Publicidad

El maquillaje puede alojar bacterias y ocasionar problemas a tu salud, ¿cómo cuidarlo correctamente?

Para su cuidado, abra el producto solamente cuando requiera su uso; además se debe remplazar el maquillaje, al menos, cada seis meses.

Compartir esta noticia
brocha de maquillaje

Redacción El País
Diferentes estudios han revelado que los productos de maquillaje pueden tener bacterias si no se limpian adecuadamente. A diario muchas personas utilizan el maquillaje para disimular defectos y verse mejor pero este acto inofensivo esconde daños potenciales para la salud si los productos están contaminadas con bacterias potencialmente nocivas como E. Coli y Staphylococci.

Los productos de belleza pueden tener gérmenes de distintos tipos que causan infecciones en la piel y una contaminación en la sangre si entran en contacto con la saliva, los ojos, heridas o raspones. Un estudio realizado por el doctor Amreen Bashir y el profesor Peter Lambert de la Facultad de Ciencias de la Vida y la Salud de la Universidad de Aston de Birmingham, Reino Unido, descubrió que las bacterias encontradas en los maquillajes pueden causar enfermedades.

De hecho, los investigadores encontraron que el riesgo se amplifica en personas inmunocomprometidas. De acuerdo con la pesquisa, estos son algunos puntos a tener en cuenta a la hora de cuidar sus productos de belleza y evitar que posean gérmenes.

1. Evite soplar las brochas o pinceles, dado que la saliva puede contaminarlos. Además, debe sacudirlos para eliminar los excesos de polvo o sombra.

2. Observe si los maquillajes presentan algún cambio químico. Si tienen mal olor, variaciones de color, endurecimiento o aparición de grumos son señales de que ya no están aptos para su uso.

3. No comparta los maquillajes, brochas, esponjas o pinceles para evitar la contaminación cruzada.

4. Lávese siempre las manos antes de maquillarse.

5. No exponga los cosméticos a altas temperaturas, el calor potencia las bacterias.

6. Reemplace los maquillajes al menos cada seis meses y respete las fechas de vencimiento.

7. Lave los aplicadores. Actualmente hay líquidos especiales pero también se pueden higienizar con agua tibia y champú con PH neutro. Tenga en cuenta que pasado un tiempo es necesario renovarlos.

Por otro lado, el estudio refleja que las esponjas utilizadas para aplicar los productos de base o polvo tienen los niveles más altos de bacterias potencialmente dañinas. Esto debido a que no suelen lavarse a pesar de que caen al suelo con frecuencia o están guardadas en recipientes que acumulan suciedad. Además suelen quedar húmedas después de su uso, lo que genera un caldo de cultivo para las bacterias.

Hay estándares de higiene de fabricación que deben cumplir las marcas de maquillaje aprobadas, y determinan que sobre todo la E. Coli no debe encontrarse en ningún producto.

Los investigadores alertan que los usuarios se exponen a peligros que desconocen y que no existen organismos que intervengan para advertirlos y educarlos.

Finalmente, destacan la necesidad de lavar frecuentemente las brochas o esponjas y secarlas completamente, así como tener en cuenta el vencimiento del rímel, el lápiz labial, la base y las sombras.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

maquillaje

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad