Publicidad

“Me van a odiar, pero no quiero niños en mi boda”, advirtió la influencer en twitter

Rox Quintana

Polémica en redes

Ex master chef México se hizo viral tras escribir que no quería niños en su fiesta de casamiento. Hasta el momento, su tuit generó miles de reacciones y comentarios.

La chef y exparticipante de MasterChef de México, Rox Quintana, publicó un tuit sobre de la celebración de su matrimonio. “Me van a odiar, pero no quiero niños en mi boda”, escribió. La polémica no se hizo esperar: muchos la defendieron diciendo que las bodas no son para pequeños, mientras que otros la cuestionaron por no considerar a los padres que no tienen con quién dejar a sus niños.

Por un lado, quienes se posicionaron a su favor argumentaron que las bodas no son eventos para niños debido a que suelen quedarse dormidos o a que se aburren y molestan en un escenario pensado solo para adultos. Por otro, se encuentran los que sintieron las palabras de Rox como un ataque hacia la infancia y como una falsa postura la de “odiar a los niños”.

En la vereda de los que estuvieron de acuerdo con la influencer, un usuario comentó: “Los niños francamente estorban a los adultos durante la celebración. Los novios no celebran con los niños, celebran con los padres de esos niños”. Otro escribió: “Es tu celebración e invitas a quienes quieras con sus respectivos boletos e indicaciones necesarias”.

Desde el frente opositor tampoco se quedaron callados. “Está mal. Y simple: si te casas es para hacer familia política. Si discriminas a alguien que tenga hijos, sorpresa: discriminas a alguien de la familia”, señaló una usuaria mientras que otro dijo: “Cuando tengas tus hijos y les tengas amor, entenderás que prefieres no ir si no invitan a tus hijos [sic]”.

Rox Quintana
Rox y su prometida.

Tras los comentarios y las críticas, Rox volvió a tuitear para aclarar su postura y terminar con el tema con una irónica frase: “Lo que dije: No quiero niños en MI boda. Lo que los p**dejos entendieron: Odio a todos los niños y deberían de vivir en una jaula y ser maltratados”.

Lo cierto es que estaba claro desde un principio que la postura de Rox no iba en contra de los niños, sino a favor de tener una fiesta en paz sin tener que preocuparse por nada. Además, dado que se trata del casamiento de otras personas, las novias en este caso, nadie más que ellas tiene ni voz ni voto para decidir las reglas de su propia boda.

Publicidad