Publicidad

¿Puede Biden cambiar la narrativa económica?

El fuerte gasto de los consumidores, los niveles récord de viajes aéreos y muchos otros indicadores sugieren que los estadounidenses se sienten bastante bien con sus circunstancias económicas. Sin embargo, las encuestas sugieren que los votantes todavía le dan al presidente muy malas notas por su manejo de la economía

Compartir esta noticia
Joe Biden
Joe Biden, presidente de las Estados Unidos.
AFP

En la década de 1970, Arthur Okun, un economista que había sido asesor político de Lyndon Johnson, sugirió una forma rápida y sucia de evaluar la condición económica de la Nación: el "índice de miseria", la suma de la inflación y el desempleo. Fue y es una medida cruda y fácilmente criticable. El daño económico medible del desempleo, por ejemplo, es mucho mayor que el de la inflación. Sin embargo, históricamente el índice ha hecho un buen trabajo al predecir el sentimiento económico general.

Por lo tanto, vale la pena señalar que el índice de miseria, que se disparó junto con la inflación durante 2021 y la primera mitad de 2022, se ha desplomado durante el último año. Ahora ha vuelto al nivel que tenía cuando el presidente Joe Biden asumió el cargo.

Este cambio notable plantea varias preguntas. Primero, ¿es real? (Sí). En segundo lugar, ¿se darán cuenta los estadounidenses comunes? (Ya lo han hecho). Tercero, ¿le darán crédito a Biden? (Eso es mucho menos claro.)

La caída en el índice de miseria refleja tanto lo que no sucedió como lo que sucedió. Lo que no sucedió, a pesar de un redoble de terribles advertencias en los medios de comunicación, fue una recesión. La economía de EE.UU. agregó 4 millones de empleos durante el año pasado y la tasa de desempleo se ha mantenido cerca de un mínimo de 50 años.

Lo que sucedió fue una rápida disminución de la inflación. Pero, ¿es sostenible esta caída? Es posible que haya visto informes noticiosos que señalan que la inflación "básica", que excluye los precios volátiles de los alimentos y la energía, ha sido "pegajosa", lo que sugiere que la mejora en el frente de la inflación será solo un fenómeno temporal.

Pero casi todos los economistas que prestan atención a los datos saben que la medida tradicional de la inflación subyacente se ha podrido, porque está siendo impulsada en gran medida por los efectos retardados de un aumento en las rentas que finalizó a mediados de 2022. Este aumento, por cierto, probablemente fue causado por el aumento del trabajo remoto provocado por la pandemia de COVID-19 más que por cualquier política de la administración Biden.

Las medidas alternativas de la inflación subyacente, que excluyen la vivienda en general, muestran un patrón claro de desinflación; la inflación sigue siendo más alta que antes de la pandemia, pero ha bajado mucho. Si realmente trabaja en ello, aún es posible ser pesimista sobre las perspectivas de inflación, pero cada vez es más difícil. Las buenas noticias sobre la inflación y sobre la economía en su conjunto parecen reales.

Pero, ¿la gente está notando esta mejora? Las medidas tradicionales del sentimiento económico se han vuelto problemáticas en los últimos años. Pregúntele a la gente cómo le está yendo a la economía, y su respuesta se ve fuertemente afectada tanto por el partidismo como, creo, por las narrativas transmitidas por los medios de comunicación. Es decir, lo que la gente dice sobre la economía es, con demasiada frecuencia, lo que creen que se supone que deben decir.

Pero si les hace preguntas más específicas a los estadounidenses, como si ahora es un buen momento para encontrar un trabajo de calidad, por lo general dicen que sí. Al mismo tiempo, sus expectativas sobre la inflación futura se han reducido sustancialmente.

 Y si observa un indicador novedoso, qué información buscan las personas en Internet, encontrará que las búsquedas de "inflación" y "recesión" se dispararon en 2021-22 junto con el índice de miseria, pero se han desplomado en el pasado año.

Finalmente, como siempre, es importante observar lo que la gente hace y lo que dice. El fuerte gasto de los consumidores, los niveles récord de viajes aéreos y muchos otros indicadores sugieren que los estadounidenses se sienten bastante bien con sus circunstancias económicas.

¿Pero Biden obtendrá crédito? Las encuestas sugieren que los votantes todavía le dan muy malas notas por su manejo de la economía, a pesar de la caída en el índice de miseria.

Algunos analistas han argumentado que este punto de vista refleja un fracaso de los salarios para mantenerse al día con la inflación. Pero esto también fue cierto durante la mayor parte de los años de Reagan y, en cualquier caso, los salarios reales han estado aumentando últimamente.

Entonces, ¿las opiniones de los votantes sobre la economía de Biden finalmente reflejarán las buenas noticias? ¿O el shock inflacionario de 2021-22 estableció una narrativa de Biden como un mal administrador económico que se ha arraigado demasiado, tanto en la conciencia pública como en los medios de comunicación, para ser desalojado incluso cuando la economía mejora rápidamente?
 
El mismo Biden está tratando de cambiar esa narrativa, señalando tanto la mejora de los datos como un aumento impresionante en la inversión en manufactura. Pero no tengo idea de si tendrá éxito. Un precedente alentador para Biden: Ronald Reagan todavía tenía una aprobación bastante baja a mediados de 1983, luego ganó de forma aplastante en 1984 gracias a la fortaleza de la recuperación de la economía. Biden aún podría cambiar la narrativa de su política económica.

E incluso si no puede, puede que no importe. Se suponía que la alta inflación garantizaría una gran ola roja en las elecciones intermedias. En cambio, a los demócratas les fue sorprendentemente bien, probablemente porque el aborto y otros problemas sociales jugaron un papel más importante que la economía. Esos problemas sociales no van a desaparecer, mientras que la alta inflación sí. Podría decirse que Biden no necesita convencer a los estadounidenses de que sus políticas económicas han tenido mucho éxito; solo necesita demostrar que la economía no está tan mal. Y no lo está. De hecho, según la mayoría de las medidas, la economía está funcionando bastante bien.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad