Publicidad

Límites de precio al petróleo ruso. ¿Quién saldrá ganando?

Las sanciones que le ponen un precio máximo al crudo proveniente de Rusia, en el corto plazo, parecen no estar dando resultados.

Compartir esta noticia
Economía y Mercado - 2022-12-25T190045.748.jpg
El petróleo ruso enfrenta sanciones desde Europa
Getty Images

Después de meses de disputas, la Unión Europea se unió a las naciones del G7 y Australia para imponer un precio máximo a las exportaciones de petróleo ruso, para tratar de privar a Rusia de algunas de las ganancias extraordinarias que está cosechando desde que invadió Ucrania. La medida es una de las más fuertes tomadas contra Rusia desde la invasión, pero no está claro si logrará su objetivo a corto plazo. Aun así, en el mediano plazo, Rusia está emergiendo como el eventual perdedor de convertir los combustibles fósiles en armas.

El tope de precios, impuesto a las exportaciones rusas de petróleo por vía marítima, pretende limitar a 60 dólares el barril el precio que Rusia puede cobrar por sus exportaciones de petróleo (el precio actual era de 86 dólares). Se revisará cada dos meses para asegurarse de que el tope se mantenga al menos un 5% por debajo del precio promedio del petróleo ruso. El G7 y la UE planean hacer cumplir el tope al prohibir la cobertura de seguro para cualquier buque que transporte petróleo ruso que viole el tope. Dado que los países de EE.UU. y Europa proporcionan la mayor parte del seguro para los envíos mundiales de petróleo, Rusia y sus socios comerciales se verían obligados a respetar el precio máximo o utilizar barcos no asegurados.

La idea del tope de precios había sido promovida por Estados Unidos desde que Rusia invadió Ucrania en febrero. Los objetivos subyacentes son privar a Rusia de ingresos —Rusia es el tercer mayor productor de petróleo del mundo, y las exportaciones de petróleo y gas representan alrededor de un tercio de los ingresos del gobierno— mientras se ayuda a combatir la inflación energética en todas partes, incluso en países emergentes, mercados que se han visto afectados por los altos precios mundiales de la energía.

Sin embargo, muchos países, sobre todo China e India, no han acordado respetar el tope, lo que limitará su eficacia. Rusia desafió las sanciones anteriores al depender cada vez más de una "flota oscura" de barcos para transportar su petróleo sin ser detectado, a menudo transfiriendo la carga de petróleo de un barco a otro mientras está en el mar. Estos barcos "oscuros" podrían seguir transportando petróleo ruso sin seguro, pero su número es limitado y plantean riesgos ambientales y de seguridad, ya que son barcos más antiguos, a menudo mal mantenidos, que ahora carecen de cobertura de seguro. De manera perversa, la escasez de barcos oscuros podría reducir el suministro mundial de petróleo, lo que podría hacer subir los precios mundiales.

Mientras tanto, Rusia ha respondido a las sanciones con nuevas agresiones propias. El 5 de diciembre bloqueará todas las exportaciones de petróleo a Europa en represalia por el tope y ha amenazado con no vender petróleo a ningún país que participe en el plan. El 4 de diciembre también acordó con el grupo OPEP+ mantener estrictas cuotas de producción, con la esperanza de forzar aún más los precios mundiales del petróleo.

¿Lograrán las naciones occidentales reducir los ingresos rusos de los combustibles fósiles con esta nueva sanción, limitando su capacidad para librar una guerra ilimitada? A corto plazo, probablemente no. Las restricciones de suministro y/o el temor a la escasez de petróleo podrían hacer que los precios del petróleo suban aún más a corto plazo, lo que beneficiará a Rusia. A pesar de las sanciones occidentales, es probable que los ingresos rusos de los combustibles fósiles alcancen un récord en 2022. La razón de los mayores ingresos es, en primer lugar, que los precios se han disparado desde la invasión; y segundo, que las mayores exportaciones a otros países como China, India y Turquía han llenado el vacío dejado por Estados Unidos y Europa, manteniendo la cantidad total alta. Los expertos estiman que los ingresos de Rusia por las exportaciones de combustibles fósiles en 2022 serán 38% más altos que el año anterior. Incluso con el precio tope, a corto plazo Rusia probablemente tendrá abundantes ingresos para seguir financiando su guerra en Ucrania.

Otras medidas podrían haber sido más efectivas para frenar los ingresos rusos y mantener el flujo mundial de petróleo. Uno, mencionado brevemente al comienzo de la crisis y luego abandonado, fue un arancel sobre las exportaciones de petróleo ruso. Esta propuesta no implicaba ninguna interferencia con el mercado petrolero mundial excepto por una tarifa nacional específica sobre cualquier petróleo importado de Rusia. El enfoque habría tenido dos ventajas: habría limitado los ingresos de Rusia, como propone el tope de precios, pero el país importador recaudaría los ingresos de la tarifa, que podría utilizar para compensar a los usuarios por los altos precios.

Sin embargo, quizás una pregunta más importante que hacer es cómo la guerra, las diversas sanciones, incluido el límite de precios, y las grandes interrupciones en los mercados petroleros mundiales en los últimos 10 meses afectarán a Rusia a mediano y largo plazo. Aunque los precios altos beneficiaron a Rusia en 2022, también han cumplido otra función, que es desviar la demanda occidental de los combustibles fósiles, especialmente los que provienen de Rusia.

En lo que va de 2022, Europa ha reducido su dependencia del gasoducto ruso del 40% del total al 8%; y la demanda de gas natural en general ha bajado un 10% en Europa. En los Estados Unidos, la demanda de gasolina y diésel se ha reducido entre un 6,7 % y un 11,5 %. Se están explotando nuevas fuentes de gas natural, especialmente de GNL, en Argelia, Azerbaiyán, Egipto, Estados Unidos y, más recientemente, Qatar y Mozambique. En el mediano plazo, los clientes más grandes, prósperos y convenientes de Rusia (la UE) habrán recurrido a otros lugares para abastecerse.

Lo que es más importante, que a menudo se pasa por alto en la discusión sobre la última crisis energética mundial, es que los altos precios son clave para alejar a las naciones de los combustibles fósiles “sucios”. La evidencia muestra cuán efectivamente los altos precios del petróleo y el gas están empujando a Europa hacia otras opciones. De hecho, a pesar de las alarmantes previsiones al comienzo de la crisis, la industria europea está produciendo actualmente a niveles históricamente altos. El Instituto alemán Ifo publicó recientemente una encuesta que muestra que el 75% de las empresas industriales que utilizan gas natural en sus procesos de producción han reducido el uso de gas sin reducir la producción; y el 40% dijo que podría recortar aún más. Los usuarios industriales y pequeños europeos también han reducido su consumo, en un 19% y un 36%. Este desempeño impresionante muestra que Rusia no ha logrado causar estragos en Europa al convertir el petróleo y el gas en armas. De hecho, los precios altos han logrado lo que casi ninguna otra política puede lograr: inducir a los usuarios a reducir su consumo, con sorprendentes grados de éxito.

Si los precios se mantienen altos, las naciones occidentales demandarán cada vez menos petróleo y gas. Si la recesión en Europa se materializa y se produce una desaceleración mundial, la demanda de energía seguirá cayendo. Las experiencias pasadas con las crisis del petróleo han demostrado que los primeros en retroceder cuando los precios del combustible se utilizan como armas son a menudo los propios productores de petróleo, a medida que pasan los meses y ven cómo disminuyen la demanda y los ingresos. Incluso cuando finalmente se implementó el tope de precios esta semana, los precios del petróleo habían caído desde un máximo de $ 120 después de la invasión a $ 85. Con un poco de suerte, incluso con el tope de precios, la crisis de Ucrania será el catalizador que empujará a Europa a cruzar el “puente” de los combustibles fósiles sucios a las energías renovables. Si esto sucede, el ganador será Europa y la economía de Rusia se verá debilitada en las próximas décadas.

(*) Gayle Allard es Profesora de Economía de IE University 

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad