Hacer el amor cómo una danza, un despliegue de energías que van de un cuerpo a otro donde el objetivo final no es el orgasmo cómo lo solemos conocer (genital), sino disfrutar del viaje sexual y las sensaciones, para que luego sí alcanzar lo que se llama un “Orgasmo de Cuerpo Completo”.

Para el caso del varón, en el Tantra es importante no llegar a la eyaculación (en todos los encuentros), de ésta manera la energía se conservará para usar de forma creativa en otras facetas de la vida. El objetivo es mover la energía sexual por todo el cuerpo para la curación, la transformación y la iluminación.

Pero en el Tantra no movemos cualquier tipo de energías, movemos la energía Kundalini. La Tradiciòn Oriental afirma la existencia de una energía sagrada llamada Kundalini que se encuentra en todos los seres humanos. Se representa con la forma de una pequeña serpiente enroscada que una vez que se Activa, asciende sobre el canal central y pasa por todos los chakras. El primer chakra –raíz- se sitúa entre el ano y los genitales, y el séptimo y último chakra se ubica en la coronilla o parte más alta de la cabeza -chakra corona- donde dicen se consigue la iluminación. Será que los reyes de la antigüedad conocían ya de ésta energía “superior” y por eso usaban la corona cómo símbolo de seres superiores?

¿Cómo activar la Kundalini?

A través de ejercicios de respiración, danzas, meditaciones, actos sexuales, pensamientos, abrazos, músicas, movimiento del cuerpo, risas, ingesta de alimentos que te encanten (y sean saludables), todo eso puede lograr que la kundalini despierte. No suena complicado a priori, no? Sin embargo, es necesaria la purificación previa del cuerpo, la mente y las emociones para que ésta energía no encuentre atascos en su ascenso. Las personalidades ansiosas no se llevan bien con estas técnicas, no es imposible que lo logren, pero la vida actual nos puede jugar una mala pasada, se precisa querer llevar a tu vida un cambio de paradigma.

Mi historia con el Tantra y un ejercicio para ponerlo en práctica con tu pareja

Tenía unos 13 años, y mi mamá había comenzado a incursionar en la práctica del Yoga. En mi casa había aparecido un libro que se titulaba “El Arte del Tantra”. En su portada había un hombre y una mujer sobre unos almohadones, al costado se dejaban ver velas encendidas ambos estaban semi inclinados chocando cabeza con cabeza, realizando el saludo de Namastè, cómo finalizando un ritual. Pero lo interesante para mis ojos adolescentes fueron aquellos cuerpos desnudos, en una época en que la sexualidad y los cuerpos eran tabús. (Namasté es básicamente una forma respetuosa de saludar y también de despedirse en las prácticas de Yoga). Claramente, me estudié a diestra y siniestra ese libro, (que aún atesoro) y quizás es desde ahí que surge mi curiosidad por todos los temas de la sexualidad humana.

En 2008 en la terraza de un pub en la zona de Pocitos “El Surtidor” hago mis primeras apariciones públicas con motivo de festejos varios en el mes de Febrero por San Valentín. Y es en una de esas charlas que enseño la Respiración Circular para parejas, que la incluyo en algunos de los eventos que suelo ofrecer, pero que hoy te la regalo a ti!La

Respiración Circular
Recapitulemos, de acuerdo al Tantra, el sexo tiene un fuerte componente espiritual, y el objetivo de hacer el amor es alcanzar 1 orgasmo “cósmico” que nos permite pasar de la tierra al cielo. Para tratar de lograr el mismo una de las técnicas para principiantes será aprender a respirar en forma circular (puede realizarse con o sin ropa)

1) Van a necesitar tiempo y tranquilidad (Celulares en modo avión!)

2) Crear un ambiente agradable (Velas, una playlist acorde, algùn aroma) para ayudar a despertar los sentidos.

3) Colocarse en la cama, ó sobre almohadones, mirándose cara contra cara sin que los cuerpos se lleguen a tocar

4) Comenzar con caricias suaves y mutuas por todo el cuerpo sin intención de otra cosa más que sentir el cuerpo. Al cabo de un rato las caricias acabaran solas por levantar la temperatura.

5) Momento de armonizar la respiración. Concéntrate en tu respiración y piensa que tomas aire por tus genitales y lo expulsas por tu boca. Mientras le explicas a tu pareja hago lo mismo pero a la inversa. La otra persona tiene que imaginar que aspira el aire por la boca y lo expulsa por sus genitales. Si el círculo de la energía sexual empieza a envolverlos no se dejen arrastrar.. aún.

6) Es probable que a estas alturas, ambos sientas deseos de comenzar a moverse cómo locos, sin embargo en el Sexo Tántrico no hay apuro

7) Pueden comenzar a contraer los músculos pélvicos si se desea, acompañados de la respiración (Mula bandha y Ashwini mudra en el yoga, también conocidos como los Ejercicios de Kegel)

8) Están envueltos en el círculo de la energía sexual y creadora, luego de varias prácticas y cuando se den cuenta tendrán uno de los orgasmos más profundos de sus vidas.

Si te interesa conocer más de éstas prácticas no te podes perder el próximo viernes 24 de Noviembre en la zona de Punta Carretas una experiencia que abordará todos estos temas y más. Llega Francesca Gnecchi a Uruguay @alasparatusexualidad cómo parte de su gira internacional. Francesca es Periodista y divulgadora Sexual a través de su libro y charla Ted “El camino del sexo”, aparece en Argentina en su columna en TV Pública, @luzutv , @revistaohlala y radio pop entre otros medios.

Se pueden conseguir las entradas en Red Tickets “Cita con una misma- La Gira”

CONOCÉ A NUESTRA COLUMNISTA

Flopi Peych

Flopi Peych.jpeg
Foto: Ricardo Figueiredo

Sex Coach – Educadora

Podés seguirla en Instagramy ver más información en su página web www.flopipeych.com

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

SEXO

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad