Publicidad

El monitor del PIB refuerza la preocupación por la caída de la inversión en Brasil

La proyección de inversión de FGV/IBRE para este año es una caída del 1%.

Compartir esta noticia
.
..

El Monitor del PIB - FGV publicado el pasado lunes (23) mostró una caída de la actividad económica del 0,6% en agosto con respecto a julio. El resultado fue menos negativo que el del IBC-Br (-0,77%), lo que llevó a los analistas a revisar a la baja sus expectativas sobre el PIB del tercer trimestre, pero también trajo datos que suscitan preocupación.

Además de una caída prevista del PIB agroindustrial, coherente con el final de la temporada de grandes cosechas de cereales como la soja —que este año fue especialmente buena—, el Monitor apunta a una preocupante caída de las inversiones, del 5% de variación interanual en el trimestre. El resultado fue impulsado por el sector de maquinaria y equipamiento, que registró una caída del 5,3% en la misma comparación. La última variación positiva de esta actividad se produjo en diciembre de 2022. La construcción, por su parte, registró la primera caída del año (-0,2% en la variación interanual trimestral).

Claudio Considera, coordinador del Centro de Cuentas Nacionales de FGV IBRE, destaca que la mayor caída se observó en los segmentos de autobuses, camiones y automóviles. En el caso de autobuses y camiones, una señal que podría reforzar la falta de dinamismo fueron los resultados del programa del gobierno federal para reponer la flota, con subsidios de hasta R$ 80.000 para el intercambio de unidades con hasta 20 años de uso por un cero kilómetro. La iniciativa terminó a principios de octubre, cuando el MP que garantizaba el descuento perdió validez, con baja adopción, especialmente para los camiones, con una demanda de poco más del 30% de los R$ 700 millones en créditos fiscales disponibles. En el caso de los autobuses, la participación fue mayor, superando el 60% de los 300 millones de reales disponibles, pero aún lejos del éxito del programa en la línea de automóviles y vehículos comerciales ligeros, en el que los 800 millones de reales ofrecidos se agotaron en dos meses. A pesar de la cierta complejidad del programa señalada por los actores del mercado como un posible factor que desincentiva la adhesión al programa, las proyecciones de la Federación Nacional de Distribución de Vehículos Automotores (Fenabrave) apuntan de hecho a una caída estimada en las ventas de camiones en 2023, de importancia significativa. 23%. Para los autobuses, Fenabrave espera un aumento del 4,5%.

“Si bien este sector efectivamente se destacó, el mal desempeño dentro de la actividad de maquinaria y equipamiento es generalizado”, señala Juliana Trece, economista de FGV IBRE. Silvia Matos, coordinadora del Boletín Macro IBRE de la FGV, destacó que la absorción de maquinaria y equipamiento es un termómetro del potencial de crecimiento de la economía, por lo que un resultado negativo en el dirección opuesta a la de una vigorosa expansión. En conjunto, recuerda Silvia, la tasa de inversión brasileña ha sido persistentemente baja y, como proporción del PIB, está por debajo del promedio de otras economías latinoamericanas, como Chile y México.

Considera resalta que desde la recesión de 2016, las inversiones han registrado un comportamiento especialmente preocupante. “Esto está relacionado con las expectativas, el alto grado de incertidumbre económica, que inhiben las decisiones de inversión”, afirma. Para Juliana Trece, el escenario de altas tasas de interés es una complicación adicional para revertir esta situación. Una situación más compleja para reducir la inflación a nivel internacional y nacional, con una posible extensión del ciclo básico de recortes de tasas de interés —lo que significa tasas de interés más altas por más tiempo— tiende a hacer este cambio aún más complejo, señala. “Estamos ante una situación que, salvo el desempeño del agronegocio este año, muestra un estancamiento. Quizás con programas como el nuevo PAC, el gobierno podrá comenzar a aumentar este nivel de inversión, atrayendo al sector privado. El caso es que la economía necesita eso para crecer”, concluye.

Ambos especialistas coinciden en destacar que el consumo de los hogares aún se muestra resistente, con un crecimiento del 3,1% en el trimestre móvil iniciado en agosto, mostrando signos de estabilidad desde mayo, con un cambio de composición. Hay una reducción de la participación del sector servicios, con un aumento del consumo de bienes duraderos. La variación del consumo de bienes semidurables sobre esta misma base de análisis registra un resultado negativo desde julio de 2022. “Iniciativas como Desenrola pueden ayudar por ahora a las familias, pero mantener el empleo y la generación de ingresos dependerá de una economía más dinámica”, recuerda Considera.

Silvia Matos indica que la proyección de inversión del IBRE es una caída del 1% en 2023.

- Solange Monteiro, es Editora de Conjuntura Econômica (FGV/IBRE)

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

premium

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad