Techies

Los trucos que la gente usa en Instagram para fingir que es perfecta

En su cuenta, la modelo Danae Mercer muestra lo engañosas que pueden ser las apariencias.

Danae, modelo muestra como trucar fotos en las redes
Foto: Instagram

En las redes sociales las personas acostumbran a compartir una visión ideal de sí mismas. En Instagram, por ejemplo, es habitual ver fotografías de viajes, logros y momentos felices que podrían dar la impresión de que las experiencias de la mayoría de la gente son enteramente positivas. Algo similar ocurre con nuestros cuerpos.

Aunque la publicidad ya había promovido la idea de un cuerpo 'hegemónico' en el siglo XX, las redes sociales se han encargado de hacer que este concepto sea cada vez más difundido en las últimas décadas.

Las mujeres delgadas y los hombres musculosos invaden las publicaciones, las historias y los videos en línea, lo cual puede resultar nocivo para la salud mental de algunas personas. Así lo evidenció un estudio de la fundación Child Mind Institute, la cual señaló que hay una relación entre el aumento de trastornos alimenticios y el uso de las redes sociales en adolescentes.

Con el fin de desnudar esta ilusión, la modelo Danae Mercer comparte fotografías que muestran dos escenarios: en uno su cuerpo se ve parecido al de otras modelos en las portadas de las revistas, en el otro luce más real.

Danae Mercer es una modelo, periodista e 'influencer', de 33 años, quien incita en redes sociales al 'amor propio'. Tiene un canal de YouTube con más de 6 mil suscriptores llamado 'Talking out loud' (que en español sería, 'Hablando en voz alta'). Allí cuenta que desde que tenía 13 años empezó a preocuparse por cómo se veía su cuerpo y, más tarde, desarrolló un desorden alimenticio. 

Empezó a controlar cuánto comía y a evitar muchos alimentos con el fin de mantenerse delgada. Ademas, seguía blogs en la plataforma Tumblr que estaban dedicados a personas muy delgadas y que promovían conductas propias de la anorexia.

Se le empezó a caer el cabello debido a que dejó de comer. Contó que le dolía el cuerpo, sentía frío frecuentemente y tenía desánimo la mayoría del tiempo. "Es algo muy difícil de arreglar, especialmente en una sociedad en la que ser delgada es tan celebrado", explicó en su canal de YouTube.

Mercer, según dijo, se dio cuenta de que tenía un problema cuando la entrevistaron para obtener una beca. Junto a un profesor empezó su tratamiento para contrarrestar el trastorno alimenticio que había desarrollado. Empezó a ir al médico con frecuencia y a visitar un nutricionista. Pudo enfrentar su padecimiento teniendo una serie de ideas en mente. "Fueron tres cosas: una que tenía que ver con mi estado físico, otra con la comida y otra, muy importante, con la parte psicológica", señaló la modelo.

Así las cosas, decidió actuar y evidenciar mediante ejemplos lo engañosas que pueden ser las fotografías compartidas por famosos, modelos e 'influencers'.

Según cuenta, para 'tener' un abdomen plano simplemente es necesario tomar fotos con la posición adecuada y sentándose recta.

También empezó a revelar los secretos de algunas fotos que lucen muy bien. En esta, por ejemplo, advirtió que puede ser nociva para la salud:

"Nunca me sentaría como en la imagen de la izquierda, porque ni siquiera estoy sentada. Estoy flotando. Mis quads (cuadriceps femoral) sostienen mi peso corporal. Mi núcleo está apretado, mi espalda arqueada. Y estoy fuera de mis talones, de lo contrario, mis muslos se aplastarían y tendría hoyuelos alrededor de mis pies y piernas", explicó.

En sus publicaciones no sólo deja ver las falsas expectativas que crea la sociedad con relación a los cuerpos de las mujeres, sino que habla de su experiencia como modelo en la industria de la publicidad.

"No te compares con un extraño en Internet. He trabajado en medios y revistas por más de 10 años. Y en las publicaciones se siente normal ver ideales de vidas soñadas, cuerpos de ensueño. Pero las redes sociales nos cuentan una historia diferente. Dicen que cada chica puede ser la chica de al lado. Allí cada objetivo es casualmente alcanzable. Y de repente cada supermodelo en un superyate se convierte en la norma", escribió en la descripción de una de sus fotos.

Entre otros trucos revelados por la modelo está el uso de la luz. Según muestra en uno de sus videos, el aspecto de sus piernas cambia bastante dependiendo de si la cámara la capta en las sombras o a la luz del sol.

Sostiene que en las fotos 'fitness' manejar este tema es fundamental. "¿Cuál es el 'secreto'? La luz directa, como la del sol, puede ser muy dura. Muestra todas mis partes temblorosas. Una luz más tenue es generalmente más suave", explica.

Además de criticar los ideales que se propagan en las redes, también promueve el amor propio

En algunos videos muestra que, si posa de forma erguida frente a la cámara, puede lograr esconder sus estrías que, sin embargo, siguen estando allí cuando termina el clip.

Además, según explicó, más del 80% de las mujeres tienen celulitis, por lo cual invitó a quienes la leen a normalizar esta característica del cuerpo femenino.

Ver esta publicación en Instagram

Fix SADDLEBAGS instantly with this SIMPLE TRICK! Or not. Or don’t. The trick is easy (it’s posing - hips back, knees rotating in, core tight, shoulders up). But let’s forget that for just a moment. I want to TALK about SADDLEBAGS. I learned I had saddlebags when I was 13. Even at my thinnest, this fleshy part of my thighs has never gone away. I can pose it out, but those saddlebags are still there. For many years, I knew my saddlebags were a BAD THING. I didn’t question why. I just KNEW IT. Only that was DIET CULTURE talking. It wasn’t me. And babygirl, IT DOESN’T HAVE TO BE YOU. Because SADDLEBAGS sits right alongside thunder thighs or turkey legs or bat wings in the list of awful words meant to demean a woman’s body. Just because these words EXIST doesn’t mean we have to GIVE POWER TO THEM. Not when we LOOK IN THE MIRROR. Not when we’re caught, relaxed, laughing and unposed, in a photo. Not when we try on clothes that don’t fit. Not when our bodies change and fluctuate with the soft shifts of weight. Not any of these times. Our bodies are GLORIOUS. They are the homes we have built. We do not EVER have to try to burn them down. Instead, let’s treat ourselves with kindness. Let’s remember that SO MUCH of the SHAME we feel around our SKIN has been forced upon us by a $72 billion diet industry. And that we are POWERFUL. Strong. Capable. Smart and intelligent and silly and soft, and SO much more than some stupid sticky word would try to suggest. So here’s to saddlebags. But more than that, here’s to shrugging off the baggage diet culture tries to drown us with. You got this girl. . . #iweigh #selflove #womenirl #popsugarfitness #whstrong #saddlebags

Una publicación compartida de Danae | Angles + Self Love (@danaemercer) el

En otra publicación abordó el tema del peso, el cual puede convertirse en un tormento para algunos hombres y mujeres. "Tu peso no te dice si puedes comer. No te dice si tienes que ir a correr. Y seguro, diablos, no revela nada sobre lo buena persona que eres. Todo lo que muestra es tu atracción gravitacional sobre la tierra", señaló.

En otras fotografías, Mercer explicó que cuando hacía modelaje usaba aplicaciones para editar su cuerpo y esconder cómo se veía realmente.

Con el uso de diferentes programas, lograba lucir mucho más delgada de lo que en realidad estaba.

En una de sus fotos dice: "Me borré las estrías y cambié mi hinchazón por un trasero, iluminé mis ojos y alisé esa gran vena en la mitad de la frente".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados