NOMBRES

Alejandro Sanz vive la pandemia a puro trabajo y proyectos

Cumplió 52 años y lo festejó con su nueva pareja y sus dos hijos más chicos, dejando un año de que sorteó trabajando como jurado de La voz española y produciendo un documental sobre el confinamiento.

Alejandro Sanz. Foto: Difusión
Alejandro Sanz. Foto: Difusión

El jueves 17 de diciembre, Alejandro Sanz posteó, en su cuenta de Twitter, 52 emojis de torta de cumpleaños. Era una manera de compartir lo que seguramente ya sabían muchos de sus 19,7 millones de seguidores en esa red social. Dos días después subió un video soplando una vela rodeado de sus hijos, Dylan de nueve años y Alma, de seis. El momento, se avisó, lo inmortalizó Rachel Valdés, la novia cubana de Sanz y también las revistas del corazón, un ecosistema en el que el cantautor español se maneja como pez en el agua, que hablaron de su gran momento personal.

“Soplar velas es uno de los rituales más extendidos del mundo, la llama representa la luz de vida y el humo es el hilo conductor de los deseos”, escribió acompañando el video.

“He soplado por cada una de vuestras felicitaciones hasta formar un huracán de agradecimiento. Sentir cariño es el mejor de los deseos”.

Cariño es algo que, con escasos altibajos, Alejandro Sanz no ha parado de recibir en sus más de 30 años de carrera.

Pasó de ser una revelación con su combinación de flamenco, melódico y pop de mediados de la década de 1990 a aportar uno de los sonidos más distintivos de la música en español.

A lo largo de este tiempo ha cosechado éxitos (tantos: Corazón partío, Y si fuera ella, Amiga mía, No es lo mismo), superado algunos conflictos en un camino en ascenso al que no detuvo ni, incluso, una pandemia.

Es que aunque el mundo se haya frenado, 2020 fue un año intenso para Sanz quien estaba en plena gira mundial. #Lagira, que hizo escala en el Antel Arena el 19 de febrero en uno de los últimos grandes shows locales antes de la pandemia, tenía previsto seguir recorriendo el continente y España pero, irremediablemente, a mediados de marzo debió suspenderla de forma transitoria. Su plan era volver con el tour a mediados de noviembre, lo que, está claro, ha sido imposible.

Alejandro Sanz en el Antel Arena. Foto: Fernando Ponzetto.
Alejandro Sanz en el Antel Arena. Foto: Fernando Ponzetto.

Así, al comienzo de esta catástrofe mundial, estaba en medio de un nuevo impacto profesional y en una plenitud personal que se veía reflejados en premios (venía de ganar el Grammy anglo a mejor álbum de pop latino por su elogiado #Eldisco) y en la armonía familiar que mostró el día de su cumpleaños.

Durante la pandemia, por ejemplo, utilizó las herramientas de las redes sociales para seguir comunicándose con su público y apoyar a aquellos en el frente de la lucha contra la COVID-19. Cargó de buenas vibraciones todos sus posteos en Twitter, por ejemplo, y utilizó Instagram para mostrar una faceta más personal que incluía poesías pero también recetas.

Para un artista que ha hecho de la simpatía uno de sus recursos, durante los actuales eventos mundiales se lo pudo ver aun más humano.

Aún así, no ha abandonado la música. El 21 de marzo lanzó El mundo fuera, una canción compuesta para la pandemia. Además, en sus redes sube versiones de otros artistas de sus propios temas o charla animadamente con colegas y amigos. Siempre parece de buen ánimo.

Un momento luminoso

La vida personal es la que muchas veces más se atiende en una estrella del calibre de Alejandro Sanz. Y eso, como es costumbre, lo ha tenido más de una vez en el cotilleo de los medios dedicados a esos asuntos de la farándula.

En setiembre, por ejemplo, se cerró el largo proceso de su divorcio con Raquel Perera, la madre de Dylan y Alma. Al acuerdo (que lo ha obligado a pagar un millón de euros) se llegó tras duras negociaciones pero que ha hecho que todas sus ex y sus hijos vivan ahora en Madrid, una suerte de reunificación familiar que incluye a Dylan, Alma, Perera y Manuela, su hija de 19 años con Jaydy Michel. El único ausente es Alexandre que tiene 18 años y el fruto de una relación extramatrimonial con la diseñadora de modas, Valeria Rivera que vive en Miami.

Valdés es una escultora de 31 años, graduada de la Academia Nacional de Bellas Artes San Alejandro de La Habana en y en el Vermot Studio Center. Tiene un estudio en El Vedado en la capital cubana, aunque se divide entre Estados Unidos y Barcelona, donde vive su hijo Max, de 6 años. Su obra más conocida es El comienzo del fin, una instalación con espejos que convirtió a Times Square en un caleidoscopio.

Seguir trabajando

“El trabajo es la madre de todas las ciencias y la madre de todos los éxitos. El conformismo, eso sí, es el padre de todos los fracasos”, le dijo Sanz a El País poco antes de su llegada a Uruguay a comienzos de año.

Así para acompañar ese momento personal tan luminoso, Sanz ha hecho lo que ha venido haciendo toda la vida: trabajar. Y trabajar mucho.

En septiembre, por ejemplo, se integró a la séptima temporada de la versión española de The Voice, el programa de talentos donde ocupó un lugar en el jurado junto a Laura Pausini, Pablo López y Antonio Orozco. Terminó el 4 de diciembre y fue un éxito.

El viernes 18 estrenó en formato BluRay y DVD, El mundo fuera, un documental que recopila historias del confinamiento de sus seguidores de todo el mundo. Trabajó sobre más de 1.200 horas de imágenes que le llegaron de 38 países. Lo dirigen Charlie Arnaiz, Alberto Ortega y Óscar García Blesa y fue convocado a través de las redes sociales de Sanz.

Alejandro Sanz, personalidad del año de los Latin Grammy
Alejandro Sanz, personalidad del año de los Latin Grammy

“Tuvimos 4.500 corresponsales en todo el mundo contándonos su realidad. Una que, aunque fuera distinta, siempre coincidía en algo con la realidad de otra persona al otro lado del planeta”, reconocen los directores citados por las prensa española. La idea de Sanz era compartir las rutinas de un mundo confinado. Entre un montón de testimonios anónimos, hay también participaciones de Juanes, Camila Cabello y Pablo Alborán. El País español lo definió como el “proyecto colaborativo más grande de un artista en lengua hispana”.

El proyecto estuvo acompañado, precisamente, por esa canción titulada El mundo fuera en la que habla de la vida que nos va a esperar cuando pase este mal momento.

“Creo que nos vamos a mirar de otra forma, al menos durante un largo tiempo”, le dijo Sanz a El Periódico. “Quizá ahora no nos damos cuenta, pero lo que está pasando es comparable a acontecimientos muy importantes de la historia, que han tenido a la humanidad en vilo y que han cambiado su forma de vivir. Vamos a ver cómo funciona luego la maquinaria, que es la que manda, pero creo que a nosotros sí que nos va a cambiar un poco la forma de ver las cosas. Vamos a ver cómo nos convencen de nuevo de que determinadas cosas, objetos, son importantes en nuestras vidas. En esos aspectos la gente ha conseguido poner en perspectiva algunos valores que quizá teníamos sobredimensionados”.

La despedida de Uruguay

El 20 de febrero, Alejandro Sanz actuó en el Antel Arena como parte de su tour mundial de #LAGIRA. El recinto estaba lleno de “grupos de amigas de edades que iban entre los 25 y los 60” años”, según la crónica de Rodrigo Guerra para El País. En el show, uno de los últimos grandes espectáculos locales antes de la pandemia, Sanz recorrió todo su repertorio comenzando con Hoy que no estás, del disco Más y terminando con una versión coreada por todo el Antel Arena de Corazón partío. “Viva la vida, viva la música”, dijo Sanz con una bandera de Uruguay cuando se despidió.

============05_Leyenda comienzo (13832095)============
============02B_Titulo Apoyo Estrecho Bold 16 (13832093)============

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados