Educación

GraduaDocentes: clases de apoyo solidario para los estudiantes de secundaria

El proyecto es impulsado por Agustin Pennino; surgió con el objetivo de evitar deserciones y brindar ayuda entre pares.

clases virtuales

Secundaria en Uruguay es el nivel educativo que tiene mayor índice de abandono. Para ayudar a los estudiantes a enfrentar esta etapa, que desde el año pasado suma la dificultad de la virtualidad, y evitar deserciones, Agustín Pennino (18), estudiante de la Facultad de Música y la Facultad de Ciencias Sociales en Universidad de la República (Udelar) creó GraduaDocentes.

El proyecto permite dar clases de apoyo gratuitas a estudiantes de ciclo básico y bachillerato con la tutoría de egresados de secundaria, estudiantes que certifican su buen desempeño en determinada materia o que cursan carrera equivalente de tercer grado.

GraduaDocentes surgió hace apenas tres semanas mientras Agustín estaba en cuarentena cursando COVID-19. El encierro le dio el tiempo necesario para leer libros de política que tenía pendientes, pero tanta teoría no le bastó y le dio forma a las ideas que tenía en mente hace tiempo.

La mecánica de la virtualidad en la que se desarrollan las clases actualmente hizo del abandono educativo algo más recurrente: los alumnos se sienten perdidos, con menos entusiasmo y los temas parecen más complejos, algo que él mismo experimentó en 2020 durante su último año en el liceo.

El proyecto se dirige a cualquier estudiante de secundaria, sea ciclo básico o bachillerato, que tenga dificultades con el seguimiento de un curso o deba preparar un examen. Inicialmente las clases son individuales, pero pueden evaluarse casos puntuales de dos o tres estudiantes. Los GraduaDocentes no son docentes y el plan no es sobrecargarlos. No está fijado un límite mínimo o máximo de clases para cada alumno y materia, pero en el caso de que haya muchas sesiones con el mismo GraduaDocente, se contacta al usuario para ver qué sucede y eventualmente se cambia el tutor.

A casi tres semanas del lanzamiento, GraduaDocentes llega a unas 50 personas entre docentes y usuarios. Las materias con más asistentes disponibles son lengua, derecho y matemáticas; mientras que matemáticas, química y física son las que tienen más demanda. Las solicitudes hasta el momento provienen mayoritariamente de Montevideo y Canelones, pero también las hay de Rivera, Colonia, Tacuarembó.

Registro

Para ser beneficiarios del proyecto es imprescindible enviar un mail a la casilla [email protected] con el asunto “usuario”. El mensaje debe incluir el nombre y apellido del solicitante, documento de identidad, centro de estudios donde cursó el ciclo básico y bachillerato (en caso de que corresponda) y la materia en la que solicita apoyo. Debe adjuntarse una foto de un documento que certifique la identidad de la persona que lo pide (cédula, boletera, carné de biblioteca) y su escolaridad.

Cada estudiante recibirá un listado de posibles GraduaDocentes y su disponibilidad horaria para que elija la de su preferencia y se coordinará luego una reunión a través de Zoom.

En esta categoría pueden participar estudiantes de tercer grado o con estudios finalizados, egresados de secundaria, de entre 18 y 29 años, que hayan cursado alguna carrera relacionada con la materia en la que asistirán. Pueden sumarse también egresados de secundaria sin estudios terciarios, pero motivados por la acción de ayudar, que certifiquen su destacado desempeño en la materia que quieren ser asistentes.

Se registran con un mail a la misma dirección de correo que los usuarios pero con el asunto “GraduaDocente” y en el mensaje deben figurar nombres y apellidos del postulante, documento de identidad, centro de estudios en bachillerato y ciclo básico y especificar la materia en la que se desea asistir. Al igual que los usuarios, también deben sumar la foto de un documento que certifique su identidad y el boletín de calificaciones o escolaridad que dé cuenta de su calidad de estudiante de tercer nivel u óptimo desempeño en la materia.

