TECNOLOGÍA

Combate al COVID desde la cama

La aplicación DreamLab permite ceder poder de procesamiento del celular mientras carga por la noche para avanzar en investigaciones sobre el coronavirus.

Una aplicación para celulares que permite avanzar en la investigación sobre coronavirus
Una aplicación para celulares que permite avanzar en la investigación sobre coronavirus

Hasta el momento en el que escribí esta nota “mi contribución” para combatir la COVID-19 más allá del uso de tapabocas, lavado de manos, teletrabajo y distanciamiento social— era haber aportado capacidad tecnológica para realizar 531 cálculos matemáticos de alta complejidad. En concreto, mi celular estuvo trabajando para el proyecto Corona-AI del Imperial College London por tres días, seis horas y 24 minutos.

Todos podemos hacerlo; es más, si casi las 200 mil personas que ceden el poder de procesamiento de su dispositivo cada vez que lo carga y deja operativa la aplicación DreamLab consiguiera que un amigo se sumara a esta iniciativa, los científicos de la mencionada institución que estudian usos alternativos de medicamentos terminarían la fase 2 en siete días.

Yo soy la persona 958.735 que ha descargado DreamLab para ayudar a resolver algunos de los mayores problemas de salud del mundo mientras duermo (o, siempre que el celular esté enchufado).

La app descarga pequeños problemas de un proyecto de investigación en la nube para calcular y envía los resultados al equipo responsable.

La segunda fase de Corona-AI está casi al 88%. Hasta ahora, se han procesado más de 86 millones de cálculos. En total, hay que superar los 98 millones. La primera fase se consiguió en seis meses, un tiempo que fue calificado por el Imperial College London como “significativamente más rápido” de lo que hubiese sido posible por “métodos de investigación convencionales”. Entonces, cada día, miles de móviles inactivos ayudan a buscar combinaciones sinérgicas de moléculas de medicamentos y alimentos existentes para sugerir nuevos tratamientos contra la pandemia de coronavirus.

Según datos del Imperial College London, una computadora de escritorio que funcione las 24 horas del día tardaría décadas en procesar los datos, pero una red de 100.000 smartphones que funcionan durante la noche puede hacer el trabajo de tres supercomputadoras.

Los científicos que trabajan en el proyecto ya anunciaron los primeros hallazgos: al menos 50 moléculas con propiedades antivirales en vegetales cotidianos como grosellas negras, arándanos, manzanas, naranjas, limones, repollo, brócoli, cebollas, ajo, perejil y porotos.

El estudio también encontró que medicamentos comunes utilizados para combatir los trastornos cardiovasculares y metabólicos (como simvastatina, atorvastatina y metformina) podrían potencialmente “reutilizarse” contra la COVID-19 que aqueja a pacientes graves.

Los investigadores ahora analizan más a fondo los hallazgos, puesto se necesita validación clínica para evaluar qué impacto podrían tener estas moléculas.

El profesor Kirill Veselkov de la Facultad de Medicina del Imperial College de Londres dijo a BBC que está muy agradecido con todas las personas que han contribuido a impulsar su investigación. Afirmó que sin los voluntarios no podría haber llegado tan lejos en tan poco tiempo.

“Tener disponibles unos 100.000 smartphones supone ser dos o tres veces más rápido que las supercomputadoras a las que tengo acceso. Ha sido increíble que tanta gente nos proporcione su capacidad de computación cada noche”, agregó en una entrevista.

Otros proyectos

Corona-AI no es la única opción al configurar DreamLab. Se puede ceder poder de procedimiento para Demystify del australiano The Garvan Institute, que busca utilizar la información fenotípica derivada de información clínica y posiblemente de dispositivos portátiles como Fitbits que se correlacionarán con los genomas de esas mismas personas; o para Investigación contra el Cáncer (Fase 2) de la Fundación para la Investigación del Cáncer de Italia, que busca identificar interacciones específicas entre regiones de ADN distantes en pacientes con la enfermedad. El objetivo final es obtener una imagen más completa de cada tumor individual par definir mejor el pronóstico y, como consecuencia, identificar una terapia personalizada. También se puede elegir otro proyecto del Imperial College London sobre Fármacos e hiperalimentos que ayuden a combatir el cáncer.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados