EL PERSONAJE 

Andrés Sanabria: "De lo que estoy más orgulloso es No Te Va Gustar"

El empresario discográfico cumple 21 años al frente de Bizarro Records, una compañía que ha sido fundamental para el desarrollo de la música uruguaya y sus creadores.

Andrés Sanabria
Andrés Sanabria por Leonardo Mainé.

¿Cómo se llega a ser director de un sello discográfico importante? En el caso de Andrés Sanabria, escuchando música todo el tiempo, trabajando y sin perder de vista que quien escucha es una cosa, y el “ambiente” (músicos, managers, periodistas, productores), otra.

A menudo, los melómanos se olvidan que hay muchísima gente para la cual la música significa otra cosa que conocer de memoria todo lo relacionado a The Dark Side Of The Moon o La Misa Criolla. O para las que las canciones tienen más predicamento que los álbumes.

El sello discográfico que dirige Sanabria, Bizarro Records, acaba de entrar en el año número 21 de su historia, y su catálogo es uno de los más importantes y cuantiosos de la música popular uruguaya. Ahí hay títulos de nombres consagrados como Jaime Roos, pero también de emergentes como Hache Souza, cuya música Sanabria menciona como una de las gratas sorpresas que tuvo en los últimos tiempos (también nombra a una artista que no figura en Bizarro Records, Inés Errandonea, como otra grata sorpresa reciente).

Hace más de 30 años que Sanabria viene trabajando con artistas musicales y ha sido un camino abundante en logros profesionales. Estuvo involucrado en tantos proyectos discográficos y musicales que fueron exitosos que si fuera parte del universo X-Men, su poder como mutante sería la capacidad de ver lo que a mucha gente le va a gustar musicalmente.

Quien escribe recuerda un asado, hace años, en el que Sanabria estaba presente. Se le acercó un músico, el exbaterista de La Tabaré, Andrés Burghi, y le comentó que había a ver a un dúo al (ya desaparecido) boliche Hendrix y que lo que estaba haciendo ese dúo era muy interesante.

¿Por qué no se daba una vuelta por el boliche? Sanabria fue y vio a Alejandro Spuntone y Guzmán Mendaro desgranar versiones despojadas de muchas canciones del rock nacional y algunas de otros estilos y géneros. Al otro día, llamó al manager de ambos y le preguntó si había planes de grabar un disco. No los había. “¿Vamos a grabar?”

“Por supuesto que no me imaginé que el disco (Estado Natural, 2013) iba a vender como vendió y que ellos, que empezaron en un boliche tocando para menos de 100 personas, iban a empezar a tocar en lugares cada vez más grandes”, dice hoy. “Me involucré porque me pareció que artísticamente era un proyecto interesante, Guzmán toca y arregla muy bien, Alejandro es uno de los mejores cantantes uruguayos. Y los dos habían elegido un muy buen repertorio”.

tapa disco Estado Natural
Foto: Difusión.

Los comienzos profesionales de Sanabria, sin embargo, no fueron en la música sino en el periodismo y la comunicación. “El primer trabajo que tuve fue ayudar a mi papá en el bar que él tenía en Ciudad Vieja. Eso fue luego del liceo. Y entré a la Facultad de Derecho para estudiar abogacía, carrera que abandoné luego de cuatro años. Pero el primer trabajo relacionado con lo que hago ahora fue como columnista de un programa de radio que conducían Aldo Silva y Tabaré Couto en el Sodre. Ahí hacía una columna de rock brasileño”, recuerda a Revista Domingo.

Por aquella época, segunda mitad de la década de 1980, también había empezado a ir a la radio Emisora del Palacio a presenciar las transmisiones del programa Ruta 66, conducido por Alfonso Carbone y con un equipo que luego sería importante en la industria de producción y cultural musical en Uruguay (entre ellos, los ya mencionados Couto y Sanabria además de Daniel Renna, Fernán Cisnero y varios más).

Poco tiempo después ya formaba parte de Ruta 66 lo que, agrega, le abrió puertas para trabajar en otros lados también, siempre en lo que tiene que ver con periodismo, comunicación y difusión. A fines de 1992, Carbone lo convocó para trabajar en el sello Orfeo y ahí empezó su recorrido en la industria discográfica.

—¿Te acordás del primer disco en el cual trabajaste?

—No, la verdad que no. Cuando empecé en Orfeo hacía de todo, desde atender el teléfono hasta revisar y llevar la agenda de Carbone. Lo que sí recuerdo fue el primer disco importante en el que trabajé, al año siguiente de haber entrado: Maraviya, de Buitres. Siempre lo recuerdo porque al disco le fue muy bien y la banda creció mucho en un momento bastante complicado para la difusión de música en general y el rock en particular.

tapa disco Maraviya
Foto: Difusión.

El grupo de periodistas y comunicadores que se había aglutinado en torno a Ruta 66 y luego al sello Orfeo se fue diluyendo (varios de sus integrantes viven fuera del país actualmente, por ejemplo), pero Sanabria siguió trabajando. Cuando lo llamaron de un sello que estaba arrancando, Obligado, le pidieron que les sugiriera artistas a fichar. Sanabria pensó y les dijo algo más o menos así: “Para mí, tendrían que fichar a esta banda y que graben su primer disco. Y tendrían que fichar las agrupaciones de música tropical del ‘Colorado’ Cáceres”. Dicho y hecho. El sello fichó tanto a uno como a los otros y así salió el primer disco de La Vela Puerca (Deskarado, 1998) y también se empezó a gestar el fenómeno Chocolate-Monterrojo-Nietos Del Futuro, que poco tiempo después revolucionó el ambiente musical con la movida “latin pop”.

tapa disco Deskarado
Foto: Difusión.

En 2000 Carbone se contactó con Sanabria desde Chile, donde vivía, con la intención de regresar a Uruguay para fundar un nuevo sello. Finalmente, Carbone se quedó en Chile y Sanabria tomó las riendas del asunto. Desde entonces, Bizarro Records fue tanto uno de los impulsores como un testigo del marcado crecimiento de la música popular uruguaya. Pero llegó la pandemia y todo eso se cortó: menos discos editados, un parate para los conciertos en vivo y, por supuesto, para las giras internacionales.

Ante eso, Bizarro ajustó todo lo que pudo. “Ha sido estresante y difícil, no muy diferente a lo que les pasó a tantos otros, exceptuando tal vez a quienes venden alcohol en gel. Éramos seis antes de la pandemia y ahora somos cinco. La lógica de funcionamiento cambió por completo”.

—Supongo que te deben llegar muchos pedidos de músicos o managers para que Bizarro les publique un disco. ¿Cómo decís que no?

—Le decimos que no a un artista principalmente cuando vemos que no le vamos a poder dedicar todo el trabajo que es necesario. Somos una empresa musical chica, no podemos sacar todos los discos que quisiéramos. Y este es un país muy musical, donde hay mucha gente que hace música de muy buena calidad. Y cuando dejamos de trabajar con algún artista, es por un no mutuo. Siempre tratamos de mantener una relación sostenida en el tiempo, con todos los artistas.

—De todos los proyectos en los que has estado involucrado, ¿cuál es que destacarías?

—(Piensa). No Te Va Gustar. Vengo trabajando con ellos desde que sacaron el primer disco (Solo de noche, 1999). Ahí se juntan muchas cosas: lo estrictamente artístico me parece buenísimo, el éxito comercial que han tenido, la relación personal que he desarrollado con ellos… Para mí ha sido una muy buena carta de presentación con mucha gente. Pero más allá de ese caso puntual, me siento muy orgulloso de haber podido trabajar con tantos artistas a los que admiro, como Laura Canoura, Pablo Estramín, Ruben Rada, Tabaré Rivero, La Teja Pride, Buenos Muchachos…

tapa disco Solo de noche
Disco Solo de noche, de NTVG.

Los nombres siguen y sería agotador consignar a todos los que nombra, porque además él dice que le gustan todos los artistas con los que trabaja. También dice que le gustan artistas que están en otras empresas musicales (prefiere llamarlas así, le parece que “sello” ya no alcanza para describir lo que hacen quienes se asocian a solistas o agrupaciones). “Tengo un gusto muy cambiante. Hoy puedo estar muy compenetrado con, por ejemplo, Bob Dylan y mañana con J. Balvin, o La Tabaré, o Bad Bunny”, dice quien vive escuchando música y que entre esa enorme cantidad de canciones a menudo encuentra lo que otros admirarán en el futuro.

Un disco en el cual le hubiese gustado trabajar
tapa disco Oh Mercy
Oh Mercy, de Bob Dylan
“Me hubiese gustado poder trabajar ahí”, dice Sanabria y agrega que lo eligió porque fue una grabación que, salvo algunas peleas entre Dylan y el productor Daniel Lanois transcurrió serenamente. “Capaz que si me preguntabas cuando era más joven, te hubiese dicho que me habría gustado haber trabajado cuando Clash grabó London Calling”.
Un jugador de fútbol internacional
Ronaldo
Ronaldo Nazario
Quienes lo conocen saben de su fanatismo por Luis Suárez, por eso le preguntamos por un jugador que no fuera uruguayo. Luego de pensar bastante, eligió a Ronaldo Nazario. “Lo vi jugar desde que empezó hasta que se retiró, a diferencia de, por ejemplo, Pelé de quien solo vi los goles. Era un jugador completo. Todo lo hacía bien”.
una cuenta de twitter
El Bloque Radio
El Bloque Radio
El director de Bizarro Records es muy activo en esta red social (tiene algo más de 6.000 seguidores) e interactúa con amigos y no tanto. De las cuenta que sigue, una de sus preferidas es la del programa de radio El Bloque (@elbloqueradio). “Me encantó todo lo que hicieron respecto de la música cuando arrancó la pandemia”.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados