EMPRESAS

Uber ahora se prueba sobre dos ruedas en San Francisco

La compañía se asoció a Jump Bikes, que ya instaló 250 unidades motorizadas, lo que facilita el acceso a las empinadas colinas de esa ciudad

App. Fijó un precio de US$ 2 por 30 minutos de uso. Foto: Difusión.
App. Fijó un precio de US$ 2 por 30 minutos de uso. Foto: Difusión.

Es Uber, pero para bicicletas. Por primera vez en la historia de la compañía, Uber ofrece viajes en las calles de EE.UU. utilizando algo más que automóviles.

Desde este mes, la compañía basada en la economía colaborativa permite que ciertos usuarios de San Francisco reserven bicicletas eléctricas con asistencia de pedales a través de su aplicación.

La idea es que las personas vean a los birrodados como una alternativa más barata y rápida, algo que puede haber imaginado ya cualquiera que haya estado atrapado en el tráfico de embotellamientos de un viernes por la noche en San Francisco.

Uber no suministra sus propios vehículos. Para este fin trabaja con Jump Bikes, un servicio de bicicletas compartidas que en enero obtuvo un permiso para colocar 250 unidades motorizadas, lo que facilita el acceso a las empinadas colinas de San Francisco desde lugares de toda la ciudad.

«Estamos entusiasmados con el futuro del uso compartido de bicicletas en la aplicación Uber y este es el primer paso», dijo Andrew Salzberg, director de investigación y política de transporte de Uber.

El programa piloto es el último indicio de las ambiciones de Uber para ir más allá de sus orígenes. También trabaja en servicios autónomos de transporte por camión, mientras se expande agresivamente en el mercado de entrega de alimentos de rápido crecimiento con Uber Eats.

La compañía aseguró que veía las bicicletas como una opción más para los pasajeros: junto con el uso compartido del automóvil y los paseos en el Uber X (que es menos costoso), o Uber Black (el más caro).

La empresa se negó a detallar si la prueba de San Francisco fue el preludio de un servicio de bicicletas compartidas en otros lugares.

A diferencia de las filas de Ford GoBikes disponibles en el Área de la Bahía o Citi Bikes en la ciudad de Nueva York, que tienen lugares designados para recoger y dejar los vehículos, las bicicletas Jump se dejan en la vereda, unidas a un portabicicletas público o fuera del camino de peatones una vez que los pasajeros llegan a su destino.

Eso es conveniente, aunque ciudades como Dallas están ideando cómo lidiar con las bicicletas para que no queden donde los ciclistas sientan el deseo de dejarlas.

Uber dijo que su app presentaría a los usuarios seleccionados una opción de «bicicleta» en un menú desplegable. A partir de ahí, el cliente podría reservar una bicicleta, se le cobran US$ 2 por 30 minutos y luego una tarifa por minuto.

La compañía se enfocará en las personas que a menudo viajan dentro de las áreas de la ciudad donde las bicicletas están disponibles, mientras permite que otros clientes se unan a una lista de espera para el servicio, según indicó. Con 250 bicicletas, Uber espera servir a «miles» de personas, pero se negó a ser más específica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)