Publicidad

Los ciclos de Marha: El rol del papá en el embarazo y la crianza

En una nueva columna, la doula y educadora perinatal subraya que el rol del padre por momentos es muy distinto, pero siempre complementario, al rol de la mamá

Compartir esta noticia
padre e hijo
padre e hijo
Foto: Archivo

Antes de comenzar quiero aclarar que hay muchas configuraciones de familia, algunas de ellas en donde no hay figura masculina o paterna, y por supuesto todas son válidas; esta columna está dirigida para los casos en donde sí hay un papá o una figura masculina asumiendo la paternidad.

La construcción del rol de padre durante el embarazo, el nacimiento y la crianza ha cambiado bastante a lo largo de la historia. Hasta no hace muchos años estaban separados los lugares y la forma de ser madre y padre; siendo el ámbito del hogar de la madre y de las mujeres y el ámbito del trabajo el de los padres y los hombres. En cuanto a los cuidados y la crianza todo estaba en manos de las mujeres, y los hombres muchas veces ni siquiera eran parte de la vida de sus hijos/as.

Hoy en día no hay espacios tan definidos a ocupar, y se pueden construir un poco más libremente los roles de mamá y papá. Aunque hay mucho camino por hacer, es más común ver familias en donde tanto mamá como papá asumen sus roles desde el cuidado y la presencia en la vida de sus hijos/as y concilian esos tiempos con los de trabajo.

En este contexto es más común ver a los padres ejerciendo su paternidad realmente, es decir estando en presencia, ocupándose de sus hijos/as, compartiendo los cuidados, y conectando y disfrutando con ellos/as.

Siento que a algunos padres esto se les hace fácil y natural y otros deben hacer cierto esfuerzo (por supuesto que también los hay que no están presentes y que no hacen esfuerzos), debido también a los años de mandatos y formas de construir la masculinidad y la paternidad que incluso nos acompañan hasta hoy.

El rol del padre se va construyendo desde el embarazo y durante toda la vida de sus hijos/as, y por momentos es muy distinto, pero siempre complementario, al rol de la mamá. Está comprobado que un padre presente durante el embarazo y el nacimiento tiene más probabilidades de estar presente luego en las demás etapas de la vida de su hijo/a.

¿Y que pasa si mamá y papá están separados? El foco en esos casos está puesto en la relación entre el hijo/a y cada uno. Aunque es beneficioso para los/as niños/as que la relación entre papá y mamá sea armoniosa, no siempre es posible que suceda.

Que el padre pueda asumir su paternidad activamente y cultivar la relación con sus hijos/as es importante en la vida de un bebé, niño o niña (siempre y cuando papá sea una figura de cuidados y apego seguro), para el momento presente y para su futuro.

Los beneficios de un padre presente en el embarazo, el nacimiento y la crianza son muchos, y no solo para el niño o la niña, sino que para el mismo como persona y como papá.

CONOCÉ A NUESTRA COLUMNISTA

Marha Scanu

Marha Scanu

Lic. en Comunicación, Educadora en primera infancia, Doula, Educadora perinatal.

Podés seguirla en Instagram como @losciclosdemarha

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

embarazada

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad