Entrevista

Jorge Ottavianelli, el banquero uruguayo que lleva la telemedicina de Doctari a América

Con 30 años en la banca privada, comparte su tiempo profesional entre la plataforma de medicina, la docencia en Udelar y el programa de líderes Vistage.

Jorge Ottavianelli

Jorge Ottavianelli es polifacético: socio de Doctari, presidente del Banco Santander, chair de Vistage y docente en Udelar. Ottavianelli (montevideano, 57 años, contador público, máster y doctor en finanzas, casado, dos hijos), acredita más de 30 años en la banca y afirma que su vocación es ayudar al desarrollo empresarial. Doctari es una de las plataformas de telemedicina más completas del país, impulsada por empresarios y profesionales muy fuertes, como Roberto Canessa y Diego Estol. Ottavianelli se sumó al equipo seducido por el desafío de expandir la telemedicina, lo que considera un buen negocio, además de loable. Han invertido US$ 1 millón y cuentan con Uruguay XXI para la regionalización. 

La telemedicina es un sector que en pandemia ha crecido mucho en el mundo y mueve cifras millonarias, pero el origen de Doctari es anterior. ¿Cómo fueron sus inicios en Uruguay?
Doctari se creó en 2016 con la inspiración de llevar, a través de la tecnología, la telemedicina a cada rincón del mundo. Entre sus fundadores hay nombres relevantes de la medicina, como Roberto Canessa (cardiólogo infantil del Hospital Italiano, conocido por todos) y Diego Estol (director del Hospital Británico hasta el año pasado), junto a Julio Arocena (ingeniero, gerente general del Consorcio Merken de Chile). El nombre «Doctari» viene de dialectos africanos y es una de las formas más habituales de decir «doctor» en África. Pensamos que ese es nuestro objetivo: alcanzar más países con la plataforma.

También se han ido sumando otros socios, ¿quiénes son?
En total somos 16 socios, entre ellos -además de los socios fundadores, Arocena, Canessa y Estol- están Enrique Baliño (socio de la consultora de gestión organizacional Xn), Pablo Marqués (presidente del Grupo Punto Ogilvy), Amílcar Perea (gerente general de In Switch), Rodrigo Alvez (CTO, el principal desarrollador de la plataforma), Alberto Mello (ex subgerente general de HSBC) y yo, que también vengo del mundo bancario y de las finanzas. En el equipo todos somos uruguayos y tenemos un perfil multidisciplinario, que es el enfoque que aplicamos a Doctari.

¿Cómo surgió su relación con Doctari?
Me contactaron Julio Arocena y Enrique Baliño para que fuera el CEO, por la necesidad de ordenar un poco y poner cabeza estratégica a la empresa a efectos de seguir creciendo aquí y en el exterior. Eso fue a mediados de 2020. Ya estaba la pandemia y, debido a ella, se dio un crecimiento muy intenso de la empresa.

Jorge Ottavianelli
Ottavianelli. Aseguró que en Uruguay, el uso de telemedicina se multiplicó por tres en 2020 y en empresas con las que Doctari trabaja, por cuatro. (Foto: Leonardo Mainé)

¿Cuál es el mayor fuerte de la plataforma?
La videoconsulta es el ejemplo más claro de la teleconsulta. Uno llama a un prestador de salud y se contacta con el médico a través de la plataforma, quien ve al paciente por una pantalla. Al mismo tiempo se pueden hacer interconsultas con otros especialistas para resolver los casos en tiempo real. La plataforma también le permite al paciente agendarse, tiene «puertas de emergencia» donde atiende el médico de guardia, hace seguimiento de internación domiciliaria y de pacientes crónicos, son posibles las rondas de nurses, el médico puede recetar y el paciente puede enviar los resultados de sus exámenes médicos y pagar por los servicios médicos; todo a través de la plataforma. Ésta es muy dúctil y es fácil de usar. También es capaz de emitir un resumen para el médico y el paciente.

¿Cuánto facturaron en 2019 y 2020?
La facturación de 2019 no fue significativa, pero en 2020 Doctari facturó US$ 200.000 y proyectamos US$ 1 millón para este año, por el impulso de las comunicaciones tecnológicas a distancia y lo que representa la pandemia.

De los US$ 200.000 actuales al US$ 1 millón proyectados hay un salto muy grande. ¿En qué basan esa estimación?
La telemedicina es incipiente, pero evoluciona muy rápido. Las empresas de este sector son las que más se han capitalizado en EE.UU. en el último año, donde hay jugadores muy grandes, como Teladoc Health, que adquirió recientemente varias empresas pequeñas. En Uruguay el uso de la telemedicina se multiplicó por tres en 2020 y en las empresas con las que Doctari trabaja, por cuatro, es decir, un poco más que el mercado. Es notorio que la pandemia cambió estilos de vida y potenció el uso intensivo de estas herramientas.

Doctari comenzó con algunos cientos de consultas y ahora atiendeentre 6.000 y 8.000 mensualmente. Cada mes hay un alza del 20% o 30%.

¿Cuánto han invertido en la empresa?
Llevamos invertidos US$ 1 millón. Esto incluye soporte y mejoras constantes de la plataforma, nuevos productos, marketing y ventas.

La Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) los ha valorado como una empresa de gran potencial, ¿qué relación tienen con esa u otras organizaciones de apoyo?
Recibimos mucho apoyo de ANII al inicio y para el desarrollo de la parte de la atención de la salud mental de la plataforma. También contamos con apoyo de AGESIC. Ahora estamos en conversaciones con Uruguay XXI para llevar nuestra plataforma a otros mercados. Estamos buscando inversionistas en el exterior y Uruguay XXI tiene un capítulo para eso. Este contacto es muy nuevo. Fue espectacular la respuesta de Uruguay XXI, fue inmediata y con toda la empresa a disposición.

A través de Doctari se atienden un millón de pacientes: 200.000 son uruguayos y 800.000 argentinos.

Hoy en día Doctari está en Uruguay y Argentina, ¿qué otros mercados tienen en la mira?
A través de Doctari se atienden un millón de pacientes: 200.000 son uruguayos y 800.000 argentinos. Estamos en conversaciones con Chile, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Paraguay.

¿Con qué prestadores de salud trabajan y cuántas consultas viabilizan con la plataforma?
Estamos con ASSE, Casmu, la prestadora UYAS de Mapfre, el laboratorio LAC, seguros de salud y emergencias móviles. Comenzamos con algunos cientos de consultas y ahora atendemos entre 6.000 y 8.000 mensualmente. Cada mes hay un alza del 20% o 30% de consultas. En Argentina, tenemos como cliente a Buenos Aires Salud, que es un gran jugador con 14 hospitales y más de 100 obras sociales.

¿Cómo es el modelo de negocios que ofrecen?
Tenemos dos modelos; en ambos cobramos por el uso de la plataforma. El más desarrollado es el de los prestadores de salud, los cuales usan la plataforma con sus socios. Según el escalón, el prestador paga determinado monto y, si pasa al siguiente, paga más pero con un costo marginal menor. En la medida en que crece el número de consultas, baja el costo marginal de utilización de la consulta. El otro modelo está dirigido a profesionales independientes de la salud, quienes se inscriben en la plataforma y cualquier persona puede acceder a sus consultas. En ese caso, cobramos un porcentaje de la tarifa de los honorarios del profesional.

¿De qué precios está hablando, como referencia?
En el caso de la atención de médicos en consulta privada, el costo del uso de la plataforma es el 10% de los honorarios del médico. En el caso de los prestadores de salud, cuando se llega a un determinado volumen de uso, pasa a ser US$ 0,20 por consulta.

Desde enero presentan una opción en la plataforma para salud mental, ¿cómo surgió?
Es un tema que nos preocupa; como dice el doctor Estol, la salud mental afectada es la «pandemia invisible», que continuará incluso cuando se logre la solución del COVID-19. Por eso, junto con Isbel (integradora de tecnología), ofrecemos hasta fin de año el uso de la plataforma a ASSE, para el teléfono de consulta emocional de pacientes con COVID-19, en forma gratuita. Desde enero, ASSE ha atendido a unos 30.000 pacientes en salud mental; es un número importante. Al mismo tiempo, ofrecimos la plataforma a todos los profesionales independientes de la salud mental también en forma gratuita por la pandemia, para que pueden atender a sus pacientes.

¿Cómo hace para repartirse entre Doctari, Banco Santander, Vistage y la docencia?
Para mí son todas actividades aparte, que me divierten mucho y por eso me dedico a todas ellas. Mi actividad en el banco no es ejecutiva, dirijo el directorio y algunos comités del directorio, soy persona de consulta pero no estoy en la línea de gestión, lo que me deja tiempo para otras cosas. Vistage es una organización internacional que hace mentorías y coaching de empresarios, que tampoco se articula en nada con Doctari, y me permite un buen uso del tiempo. Me reparto porque me gusta todo lo que hago.

¿Qué tienen en común esas cuatro actividades?
La importancia del liderazgo. No existe un buen desarrollo empresarial si no hay un liderazgo adaptativo. El liderazgo adecuado tiene mucho que ver con el entorno, con quién se está trabajando y con los objetivos; eso es esencial.

¿Dónde está su mayor vocación en este momento?
Tengo 32 años en la banca; es muy difícil decir que no tengo vocación en la banca, pero al final del día mi vocación es de desarrollo empresarial, desarrollar más y mejores empresas en Uruguay.

¿Cuál es su principal desafío?
La regionalización. Abrirse a otros inversionistas implica aumentar aún más los estándares de calidad, metodologías, procesos y manuales.

Jorge Ottavianelli
«Hay que trabajar en el enfoque de los profesionales»
Muchos médicos, psiquiatras y psicólogos prefieren interactuar cara a cara en la relación con el paciente, ¿cómo atienden esos casos?
Por supuesto que hay profesionales que tienen visiones diferentes sobre esto, aunque en el mundo la telemedicina es muy recomendada y utilizada. En la atención de salud mental, con una buena cámara y pantalla, los gestos y posturas de los pacientes se aprecian bien, es casi como estar ahí. Pero es cierto que los profesionales y los pacientes requieren un proceso adaptativo a la plataforma, por eso trabajamos a nivel de cambio organizacional con los prestadores de salud. No es solo implementar la telemedicina, sino que hay que trabajar el cambio en la actitud y enfoque de los profesionales. Para eso contamos con la consultora Xn, de uno de nuestros socios (Enrique Baliño), tenemos reuniones periódicas con el cuerpo directivo de los prestadores de salud, colaboramos en el inicio de las etapas del uso de la plataforma, los acompañamos en las nuevas gestiones. Además, a los médicos y a los responsables de áreas se les brindan charlas y capacitación.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados