NEGOCIOS

A través del crowdfunding, los inventores de juegos de mesa avanzan casilleros

En plena era tecnológica, este clásico entretenimiento es un negocio floreciente para startups que rivalizan o conquistan con sus creaciones a los grandes fabricantes de la industria

Game night in a can
El juego Game night in a can recaudó US$ 21.000 en Kickstarter.

Barry McLaughlin y Jason Lautenschleger saben de juegos. Se conocieron en la universidad hace 23 años y se unieron por amor a la comedia y los juegos de mesa. Desde entonces, han realizado sketches relacionados con juegos en clubes de comedia de Los Ángeles, organizaron noches de juegos en bares y compitieron en programas de concursos en TV.

Cuando iniciaron un negocio juntos, Barry & Jason Games and Entertainment, su primer producto fue Game Night in a Can, una versión para jugar en casa de su acto de club. Al igual que otros emprendedores, los socios recurrieron al crowdfunding para recaudar dinero.

Plataformas como Kickstarter e Indiegogo brindan a los inventores la oportunidad de presentar sus creaciones a los patrocinadores que buscan financiar nuevas empresas. Y los minoristas y fabricantes de juguetes a menudo esperan tras bambalinas con la vista puesta en la próxima gran tendencia.

Game Night in a Can tuvo una exitosa campaña de Kickstarter, recaudando US$ 21.000. Ahora se vende en más de 100 tiendas familiares y populares, y en compañías importantes como Urban Outfitters.

Este tipo de emprendedores está ayudando a contrarrestar el discurso de que los juguetes clásicos no son relevantes en la era de los dispositivos móviles y el entretenimiento digital.

«La tecnología no está matando los juguetes», dijo Gerrick Johnson, analista de la firma BMO Capital Markets.

Las ventas de juegos y rompecabezas aumentaron un 39% en EE.UU. entre 2013 y 2018, superando el promedio del 16% para la industria tradicional del juguete, según datos de la consultora Euromonitor.

Hasbro tenía un 30% del mercado de juegos y rompecabezas en EE.UU. en 2018; le siguió Mattel con casi el 9%, reveló Euromonitor.

«Estamos en una época dorada de los juegos», sentenció Jonathan Berkowitz, presidente de Hasbro Brands, una unidad de la multinacional que incluye juegos de mesa como Monopoly, entre otros. «Lo digital y los dispositivos son cruciales, pero también existe la conciencia de que estar inmerso en el teléfono puede alejarte de tu familia y amigos», razonó.

Kickstarter
Kickstarter es una las plataformas de financiamiento colectivo a las que los creadores de juegos de mesa recurren para darse a conocer y solventar sus emprendimientos. 

El crowdfunding es un motor clave para los inventores, apuntó Adrienne Appell, especialista en tendencias del grupo comercial Toy Association.
Los juegos de mesa fueron la subcategoría más grande en Kickstarter en 2018, cuando los patrocinadores prometieron US$ 172 millones, o el 28% del monto total prometido en la plataforma, a un récord de 3.700 juegos de mesa. Más del 60% de ellos fueron financiados con éxito, en comparación con el promedio del sitio del 37%.

Mueven sus fichas

«La mayoría de las ideas de juegos no provienen del sótano de Hasbro», sentenció Johnson, de BMO. «Gran parte de la industria del juguete está muy impulsada por los inventores, en especial los juegos», enfatizó.
Pie Face, por ejemplo, se convirtió en uno de los títulos más vendidos de Hasbro en los últimos años luego que la compañía vio un video viral del juego y compró los derechos de distribución de un fabricante de juguetes independiente en Gran Bretaña, dijo Berkowitz.

El crowdfunding y la impresión 3D «ponen a todos en el mismo nivel», valoró Rena Nathanson, CEO y cofundadora de la compañía de juegos Bananagrams. «Esto permite a las personas con un presupuesto muy limitado obtener y ver prototipos», agregó. Los juegos de mesa no requieren moldeo y otras herramientas necesarias para producir juguetes como figuras de acción, lo que ayuda a mantener bajos los costos de fabricación para las startups, indicó Johnson.

Los juegos de mesa fueron la subcategoría más grande en Kickstarter en 2018, cuando los patrocinadores prometieron US$ 172 millones para un total de 3.700 juegos

Pero el sector no está exento de desafíos. La mayoría de los juegos importados en EE.UU. se hacen en China, lo que significa que la guerra arancelaria entre ambos países genera gran preocupación. Y a pesar del crecimiento de los minoristas online como Amazon, los emprendedores se encuentran luchando por el espacio en los estantes de las principales tiendas.

Sin embargo, las pequeñas empresas suelen ser más ágiles que las grandes compañías y pueden responder a las demandas del mercado más rápido.
Así, Jochem van Rijn y Thijmen de Schipper mudaron su negocio de juguetes, Yulu, de Rotterdam a Hong Kong para combinar más fácilmente la fabricación, el desarrollo y las ventas en un solo lugar. Además, los compradores de Walmart y Target visitan la ciudad regularmente, explicó van Rijn.

El plan resultó. Después de confiar inicialmente en fabricantes como Hasbro para distribuir sus productos, llegaron a un acuerdo con Target para presentar su línea de juegos Spy Code en EE.UU. en 2017.
«Podemos tomar decisiones mucho más rápido», dijo van Rijn. «Todos los días, nuestro equipo está en las fábricas», resaltó el emprendedor.

Llenos de ideas, McLaughlin y Lautenschleger proyectan construir una usina de juegos y entretenimiento. Desarrollan programas de juegos para TV y trabajan con Viacom y Paramount para convertir propiedades de películas y TV en juegos con licencia.

«Queremos crear un imperio de juego», anunció McLaughlin. «Buscamos que la gente deje el teléfono y sea creativa. Es un gran catalizador para nosotros».

Pensar fuera de la caja

Chicago Toy & Game Week
Chicago Toy & Game Week, entre otras ferias, son la vidriera para miles de inventores de juegos.

En otra señal del creciente interés de los consumidores por los juegos de mesa, Gen Con, una convención dedicada a esta categoría en Indianápolis, informó recientemente un récord de casi 70.000 asistentes.

«La innovación está en su punto más alto», destacó por su parte Mary Couzin, fundadora de Chicago Toy & Game Week, una feria anual que incluye conferencias para inventores y empresarios del rubro. «Hablo con la gente todos los años. Su objetivo es convertirse en un inventor independiente y renunciar a su trabajo», comentó.

Hay mucho en juego cuando se trata de buscar el próximo éxito, y las grandes compañías de juguetes visitan plataformas de crowdsourcing, ferias y redes sociales en busca de juegos hechos por inventores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)