La elección de los topes de edad en el caso de los GraduaDocentes responde a criterios de seguridad y efectividad. En el último caso, el objetivo es que el trabajo sea entre pares. “El proyecto logra que la educación secundaria sea más integral. Las dificultades de los estudiantes son las mismas que los asistentes pueden haber vivido porque participaron del mismo proceso. Ese contacto es también un incentivo para que los estudiantes egresen del bachillerato”, confirma.

Sistema

“Este sistema de apoyo a los estudiantes hace que la educación se transforme, poco a poco, en algo por y para el pueblo. Entiendo a la educación como el camino hacia la libertad y este nunca debe transitarse solo sino en comunidad”, sostiene el creador.

“La brecha educativa es algo que existe hace bastante, pero el aumento de la duración temporal de la virtualidad es directamente proporcional a su incremento. No quiero decir que esté en contra de la virtualidad en el contexto que vivimos, solo señalo que conlleva problemas y este proyecto intenta ayudar a arreglarlos”, desarrolla.

Y para ser más ilustrativo apela a una analogía. “La educación es un barco y la pandemia es el mar. El barco tiene capitán y tripulantes. El problema se da cuando a mitad del viaje el mar se agita, todos están en peligro y el capitán no responde de manera acertada, no digo si bien o mal. Hay dos opciones en ese caso: hundirnos todos o entre los tripulantes intentar salir a flote. Ese es el sentido del proyecto: levantar entre todos el barco de la educación. “Aún sin pandemia, el viaje de la educación no es para nada gratificante. De 100 personas en fila para subir, al barco solo suben 71 y 39 llegan a destino; los 32 restantes quedaron en el camino si nos basamos en estudios de la Udelar”, concluye.

Agustín Pennino
Para ayudar a los estudiantes a enfrentar el ciclo básico y bachillerato, Agustín Pennino creó GraduaDocentes.

Privacidad y seguridad en las clases

El proyecto se establece exclusivamente de manera virtual. Además de acompasarse con el contexto actual dictado por la pandemia por coronavirus, es una forma de preservar la propia seguridad física de los participantes. El sistema funciona con una base de contactos privada, a la que solo su creador, Agustín Pennino, tiene acceso.

“Certificar las identidades es una forma de evitar miedos, más allá de que hay quienes consideren una burocracia tener que mandar certificados”, explica y subraya: “La seguridad es para ambos, pero sobre todo para los alumnos. Los usuarios son menores de edad y certificar las identidades es muy importante”.

Más allá del tema de preservar la identidad, hay una guía muy específica y puntual de lo que se no se puede hacer.

“Durante las clases está prohibido brindar datos personales; es una reunión para que el estudiante hable de sus dificultades en cierto curso y el GraduaDocente lo ayude. Se le puede preguntar qué orientación cursa o en qué liceo, por ejemplo, pero no en qué turno ni nada de eso. No se comparten entre ambos datos como ubicación, con quién vive, teléfonos, redes sociales o correos electrónicos”, enfatiza su creador.

Si esto se infringe por alguna de las partes, se pide que de forma inmediata salgan de la clase y se comuniquen al mismo mail en el que se registraron, esta vez con el asunto “denuncia”, explicando lo sucedido para que se aparte del proyecto a quien se salió de lo pautado.

Afortunadamente, en las primeras tres semanas de funcionamiento del proyecto no hubo ningún tipo de reporte de este tipo.

Sin fines de lucro y sin respaldo

La idea, diagramación, puesta en marcha y control de todo el proyecto está a cargo de Agustín Pennino, estudiante de la Universidad de la República y no cuenta con el apoyo de ninguna institución.

GraduaDocentes no tiene fines de lucro por lo que no se saldrá a vender a ninguna empresa privada; el único caso en el que podría intervenir una organización para apoyar sería si se tratase de algún tipo de área relacionada a la educación del gobierno nacional o departamental”, asegura a El País.

Con algún respaldo de esta naturaleza el proyecto lograría mayor alcance y carácter oficial.

Desde su creación hace tres semanas, GraduaDocentes llega a unas 50 personas entre docentes y usuarios. Las materias con más asistentes disponibles son lengua, derecho y matemáticas; las que tienen más demanda son matemáticas, química y física.

Más información disponible al correo [email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados