EJECUTIVOS

El otro gran imperio del fundador de Zara, Amancio Ortega: los inmuebles

Tiene edificios y tiendas en nueve países, que alquila a empresas como Facebook, Amazon y hasta a algunos competidores

Amancio Ortega, fundador de Zara. Foto: AFP.
La cartera inmobiliaria del fundador de Zara ronda los 10.000 millones de euros. Foto: AFP.

El millonario español Amancio Ortega, fundador del imperio Zara, ha encontrado un filón económico en las inversiones inmobiliarias, alquilando incluso edificios a su competencia. Su última adquisición a principios de noviembre fue un complejo de oficinas ocupado por Facebook en Seattle por US$ 415 millones.

En esa misma ciudad de la costa oeste estadounidense compró por US$ 470 millones hace unos meses el complejo «Troy Block», que alberga parte de la sede de Amazon.

En total, la cartera inmobiliaria del rey de la «moda rápida» rozaba a finales de 2018 los 10.000 millones de euros (hoy, unos US$ 11.115 millones), según los últimos datos publicados por Pontegadea Inversiones, el holding inmobiliario del fundador del grupo Inditex.

Pontegadea recauda casi la totalidad de los dividendos acumulados por el empresario, unos 1.600 millones de euros en 2019 (unos US$ 1.778 millones), para reinvertirlos en activos inmobiliarios, explicó un portavoz del holding a la AFP.

Troy Block, una de las sedes de Amazon en Seattle (EE.UU). Foto: Google Maps.
Ortega es dueño de Troy Block, una de las sedes de Amazon en Seattle. Foto: Google Maps.

El discreto millonario de 83 años se retiró de la gestión ejecutiva de su grupo Inditex, que engloba ocho marcas como Zara y Massimo Dutti, pero conserva un 59% de su capital.

Con un modesto origen como fabricante de batas en Galicia, Amancio Ortega es el sexto hombre más rico del mundo según la revista Forbes.

Prudencia

«Los empresarios que acumulan capital de su negocio habitualmente tienen un vehículo de inversión que gestiona ese exceso», señala Juan Carlos Amaro, profesor de finanzas en la escuela de negocio ESADE. El objetivo es «diversificar y preservar» su fortuna construyendo un «refugio» frente a fluctuaciones bursátiles, explica.

Con una reputación de empresario prudente, Ortega no busca especular con lo inmobiliario, sino invertir en algo sólido a largo plazo, afirman los analistas consultados. «Se escogió una actividad relativamente conservadora, no con gran rentabilidad pero bastante estable», confirma un portavoz de Pontegadea.

El grupo evita invertir en edificios de viviendas, potencialmente más rentables pero con mala reputación en España, aún marcada por la crisis inmobiliaria estallada en 2008. Su cartera consiste en oficinas, tiendas y algunos hoteles.

Además de numerosos edificios en Madrid y Barcelona, Ortega se prodigó en Londres, donde es el propietario con más inmuebles en la conocida arteria comercial de Oxford Street. En París posee la tienda de Apple en el barrio de la Ópera y un inmueble comercial en los Campos Elíseos.

Las adquisiciones se hacen «solo en capitales de grandes países estables», preferentemente en barrios consolidados y sin bruscos movimientos inmobiliarios, explica el portavoz.

«Son oficinas con inquilinos de primera categoría, con una solvencia muy buena», con cierta predilección por las grandes multinacionales, indica el profesor Rafael Sambola, de EADA Business School.

Haughwout Building en Nueva York. Foto: Wikimedia Commons.
Haughwout Building es una joya de la arquitectura en Nueva York. Foto: Wikimedia Commons.

Estos criterios suelen encajar en EE.UU. donde, en los últimos años, sus negocios inmobiliarios funcionaron bien en Miami, San Francisco, Nueva York y Washington. «Creo que quiere una diversificación de tipos de cambio suficientemente eficiente» para prevenir decepciones con el euro o la libra, añade Manuel Romera, director del departamento de finanzas de la escuela IE.

Competencia

Su imperio inmobiliario alcanza nueve países: España, Francia, Portugal, Reino Unido, Italia, EE.UU., México, Canadá y Corea del Sur. Dotado de una «inclinación por las cosas bonitas», Ortega solo compra edificios «bonitos», dicen en Pontegadea. El millonario se hizo, por ejemplo, con el Haughwout Building, una joya de la arquitectura clásica neoyorquina, o el 815 Connecticut Avenue, unas oficinas acristaladas a dos pasos de la Casa Blanca en Washington.

Las rentas del alquiler (unos US$ 450 millones en 2018) se reinvierten inmediatamente en el holding, según Pontegadea.

El propietario de Zara no duda en alquilar inmuebles a la competencia, como la tienda madrileña de la cadena irlandesa Primark. ¿Podría intentar encarecer el alquiler a sus rivales? Los contratos se rigen con «condiciones de mercado», responden en Pontegadea, asegurando que vigilan lo contrario, no favorecer las marcas de Inditex. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados