Publicidad

La economía China incita a los consumidores a ahorrar menos y gastar más

China ha pronosticado que su economía se recuperará de uno de sus peores y que el PIB crecerá alrededor del 5% en 2023. Pero la debilidad económica persiste.

Compartir esta noticia
Economía y Mercado - 2023-06-11T222601.602.jpg
.
Getty Images

En el último intento de impulsar el gasto de los consumidores, los bancos estatales más grandes de China redujeron las tasas de interés de los depósitos la pasada semana. Los recortes de tasas, las segundas reducciones de este tipo desde el año pasado, reflejan una creciente preocupación de que la segunda economía más grande del mundo no se haya recuperado tan fuerte como se esperaba después de levantar sus medidas restrictivas de “cero-COVID”.

Seis bancos comerciales anunciaron que habían reducido la tasa de los depósitos a la vista, de 0,25% a 0,2%. Los bancos recortan las tasas de interés de los depósitos que cubren un período fijo de tiempo.

El Banco Industrial y Comercial de China, el mayor prestamista del país por activos, recortó la tasa de depósito a cinco años del 2,65% al 2,5% y redujo la tasa a tres años del 2,6% al 2,45%, según el sitio web del banco.

Una reducción en las tasas de los depósitos es una palanca que los políticos pueden usar para estimular el gasto. La esperanza es que las tasas más bajas les den a los consumidores un incentivo para gastar o invertir dinero en lugar de estacionar sus ahorros en el banco.

La medida es una indicación de que el gasto de los consumidores, un motor clave del crecimiento económico, sigue siendo lento. Después de que China eliminó sus restricciones de COVID a fines del año pasado y reabrió la economía, había expectativas de que la demanda acumulada empujaría a los consumidores a comenzar a gastar libremente, pero eso no ha funcionado en muchos sectores de la economía.

Larry Hu, economista jefe para China de la firma financiera Macquarie Group, dijo que el cambio en las tasas de los depósitos “allanaba el camino para más medidas de relajación”. Agregó que el Banco Popular de China, el banco central del país, puede reducir la tasa de referencia de los préstamos o tomar otras medidas para estimular la economía en los próximos meses. Reducir la cantidad que los bancos pagan por los depósitos puede compensar parte de la presión financiera cuando el banco central de China reduce la tasa de interés de los préstamos, dijo.

China ha pronosticado que su economía se recuperará de uno de los años de crecimiento más lento en décadas el año pasado y que el producto interno bruto crecerá alrededor del 5% en 2023. Pero la debilidad económica persiste.

En los primeros tres meses del año, la economía de China creció un 4,5 %, ayudada por un repunte del gasto en comidas fuera de casa y artículos de lujo. Pero el panorama parece menos prometedor. Se espera que las cifras del producto interno bruto del segundo trimestre de China se anuncien el próximo mes.

La tasa de desempleo juvenil está en un nivel récord. El mercado inmobiliario, un sector crítico de la economía para la inversión y la creación de empleo, continúa cayendo con pocas señales de recuperación en el horizonte.

Betty Rui Wang, economista sénior de China en el banco ANZ con sede en Australia, dijo que la confianza en la economía es débil entre los hogares chinos y las empresas del sector privado. Ella dijo que la demanda posterior a COVID ayudó a impulsar la economía a principios de año, pero ha habido señales de que mayo fue un punto de inflexión. “Está perdiendo impulso”, dijo Wang.

Muchos economistas y analistas esperan que se anuncien una serie de nuevas medidas de estímulo después de la reunión del Politburó del próximo mes, el máximo órgano de toma de decisiones del Partido Comunista Chino.

Ya se están implementando algunos nuevos esfuerzos. El Ministerio de Comercio anunció que estaba iniciando una campaña para impulsar más ventas de automóviles. El gasto en automóviles, especialmente en vehículos eléctricos, ha sido un punto positivo en los últimos años, ayudado por los subsidios gubernamentales y las exenciones fiscales. Pero a medida que Beijing revirtió algunas de esas medidas, las ventas de automóviles se desaceleraron.

El ministerio dijo que apoyaría las políticas para impulsar la venta de autos nuevos. Indicó, por ejemplo, que expandiría la infraestructura de carga de vehículos eléctricos en áreas rurales para que sea más práctico llevar la tecnología al campo.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad