Publicidad

La dura batalla que ha dado la cofundadora de las apps de citas Tinder y Bumble

Whitney Wolfe Herd, la millonaria más joven de EE.UU., se retiró de Tinder a los dos años por las situaciones "de violencia, sexismo y engaño que sufrió en su compañía", según comentó.

Compartir esta noticia
Su primer emprendimiento fue Tinder, en 2012
Su primer emprendimiento fue Tinder, en 2012

En un apacible barrio en los suburbios de Austin, en Texas, se ubican las oficinas de Bumble. Ahí, Whitney Wolfe Herd (34), la mujer que redefinió la manera de tener citas, dio su primera entrevista a un medio chileno, y la segunda para América Latina. Es la fundadora y CEO de Bumble Inc. y cofundadora de Tinder, aplicaciones de citas que lograron su pico durante la pandemia.

De padre judío y madre católica, la millonaria más joven de EE.UU. creció en una comunidad mormona en Salt Lake City, Utah, «un mundo de hombres», como lo define, donde también se educó. Más tarde se graduó en la Universidad Metodista del Sur en Dallas, estudió relaciones internacionales y luego marketing.

Su primer emprendimiento fue Tinder, en 2012. Con 23 años, la armó junto a Sean Rad, Justin Mateen y Jonathan Badeen. Se retiró a los dos años. La decisión respondió, asegura, a las situaciones de violencia, sexismo y engaño que sufrió en su compañía.

Al poco tiempo decidió fundar otra aplicación, «para sacar provecho de las cosas que Tinder no había hecho bien», subraya.

Whitney Head. Creó Bumble Inc. en 2014, con Andrey Andreev, un empresario ruso-británico de tecnología.
Whitney Head. Creó Bumble Inc. en 2014, con Andrey Andreev, un empresario ruso-británico de tecnología.
Kristen Kilpatrick Photography 2017 ©

Destacó por ser la primera aplicación de citas en línea que permitió a las mujeres dar el primer paso y el primer mensaje en una conexión mutua.

Hoy su empresa controla además Badoo y Fruits, con una importante cuota del mercado de las apps para citas en el mundo, que se divide con sus rivales Match Group, la matriz que contiene a Tinder, OkCupid y otras.

En febrero de 2021, Bumble Inc. se abrió en el Nasdaq, la bolsa que transa a las tecnológicas. Hoy tiene más de 100 millones de usuarios a nivel global.

-¿Cómo fue cambiar tan radicalmente ese entorno en el que creció?
-Simplemente sentí que no era justo. No entendía por qué todas las mujeres a mi alrededor fingían ser estúpidas. Las conocía y eran inteligentes, pero cuando estaban cerca de hombres fingían que no sabían la respuesta a las cosas.
Pensé, ¿por qué lo hacen? Y eso era lo que ellas pensaban que debían hacer. Entonces, comencé a identificar estos problemas y solo quería que las cosas fueran de una manera diferente.

Whitney Wolfe Herd

«Sobrevivir con el dinero que te da un hombre es lo que le estamos enseñando a una niña y veía a mi madre estresarse. El dinero era una forma de control. Entonces dije, 'yo nunca voy a vivir así'».

-¿Qué vio y qué quiso cambiar?
-Crecí rodeada de mujeres. Sabía que se quedaban en casa y sus maridos daban el dinero para mantener a los niños y cuidar la casa. Sobrevivir con el dinero que te da un hombre es lo que le estamos enseñando a una niña y veía a mi madre estresarse. El dinero era una forma de control. Entonces dije, «yo nunca voy a vivir así».

-A través de una app de citas, ¿puede modificarse?
-Las mujeres deben ser vistas como iguales en su relación, antes que todo. El mundo ha mirado la igualdad al revés, porque comenzaron con la conversación sobre el trabajo. Hoy salen a buscar un empleo y les pagan igual que al hombre, pero sabemos que no son iguales cuando llegan a su casa, así que ¿cómo esperas que lo sea en su trabajo? Buscamos que las mujeres exijan calidad en sus relaciones y allí es importante que den el primer paso, que tomen el control de la experiencia.
La causa fundamental de los problemas en las comunidades, la mayoría de las veces es porque los padres están en una relación abusiva o ven cosas malas en casa. Si podemos arreglar las relaciones, podrías arreglar la juventud y transformar la sociedad.

-¿Esa fue su apuesta al crear las aplicaciones?
-Vi un problema que quería ayudar a resolver. Muchas de las mujeres inteligentes y maravillosas de mi vida esperaban a que las invitaran a salir, pero las normas sociales no las animaban a iniciar la conversación. Pensé, ¿y si pudiera darle la vuelta a esa dinámica obsoleta? Mi visión era capacitarlas para que conocieran su fuerza y eliminar las presiones arcaicas que se ejercen sobre los hombres para que sean más agresivos.

MV5BZGExOTJiNDAtZTcxZ (15421216).jpg

"Vi un problema que quería ayudar a resolver. Muchas de las mujeres inteligentes y maravillosas de mi vida esperaban a que las invitaran a salir, pero las normas sociales no las animaban a iniciar la conversación. Pensé, ¿y si pudiera darle la vuelta a esa dinámica obsoleta?"

-¿Y es mejor conocerse mediante una app que de manera convencional?
-Al analizar la historia de Bumble, es importante comprender que las relaciones sanas son la base de una vida feliz. Sin ellas no podemos alcanzar el máximo potencial. Fundé Bumble para empoderar a las mujeres a construir conexiones más saludables y equitativas en un esfuerzo por mejorar las relaciones para todos.

-Ha dicho que se dedica al «negocio del amor», ¿así es cómo ve las relaciones?
-Sí, pero las relaciones siempre han sido un negocio. Simplemente ha sido un negocio sucio. Por eso tratamos de construir un negocio de relaciones positivas, de amor sano. Antes de Bumble (Tinder), el amor era un negocio de hombres. Se trataba de permitir que pagaran tanto dinero como pudieran para que la mujer recibiera miles de mensajes. ¿Y si eso es violarla? ¿Qué pasa si eso la asusta? A ellos no les importa, porque ese tipo ya pagó US$ 50.

-¿Cómo ve la competencia entre las aplicaciones de citas?
-La competencia significa que la gente aún tiene mucho amor para dar. Toda gran industria la tiene: Coca-Cola tiene a Pepsi, Nike a Adidas, Apple a Android, y así. Se trata de seguir siendo Coca-Cola y nunca la segunda marca del año.

Whitney Wolfe Herd
Whitney Wolfe Herd. "Siempre hubo personas que se rieron en mi cara, que dijeron que fracasaría, que era una idea estúpida".

-¿Está mejorando lo que considera que Tinder hacía mal?
-Sí. Lo que pasa con Tinder es que ser el primero en actuar es bueno, pero luego inspira al segundo a actuar y a cambiar lo que el primero hizo o no se aprovechó. Así que es posible que hayan conseguido el gusano, pero nosotros vamos a conseguir el queso. Ellos salieron al mercado, hicieron citas en línea normales, pero no se centraron en ser una marca de la que la gente estuviera orgullosa. Entonces, cuando las personas se encuentran en Bumble, reconocen que se conocieron allí, y cuando las personas se encuentran en otras apps dicen «digamos que nos conocimos en Bumble». Ahí está la gran diferencia.

-Por ser mujer, ¿se le ha hecho más difícil el camino?
-Ha sido horrible. Pregúntame cuántas veces he llorado y dicho que ya no puedo hacerlo. Me refiero a la cantidad de veces que me he enfrentado a los grandes. Esto no ha sido una dulce historia, sino más bien una batalla.

-¿Contra quién?
-Siempre hubo personas que se rieron en mi cara, que dijeron que fracasaría, que era una idea estúpida. Durante los primeros cuatro o cinco años de la empresa, fui rechazada y expulsada de algunas de las salas más importantes en las que necesitaba estar sola, porque alguien estaba molesto o amenazado. No es un mundo de chicas. Tuve que luchar contra gente mucho más grande que yo, y eso da miedo. Por eso intento ser un tipo distinto de líder, identificable e intentando no instalarme en un enorme castillo de cristal. Te mantienes normal, auténtico y accesible y así se lo muestras a la siguiente generación.

-¿Qué le diría a una emprendedora?
-No tengas miedo. No dejes que la opinión de otra persona te detenga. Si quieres mírame como ejemplo. No soy físico ni salí de Harvard. Solo soy una persona normal que ha trabajado muy duro y ha creído en sí misma.

«Superpoder» tecnológico

-¿Qué diferencias culturales ha notado entre América Latina y el resto del mundo?
-Me gustó cuando fui a Ciudad de México y me dijeron «es muy lindo porque me sentí como un objeto durante tanto tiempo». Me he sentido como algo a lo que un hombre puede gritarle en la calle y eso fue realmente impactante, porque tocó la fibra sensible de esas mujeres. Es lo divertido de esta empresa: puedes hacer doble clic y aprender sobre diferentes culturas, sociedades y comportamientos.

-¿Seguirá aplicando herramientas de inteligencia artificial (IA)?
-Sí, lo que viene es mucha optimización con IA. Esperamos que Bumble sea sobrealimentado por la IA generativa para ayudar a la gente a encontrar a la mejor persona, más rápido y más seguro. Nuestra fuerza está puesta, además, en poder conectarse también sin señal. Entonces, es poder usar la tecnología como un superpoder para ayudarte a ir al mundo real y conocer gente, así conseguimos que dejes de mirar una pantalla y empieces a mirar a los ojos.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Tinderapp

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad