Bienesatr

¿Qué alimentos pueden ayudarte a reforzar la memoria y favorecer el estudio?

Tener una dieta sana es esencial para el funcionamiento de nuestro cuerpo, también ciertos alimentos pueden  cuidar el cerebro y la memoria.

Salmón. Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Cada vez somos más conscientes de qué comemos y cómo lo hacemos; ya es parte de nuestra rutina buscar las propiedades de algunas frutas o verduras e incluirlas en la dieta para mejorar nuestra salud.

Algunos alimentos son muy buenos para ciertos aspectos del cuerpo y salud, y algunos más pueden ayudar a mejorar la concentración y a evitar el deterioro de nuestro cerebro, gracias a las sustancias o vitaminas que nos aportan al consumirlos.

Según estudios médicos, el cerebro requiere para su funcionamiento, alrededor de un 20% de la energía que se consume en los alimentos. Es recomendable consumir alimentos ricos en aminoácidos para la síntesis de los neurotransmisores, como la serotonina y catecolaminas.

El no incluir alguno de estos alimentos puede repercutir en nuestra salud o estado de ánimo, ocasionando apatía, irritabilidad, falta de concentración, cansancio y falta de memoria.

Además de agregar a la dieta diaria estos alimentos, es necesario mantenerse hidratado, hacer ejercicio y visitar a un nutricionista para saber qué dieta es la adecuada para cada uno y estilo de vida. Tomá nota de algunos alimentos que puedes consumir como alguna de tus cuatro comidas diarias o snacks.

Frutos secos

Son un alimento con muchas propiedades beneficiosas. Son ricos en grasas saludables, ayudan a regular la digestión y tiene propiedades antioxidantes. Consumirlos ayuda a tener un corazón sano y prevenir problemas cardiovasculares, lo que a su vez ayuda a tener un cerebro saludable.

Los frutos secos son ricos en antioxidantes como los polifenoles, que retrasan el envejecimiento de nuestras neuronas, debido al estrés oxidativo de la vida cotidiana.

Algunas vitaminas como la D, B1, B6, B12 y B9, al igual que el hierro mejoran el rendimiento intelectual, estas se pueden encontrar en las nueces, cacahuates, almendras, pistachos y arándanos. Se recomienda comer un pequeño “puñito” de frutos secos durante el día.

Verduras y hortalizas verdes

Para estar sanos en mente y cuerpo, en general, se deben consumir al menos dos raciones al día de verduras u hojas verdes para aprovechar todos los nutrientes, sin importar si están crudas o cocidas.

Las acelgas, espinacas y, sobre todo, el brócoli contienen vitamina A, vitaminas del grupo B y antioxidantes que ayudan a un buen funcionamiento de la memoria, así como a aumentar su longevidad.

El brócoli, repollito de bruselas y otras verduras verdes contienen mucha vitamina K, y pueden aportar más del 100% que se recomienda consumir diariamente. Esta vitamina ayuda a formar esfingolípidos, un tipo de grasa que se encuentra en las células cerebrales.

Un estudio por la Universidad de Montreal, Canadá, destacó que el consumo de hortalizas y verduras verdes se ha incluido en dietas con personas que padecen pérdida de memoria, siendo así que ha ayudado a retener el deterioro del cerebro.

Cafeína

Además de ser la bebida de toda persona que se despierta muy temprano; los componentes del café no solo ayudan a mantenerse activo, sino que también refuerzan la memoria.

Un estudio realizado por la Universidad Johns Hopkins, mencionó que tomar una taza de café después de haber afrontado un día de trabajo ayuda a mejorar la memoria.

Algunos de los efectos positivos de la cafeína: ayuda a una mejor concentración, te mantiene alerta (la cafeína bloquea la adenosina, químico que hace sentirse somnoliento), así como mejora el humor. Además, beber café a largo plazo está asociado a un menor riesgo de enfermedades neurológicas como el Parkinson o el Alzheimer.

Pescado

El 60% de nuestro cerebro está compuesto de grasa y la mitad de esa es del tipo Omega 3, por lo que consumir pescado en nuestra dieta es vital, pues muchos tienen alto contenido en Omega 3 como la trucha, el salmón, pescado azul y sardinas.

Está demostrado que el consumo de pescado influye en aspectos como la memoria, el aprendizaje y la inteligencia. El consumo de pescado debe ser superior al consumo de carne y se recomienda consumirlo, por lo menos, dos veces a la semana.

Un estudio realizado por la Universidad de California señaló que las personas que consumen cualquier tipo de pescado con Omega 3; de forma regular, tienen más materia gris en el cerebro, lo que ayuda a que el cerebro trabaje a través de un mejoramiento de la memoria y emociones.

Los alimentos para la concentración son necesarios y esenciales para un correcto desempeño a la hora del estudio y el trabajo. Considera añadir estos productos a la dieta diaria, pues puede ser benéfico para rendir y mejorar nuestro cerebro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados