POLÍTICA

Un partido feminista se lanza a la política en Corea del Sur

Por primera vez habrá candidatas para las elecciones legislativas que se celebrarán el miércoles en Corea del Sur, uno de los países desarrollados con peor situación en términos de igualdad de género.

eme

Un partido feminista presentará por primera vez candidatas para las elecciones legislativas que se celebrarán el miércoles en Corea del Sur, uno de los países desarrollados con peor situación en términos de igualdad de género.

Este partido, creado en marzo con motivo del Día Internacional de la Mujer, critica a la clase política actual por olvidar a las mujeres, en una sociedad surcoreana que sigue siendo profundamente patriarcal.

Esta situación se manifiesta desde salarios desiguales hasta la distribución ilícita de videos sexuales, incluidos los recientes escándalos en cámaras instaladas por hombres para filmar a mujeres en lugares públicos.

"Firmé peticiones, participé en manifestaciones contra la violencia sexual contra las mujeres, pero me di cuenta de que no sería suficiente. Así que decidí postularme para la Asamblea Nacional", dijo Kim Ju-hee, 25 años, una de las cuatro candidatas del nuevo partido.

La joven dice que no quiere casarse o tener hijos, y ve su candidatura como una forma de luchar contra el patriarcado.

El partido feminista tiene 10.000 miembros, tres cuartos de los cuales rondan la veintena. Para obtener un escaño en estas elecciones combinando boletas proporcionales y mayoritarias, tendrá que conseguir el 3% de los votos proporcionales.

Como sus posibilidades de atraer el voto masculino son bajas, tendrá que obtener el apoyo de casi el 6% del electorado femenino. Un objetivo, particularmente ambicioso en un país donde dominan dos grandes partidos: el Partido Demócrata, en el poder, y el Partido del Futuro Unido (oposición conservadora).

"Para muchas mujeres, es difícil apoyar a un partido solo porque defiende la causa de las mujeres", reconoció Kwon Soo-hyun, presidenta de Solidaridad Política de las Mujeres Coreanas, una organización que defiende sus derechos.

Chai Hyun-jung, una madre de 33 años que trabaja en Seúl, quiere votar por un partido que defienda la educación y se oponga a los altos precios de la vivienda. "Tengo demasiadas responsabilidades en mi vida para centrarme solo en cuestiones de género", dijo a la AFP. Aunque admite que la violencia sexual en internet le indigna, no cree que una diputada de un partido feminista "pueda marcar diferencias" .

Amenazas y piedras

A pesar de los avances económicos y tecnológicos de Corea del Sur, las brechas salariales entre hombres y mujeres se encuentran entre las más altas de los países desarrollados, según un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Las mujeres representan apenas el 3,6% de los miembros de las juntas directivas de los conglomerados empresariales.

En términos de representación política, son apenas el 17% en el Parlamento saliente, lo que sitúa al país en el puesto 125 en la lista mundial de la Unión Interparlamentaria, no muy lejos de Corea del Norte, que ocupa el lugar 120.

"Casi todos los políticos, ya sean progresistas o conservadores, son tradicionalistas en lo que respecta a los derechos de las mujeres", explica Lee Soo-jung, profesora de criminología en la Universidad de Kyonggi.
Un excandidato presidencial del Partido del Futuro Unido, Hong Joon-pyo, llegó a confesar que cuando estaba en la universidad había dado un estimulante a un amigo que intentó drogar a una estudiante para tener relaciones sexuales.

En 2019, un gobernador provincial del Partido Demócrata que afirmaba ser feminista fue condenado y encarcelado por la violación de una asistente.

Sin embargo, en estos últimos años, las jóvenes surcoreanas han hecho grandes progresos, especialmente con la legalización del aborto, y el fenómeno #Metoo ha liberado la voz de muchas mujeres.

Pero ser abiertamente feminista puede crear estigma en una sociedad donde este movimiento a menudo se presenta como egoísta, extremista e incluso irracional.

Otra candidata al partido feminista, Lee Ji-won, dijo que varias de sus camaradas habían recibido amenazas de muerte en internet y que, durante la campaña, a algunas de las mujeres les lanzaron piedras.

Linda Hasunuma, politóloga de la Universidad de Temple, en Estados Unidos, considera que el tema feminista a menudo se presenta como "no representando la opinión de la mayoría" sino más bien como "una preocupación de militantes radicales".

"Es difícil que el estatus de las mujeres gane terreno en una sociedad que ha devaluado el estatus y el trabajo de las mujeres por generaciones", señala.
Pero para Kim Ju-hee, una victoria no es imposible. "Miles de mujeres se unieron a nuestro partido en la primera semana", dijo entusiasmada. "Creo en las aspiraciones de las mujeres jóvenes de vivir con dignidad", añadió.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error