DE PORTADA

De paseo por Montevideo: los turistas de la capital

Aunque el turismo en Montevideo es constante durante todo el año, en los meses de verano se llena de visitantes extranjeros o del interior del país. 

Free Walking Tour por Ciudad Vieja
Free Walking Tour por Ciudad Vieja. Foto: Leonardo Mainé

Al fondo y a la derecha. Esas son las indicaciones. Dos ascensores simétricamente iguales se abren al llegar a la planta baja. De uno sale una mujer joven con tres niños. El otro viene vacío, lo tomo y marco el 22. Ese es el último piso del edificio de la Intendencia de Montevideo al que se puede llegar por los ascensores. El viaje hacia arriba demora un minuto y quince segundos; en ese tiempo la ciudad empieza a ampliarse, como si de pronto nos cambiáramos los lentes y tuviéramos acceso a otra óptica.

Arriba lo primero que se ve es una cafetería, un mapa interactivo y virtual de Montevideo y una tienda de recuerdos: cuadros de Uruguay, imanes de Uruguay, pines de Uruguay, postales de Uruguay, llaveros de Uruguay. Después, afuera, el cielo, los techos, el viento y los pasajes de una ciudad que en verano respira tranquila y calurosa.

Es el segundo lunes de enero y en el mirador panorámico de la Intendencia de Montevideo (IM) una abuela le dice a sus dos nietos que allá, cerquita pero lejos, debería estar su casa.

Desde allí se ve toda la ciudad —y es uno de los mejores puntos para hacerlo—: el Puerto de Montevideo, el Cementerio Central, el Teatro Solís y el Palacio Salvo, la Torre de las Telecomunicaciones, el Cerro y la iglesia del Cerrito de la Victoria, el Palacio Legislativo o la Torre de los Homenajes del Estadio Centenario. Todos los sitios están indicados con carteles y referencias para alcanzar a verlos estando a 77,65 metros de altura. Las personas leen, miran, algunas utilizan prismáticos y otras, claro, se sacan selfies (es una foto que vale la pena, por cierto, no todos los días se tienen esas vistas de la ciudad).

Mirador panorámico de la Intendencia de Montevideo
Mirador panorámico de la Intendencia de Montevideo. Foto: Fernando Ponzetto

Solo el lunes 13 de enero a las seis de la tarde 500 personas habían subido al mirador desde las diez de la mañana. El domingo 12 fueron 216 y el sábado 411. Desde el 2 de enero lo hacen, en promedio, entre 300 y 500 por día. Entre ellas predominan en primer lugar los visitantes de Brasil y le siguen los uruguayos. También llegan de Argentina, Colombia, Chile, Estados Unidos, México, Venezuela, España, Inglaterra, Portugal, Alemania, Holanda.

Es que enero es un mes de turistas en la ciudad. Aunque en la Intendencia aún no tienen los datos específicos de cuántos arribaron a la capital en lo que va del año, hubo 135.400 extranjeros que llegaron a Uruguay en los primeros 10 días de enero, de acuerdo con los datos presentados por el Ministerio de Turismo.

“Los últimos datos que tenemos corresponden al cuarto trimestre de 2019, donde Montevideo recibió 283.383 turistas”, dice Elizabeth Villalba, directora de Turismo de la IM. Por otro lado, hasta el 15 de enero llegaron 49 cruceros al Puerto de Montevideo, que, de hecho, fue distinguido por el World Travel Awards como Mejor Puerto de Cruceros de la región.

Y agrega Villalba: “Con la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Uruguay (Ahru) estuvimos viendo que para las primeras semanas de enero Montevideo tenía alrededor de 70 a 75% de ocupación hotelera”.

Además de descubrirla desde arriba, Montevideo tiene todo para ser un buen destino en las vacaciones de verano y los números lo comprueban. Playas, paseos por la ciudad, teatros, museos, historia, parques, carnaval y buena gastronomía. Los que la eligen en enero en general son turistas que buscan un lugar tranquilo, montevideanos que quieren disfrutar de la ciudad cuando la mayoría se fue a veranear a otro lugar o los que, por distintos motivos, no pueden irse de vacaciones afuera. Tanto para los que llegan por primera vez como para los que viven todo el año Montevideo siempre tiene algún rinconcito nuevo por descubrir y varias experiencias para disfrutarla.

¿Qué hacer en Montevideo?

La playa 

La playa Ramírez en enero
La playa Ramírez en enero. Foto: Marcelo Bonjour

A las cuatro de la tarde del viernes 10 de enero en la Playa Ramírez el calor es sofocante, agobiante, intenso. Hay personas tomando sol, hay personas leyendo, otras en el agua —que está serena— hay sombreros, castillos de arena y pozos, hay sombrillas de colores, pelotas de fútbol y de voleibol, hay un heladero que la recorre por la orilla, hay niños, niñas, parejas, amigos, familias.

En el medio están Joaquín, Francisco y Pedro, que llegaron de Córdoba y de Río Negro, Argentina; también está Rodrigo, del Sur de Brasil. Los argentinos son amigos. Decidieron recorrer toda la costa uruguaya durante enero y el primer lugar fue la capital. ¿Por qué Uruguay? “¿Y por qué no Uruguay? Es lindo, tranquilo y además tiene playas”.

Aunque solo estarán dos días en la capital y después empezarán la recorrida por el Este, es el tiempo suficiente para poder visitar algunos lugares básicos: el Centro, la Ciudad Vieja y, claro, la zona de bares de Bulevar España por la noche. “Estuvimos caminando un poco y nos pareció muy parecida a Buenos Aires”.

Joaquín, Francisco, Pedro y Rodrigo, turistas.
Joaquín, Francisco, Pedro y Rodrigo, turistas. Foto: M. Bonjour

A unos metros, sentada en la arena sobre un pareo violeta, de sombrero y con un libro está Patricia. Es de Montevideo y vive a unas pocas cuadras de la rambla. Como está de licencia aprovecha los días y el calor para hacer playa con su hija. Aunque estuvo unos días de vacaciones en Rocha dice que Montevideo en verano le gusta, que es más tranquila y más sencilla.

A las ocho y cinco de la noche el cielo sobre la playa Ramírez está anaranjado y el sol, una bola roja que se ve perfectamente delimitada, empieza a ocultarse intenso, brillante, espectacular. De eso también habla Patricia: allí los atardeceres se ven despejados. Y son mágicos.

La Ramírez es una de las tantas playas que tiene la capital a lo largo de 22 kilómetros de costa. Desde la playa de Carrasco, la de Malvín, la del Buceo, hasta la playa de Punta Espinillo o la del Cerro, todas tienen un encanto especial.

Hace 28 años que Luis vive en el Cerro y para él la playa es sagrada: va todos los días entre las ocho y las diez y media de la mañana. “Es la mejor hora para ir porque después se empieza a llenar, viene mucha gente del Casabó, del Maracaná, del Paso de la Arena, de la Teja. Los fines de semana está siempre llena, no tenés un lugar para estar. La playa del Cerro y la de Pajas Blancas son las que más se llenan en la zona y además viene gente de todos lados. La del Cerro es divina”, dice.

Algunas con más espacio, otras con piedras, otras más concurridas y otras más tranquilas. En Montevideo hay playas para todos los gustos. Pero, claro, la capital es más que unos cuántos kilómetros de agua y arena. O al menos no es solo eso.

Por la ciudad 

El paraguas es el símbolo internacional del free walking tour, una forma para recorrer algunos puntos de la ciudad caminando, que está extendida por casi todas las ciudades importantes del mundo. En Uruguay existen hace cinco años, cuando Diego y María Jesús Tagliaferro crearon FWT Montevideo.

“Consiste básicamente en un recorrido a pie de aproximadamente dos horas y media por los principales puntos turísticos, en nuestro caso de Ciudad Vieja y Pocitos. Allí se genera una dinámica más cercana y amigable con el turista y se intenta generar una actividad más distendida y divertida de intercambio de información y experiencias. No hay un costo fijo sino que es a voluntad; cada uno decide lo que deja de propina en base a su satisfacción del tour y en base a lo que cada uno puede dejar”, dice Diego.

Antes de las 10 de la mañana del martes 14 de enero Juan llega a la Plaza Independencia y se para frente al monumento de Artigas. Lleva una remera roja que dice Free Walking Tour, una mochila colgada en un hombro, termo y mate en una mano. Casi dos horas después le explicará al grupo que lo acompañe de dónde viene la yerba, cómo se prepara y para todo lo que sirve un mate.

El paraguas es el símbolo mundial del free walking tour
El paraguas es el símbolo mundial del free walking tour. Foto: L. Mainé

Unos minutos más tarde llega Nicole. Tiene la misma remera y un paraguas rojo. Un turista se acerca, pregunta en inglés a qué hora empieza el tour y se queda. Lo mismo hacen otras dos pero en portugués. Así hasta que son doce personas y Juan y Nicole deciden armar dos grupos, uno en inglés (con él) y otro en portugués (con ella).

En inglés hay seis turistas. Son de Suecia, Canadá, España e Inglaterra. En el camino se sumarán otros dos ingleses. Para algunos es la primera vez en Uruguay, aunque la canadiense ya había visitado Colonia del Sacramento. John, sueco, dice que lo único que conocía del país hasta entonces era que es el primer campeón de fútbol del mundo.

A las diez y cinco Juan empieza hablando de la historia de Uruguay, pasa por los Blandengues, por Artigas y las provincias unidas del Río de la Plata, por los portugueses, por Buenos Aires y llega a la fundación de Montevideo, habla del Palacio Salvo y de las historias de fantasmas. Repite (lo hará muchas veces más) que si alguien tiene una pregunta lo interrumpa. Y después ceba un mate.

En un walking tour, explica Diego, “el viajero puede insertarse en la rutina de la ciudad, caminar junto a sus habitantes y vivirla desde adentro. No ven la ciudad desde el asiento de un bus y a través de un vidrio, sino que se transforman en un montevideano más por un par de horas. Eso acerca muchísimo y aporta una experiencia más auténtica y cercana”. Aunque los que más hacen los walking tour son los brasileños, norteamericanos, argentinos y europeos, Diego y María Jesús cuentan que cada vez son más los uruguayos que se animan. “Es una buena forma de conocer un poco más a fondo nuestra propia historia, arquitectura y muchas anécdotas que están ahí, frente a nuestro día a día, pero que no siempre conocemos o nos detenemos a disfrutar”.

El tour guiado por Juan, que habla un inglés perfecto, sigue por la peatonal Sarandí. Allí les cuenta sobre Ida Vitale, que tiene su placa en el Paseo de los Soles de esa calle y les dice que la foto más montevideana que van a sacar es la que se logra desde allí, con la Puerta de la Ciudadela enmarcando la Plaza Independencia y el Salvo de fondo.

El free walking tour es una modalidad para conocer la ciudad caminando
El free walking tour es una modalidad para conocer la ciudad caminando. Foto: L. Mainé

De allí se van al frente del Teatro Solís y a la Plaza Matriz, y después a la Zabala. Ese es el momento en el que Juan les explica sobre el mate y los turistas abren los ojos grandes y se ríen y se preguntan por qué a su alrededor casi todos tienen uno. Quizás no llegan a comprenderlo, pero les divierte.

La última parada es el Mercado del Puerto. Y entonces llegan todas las recomendaciones: el Parque Rodó, los churros y las tortas fritas, los restaurantes de la calle San José, el Mercado del Inmigrante, el Palacio Taranco, el mirador de la Intendencia, la parrilla, los vinos, el dulce de leche y los alfajores. Todo eso que hace que Montevideo sea tan montevideana, tan encantadora, tan especial.

Con Elizabeth Villalba
Montevideo, destino para todo el año 
Montevideo recibe turistas todo el año

Elizabeth Villalba, directora de turismo de la Intendencia de Montevideo explica que la ciudad, al ser el principal destino de Uruguay, “recibe un flujo importante de turistas durante todo el año, por lo que en enero y febrero también son muchos los turistas que eligen visitarla (...) Montevideo viene teniendo un plus en verano desde hace varios años debido a que muchos turistas eligen la ciudad como base y desde aquí se mueven para Colonia, Punta del Este, Rocha o el destino del país que quieran visitar”.

Así, sostiene Villalba, anualmente Montevideo recibe aproximadamente un millón de visitantes y trimestralmente entre 230 y 250 mil turistas. La mayor parte son del interior del Uruguay (especialmente de Canelones, Maldonado y Paysandú), de Argentina o de Brasil. “Los argentinos representan un 45% del total de visitantes a Montevideo por turismo receptivo y los brasileños un 17%. No obstante, también recibe turistas de Chile, Paraguay, Norteamérica, Europa, entre otras regiones”, explica la directora.

Por otro lado, la única temporada que tiene la capital es la de cruceros, que empieza en octubre y termina en marzo o abril. “En la temporada anterior, que culminó en abril de 2019, Montevideo recibió 89 cruceros con más de 140.000 turistas y se ha consolidado como un puerto de embarque y desembarque de pasajeros. Para esta temporada 2019-2020 se esperaba un aumento del 35% en la cantidad de cruceros que visiten las costas nacionales. Hasta el 15 de enero arribaron 49 cruceros al Puerto de Montevideo, de un total de 125 que se esperan”.

Villalba enumera algunas actividades que ofrece la ciudad durante el verano: “Hay muchos eventos gratuitos como actividades en el Parque de la Amistad, el Planetario y el Mirador Panorámico de la Intendencia que fueron recientemente renovados, cine al aire libre, el Festival Montevideo de las Artes, que ofrece 60 funciones de 24 espectáculos de teatro nacional en Sala Verdi, Centro Cultural Florencio Sánchez y Centro Cultural Terminal Goes. Sin duda, el Carnaval es el principal atractivo en verano, tanto turistas del interior de Uruguay como extranjeros vienen a Montevideo especialmente para asistir al desfile inaugural, al desfile de las escuelas de sambas y las llamadas”.

por todo montevideo

El bus turístico para recorrer la ciudad 

Otra opción para recorrer la ciudad es el Bus Turístico de la Intendencia de Montevideo, que está a cargo de la empresa COIT.

La principal ventaja es que, si se hace desde la parada 0 hasta la 11, que es la última, se puede recorrer prácticamente toda la ciudad o al menos gran parte de ella: Ciudad Vieja, Centro, Aguada, Bella Vista, el Prado, Jacinto Vera, Tres Cruces, Parque Batlle, Pocitos, Punta Carretas, Parque Rodó y la Rambla. Además, dice Gastón Laurito, gerente comercial de COIT, el servicio ofrece auriculares que aportan historia y contexto sobre lo que se está mirando en varios idiomas.

Este año, comenta, viene siendo un “enero bueno, por encima de las expectativas”.
La temporada alta es entre diciembre y febrero y, aunque siempre depende del año, en general en enero se suben al bus entre 5.500 y 6.000 turistas de todas partes del mundo.

“La mayoría son brasileños y argentinos. Este enero se está viendo algo particular y es que está viniendo más público europeo, españoles, ingleses, alemanes, bastante más que el enero pasado”.

La movida nocturna 
Experiencias diferentes
discoteca, bola de espejos

Para conocer la movida nocturna montevideana la agencia FWT Montevideo tiene el Pub Crawl, una recorrida por bares y boliches de la capital. También es un concepto extendido en varias ciudades del mundo pero, a diferencia del walking tour que es gratuito, este tiene un costo de 20 dólares.

Es que incluye cuatro consumiciones, tres bares, una entrada a un boliche y descuentos en consumiciones extras.

Por otro lado, la plataforma Airbnb ofrece todo tipo de experiencias para conocer la ciudad y sus costumbres. Una de las destacadas es The Chivito Experience en la que una pareja recibe a los turistas en su casa para aprender a preparar el mejor chivito uruguayo.

Otra es MVD a través del tango, que propone un recorrido en auto por distintos puntos vinculados a la historia del tango y del candombe, para terminar bailando en una milonga.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)