Publicidad

Entrevista

Decidió emprender a los 23 años y ahora es una de las CEO más importantes de España

Núria Vilanova, presidenta del Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica, reflexionó sobre el potencial del continente, la importancia de la diversidad en las empresas y el rol de la comunicación en un mundo "cada vez más complejo".

Compartir esta noticia
Nuria Vilanova, presidenta de la CEAPI.JPG
Núria Vilanova, presidenta de la CEAPI.
Foto: Goyo Conde/ cortesía CEAPI

Por Alejandra Pintos

Núria Vilanova emprendió en 1988, cuando tenía 23 años. Trabajaba como periodista y, después de que España entrara en recesión, varios de los periódicos en los que trabajaba empezaron a cerrar. «No por mi culpa, claro», aclara con una sonrisa. En ese momento, para ella crear su propia empresa «más que un desafío era una oportunidad, no tenía techo», dice.

Así fundó Atrevia. Y hoy es la compañía de comunicación y posicionamiento estratégico más grande de España, con más de 500 empleados en 15 países.

Su rol no se limita asesorar a las compañías, sino que se considera «una activista», sobre todo en cuanto a temas de sostenibilidad y de diversidad, y cree que en «ayudar a que el mundo se entienda mejor y a cambiar cosas».

En esa línea, Vilanova, además, es presidenta del Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (CEAPI), formado por 220 presidentes de las mayores empresas iberoamericanas que procuran fortalecer la red de relaciones y el espacio empresarial.

Con ese motivo, Vilanova visitó Uruguay y conversó con El Empresario.

-Fundó Atrevia con 23 años, ¿a qué desafíos se enfrentó? ¿Cómo ha cambiado el mundo de los negocios en este tiempo?

-En esa época el papel de la mujer no era fácil porque tenías jefes que todos eran señores. Yo no tenía un señor de jefe, era mi propia jefa y el cielo era el límite. Tienes por hacer todo lo que te propongas y muy en función de tu esfuerzo, entonces para mí fue una oportunidad emprender muy joven, creo que te da libertad de pensamiento.

Han pasado más de 30 años y yo sigo con la misma energía y las mismas ganas, porque miro a mi alrededor y veo cómo está cambiando el mundo y cómo eso genera necesidades y por lo tanto enormes oportunidades. La comunicación hoy es más compleja que nunca, no tiene nada que ver con el pasado, hay que abordarla desde una óptica muy transversal. En nuestra compañía hoy tenemos ingenieros, sociológicos, antropólogos, analistas de datos, directores creativos, directores de arte, periodistas. Hoy necesitas una visión mucho más integral.

-No solo asesoran a empresas, sino que realizan sus propios estudios, como por ejemplo cuántas mujeres hay en las principales empresas de España. ¿Por qué?

-Nosotras decimos que somos activistas. Nos gusta el mundo, pero creemos que tenemos que ayudar a que el mundo se entienda mejor y a cambiar cosas. Nuestro activismo está muy cerca de la diversidad, muy cerca de las personas. Creemos mucho en la incorporación de jóvenes al mundo de las empresas, pero también con la silver generation. Y por supuesto las mujeres.

Hacemos un estudio no con la intención de medir, sino con la intención de transformar. Cada vez que publicamos los datos nosotros decimos que ponemos un semáforo rojo a las empresas que no tienen suficientes mujeres y eso las lleva a cambiar. Medíamos las 35 mayores empresas de España y los resultados eran muy positivos, en las últimas ediciones todas tenían cerca del 30% de mujeres en sus consejos. Entonces se nos ocurrió ampliar la mirada e incluir a las 220 empresas españolas que cotizan en bolsa. Resultó que como las que mirábamos siempre eran las mismas, habían 45 empresas que o no tenían mujeres en sus consejos o solo tenían una.

La diversidad es enriquecimiento intelectual, necesitas miradas diversas para entender un mundo tan cambiante y tan complejo

Creo profundamente en la diversidad y aplicamos la medición en la empresa, en asegurarnos de que haya suficiente diversidad también de hombres en la compañía. La diversidad es enriquecimiento intelectual, necesitas miradas diversas para entender un mundo tan cambiante y tan complejo.

Las empresas tienen que medir y ponerse objetivos: las cosas no cambian si las dejas así, «ya cambiará con el tiempo» no es verdad, las personas somos animales de costumbre. Si estás acostumbrado a contratar mujeres, te parecerá que lo normal es que sea una mujer la próxima persona a quien contrates.

-El aporte de una mujer puede prevenir un escándalo con una publicidad ofensiva, por ejemplo. La diversidad tiene efectos tangibles, ¿no?

-Me paso el día contándole eso al equipo, es el concepto de la transformación social competitiva: transformar la sociedad haciendo tu trabajo, pero haciéndolo cada día mejor y eso te hace más rentable. Lo que es importante, lo que de verdad tenemos que defender y lo que de verdad transforma es esa mirada diversa, el incluir valores cuando hacemos un spot de televisión, plantearnos cuál es la visión del mundo que estamos transmitiendo, que tiene que ser mucho más integradora y mucho más comprometida.

América Latina tiene un problema gravísimo de economía sumergida de informalidad. Si tú trabajas en ayudar a formalizar a tus trabajadores, si tú intentas dar empleo a jóvenes que no han tenido la oportunidad de estudiar y en el plan de empleo incluyes una formación o a madres cabeza de familia, en esas decisiones estás transformando la sociedad.

Núria Vilanova, presidenta de la CEAPI.JPG
Núria Vilanova, presidenta de la CEAPI.
Foto: Goyo Conde/ cortesía CEAPI

-¿Qué factores están volviendo a Iberoamérica un lugar más atractivo para invertir?

-Estamos hablando mucho de las incertidumbres de Iberoamérica: cambios políticos, el impacto en las clases más desfavorecidas de tras el Covid... Pero lo que a mí me interesan son las certidumbres y en esas certidumbres incluiría tres de las que no se ha hablado tanto: la primera es la llegada de nuevos actores, como Alemania, Francia e Italia que están mirando al continente. Y sobre todo Medio Oriente, que veremos cada vez más relevante y que quiere invertir en la región. Otro factor es tema de turismo. El sueño de las nuevas generaciones ya no es comprarse una casa, quieren viajar. El turismo está creciendo en el mundo de una manera exagerada y América Latina tiene un potencial enorme. Uruguay ya está en ello: ¿A dónde aspiran a pasar sus vacaciones argentinos, brasileños, paraguayos y cada vez más personas en el mundo? Este es un sitio maravilloso, no solo para vacaciones cortas, sino para nómades digitales que trabajan a distancia. Eso hace que tengan un potencial enorme.

El tercer factor es, después de este tiempo de incertidumbre, que estamos viendo cómo los grandes empresarios están volviendo a invertir en sus países y eso sí que es la prueba de fuego, porque un inversor extranjero puede invertir por lo que le cuentan, por lo que dicen los analistas; el inversor que invierte en su país es porque cree en su país.

-¿Qué repercusiones tiene esa inversión?

-En vez de que los jóvenes tengan que emigrar a otros países, se van a instalar aquí grandes plataformas de programadores. Es importante que las empresas entiendan que esto tan maravilloso que tenemos solo podemos conservarlo si la sociedad mejora, no pueden mejorar solo las empresas. Hay que transformar la sociedad no puedes decir: «estoy en mi mundo, hago mi trabajo». Con eso no basta, no es suficiente.

El crecimiento de Iberoamérica, que nos sintamos de verdad que formamos parte de un proyecto común, eso lo hacen las empresas porque son las que están haciendo que cada vez más se integre la región. Nuestro objetivo es que crezca Iberoamérica a través del crecimiento de las empresas.

-Elacuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur ha tenido vaivenes a lo largo del camino. ¿Qué cree que falta para concretarlo? ¿Es indispensable un tratado de este tipo?

-Yo diría que es necesario, entonces cuando algo es necesario ojalá todos seamos lo suficientemente inteligentes para hacerlo posible.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad