eL PERSONAJE - ALEJANDRO DE BARBIERI

Alejandro De Barbieri: “El gran riesgo es la falta de motivación”

Es el psicólogo de mayor repercusión pública: sus libros se venden por miles, y a sus conferencias asisten cientos de personas en todos los rincones del país.

Alejandro De Barbieri, un psicólogo que ha cosechado el éxito.
Alejandro De Barbieri, un psicólogo que ha cosechado el éxito.

En su último libro hay una cita de Rudyard Kipling que de algún modo lo define. “El éxito y el fracaso son dos grandes impostores”, dice el verso del notable poeta británico. Y él es un psicólogo y escritor que ha alcanzado el éxito con su obra, pero que puede ver a la cara a ese gran “impostor” y volver a desafiarlo.

Alejandro De Barbieri (47) es un hombre afable, expansivo, siempre dispuesto al diálogo. Sus ojos inquietos tras los anteojos no pierden detalle, le gusta definirse a sí mismo como “explorador de vínculos”, más que como psicólogo. Desde hace más de dos décadas sigue las peores fobias de nuestra sociedad, a veces con fines terapéuticos otras con fines investigativos, y otras como comunicador. El suicidio, la depresión, las adicciones, las crisis más diversas han pasado por su consultorio. “He tratado de ayudar en todo lo que pude como psicólogo”, resume. Pero lo primero que aprendió en su carrera es que fallar es casi inevitable.

Una vocación que descubrió temprano, cuando estaba terminando de cursar secundaria a principios de la década de 1990. Al comenzar bachillerato eligió Medicina, creyendo que por allí encontraría su vocación. Pero su gusto por la filosofía lo llevó a descubrir la psicología y las posibilidades que esa disciplina tenía como carrera. De este modo, al terminar el bachillerato, se inscribió en la Universidad Católica.

De Barbieri proviene de una familia numerosa, son cinco hermanos, oriunda de Lascano (Rocha). Sus padres continúan viviendo allí y, de hecho, su padre, que está semi retirado, suele dejar sus tareas en el campo para acompañarlo en las giras por el interior, una de las tareas que más tiempo le ocupan actualmente.

En la facultad conoció al docente que se convertiría en su mentor, el sacerdote español Lucas del Valle, recibido de psicólogo en Barcelona y que a principios de la década de 1980 llegó a Montevideo para incorporarse al poco tiempo a los cuadros docentes de la Universidad Católica. Allí impartiría cursos de psicopatología y psicoterapia existencial. La orientación de Del Valle resultaría proverbial en su carrera tanto como lo fue poco después el haber conocido al padre de la logoterapia, el austríaco Viktor Frankl.

“En el año 1996 se hace el primer congreso mundial de psicoterapia en Viena y Viktor Frankl aún vivía, entonces pedí una beca para ir a ese congreso y mis viejos me pagaron el pasaje, tendría 24 años, y ahí fui a conocer a Frankl”, recuerda.

La parte más esperada por todos los concurrentes fue la conferencia que brindó entonces Viktor Frankl, muy anciano, ciego, pero tremendamente lúcido.

“Yo sentí una gran responsabilidad, nosotros le habíamos escrito a la familia para ver si podíamos tener una entrevista”, cuenta De Barbieri.

Junto a un amigo psiquiatra con el que había viajado al congreso habían acordado obsequiarle una bufanda hecha por Manos Del Uruguay. Frankl le firmó varios libros que ahora De Barbieri guarda en su estudio como tesoros.

A su regreso los concurrentes resolvieron fundar la Sociedad de Logoterapia del Uruguay, cuyo local todavía continúa sobre Bulevar Artigas. Pero poco después con quien sería su esposa, Marcela Arocena, se apartarían de la sociedad para crear el Centro de Logoterapia y Análisis Existencial (Celae), que continúa funcionando hasta hoy.

“Casi todo el mundo cree que los psicólogos somos clínicos, en Educar sin culpa digo que la psicología es más amplia que la psicoterapia”, argumenta.

De hecho, el Celae divide sus actividades en tres áreas: la educacional, la laboral y la clínica. Un equipo de quince psicólogos es el que lleva adelante la parte clínica, y buena parte de la actividad que realiza De Barbieri tanto en sus libros como en sus conferencias se relaciona con las otras dos áreas.

Pero en forma paralela a esta línea de trabajo, De Barbieri ha desarrollado una carrera como comunicador estrechamente vinculada a la producción de sus libros. De hecho, su primera obra Economía y Felicidad (Fin de Siglo, 2012, reeditado por Grijalbo) se originó en las columnas que tuvo en el programa En Perspectiva durante 2011.

Su actuación en radios había comenzado poco antes y de manera casi fortuita. En una ocasión el periodista Jorge Traverso lo llamó para una entrevista en su programa Tiempo Presente, en Radio Oriental: “Y ahí empecé a hablar de psicología, de educación, de hecho empezó de esa manera toda la parte de comunicador”, recuerda.

Los temas vinculados a la educación y al papel de los padres en este terreno han abarcado buena parte de su obra y son unas de sus preocupaciones cardinales como profesional. Algo que ve reflejado en su vida personal en forma casi permanente, ya que es padre de dos hijas: Martina y María Belén.

—¿Todo eso que ves y comunicás con tanta precisión, cuando te toca ser padre cómo te funciona?

—Cuando sale Educar sin culpa, mis hijas tenían dos o tres años menos, o sea que tenían 14 y 11 entonces. De alguna manera pude escribir ese libro porque ya veía que lo que habíamos aplicado como padres tenía cierta autoridad. Recuerdo una anécdota graciosa de mi hija grande: era en verano, y vino una señora muy cariñosa y me dijo: “Ah, estas son tus hijas”. Y a ella: “Qué suerte tenés con tus padres’” A lo que mi hija responde: “Nunca se sabe’”. No porque tengas un psicólogo o psiquiatra en la familia tenés todo el camino allanado, porque también nos comprenden todas las generales de la ley. Con Marcela (su esposa) siempre tratamos de que lo que hacemos coincida con lo que somos y lo que escribimos, que no es fácil. En las charlas yo pongo ejemplos de mis hijas todo el tiempo. No tenemos que pedirle el like al nene, eso es lo que yo les digo a los padres. En esta última presentación que hicimos en la Feria del Libro nos dimos cuenta de que están más grandes nuestras hijas porque disfrutaron mucho de la charla. Me emocionó muchísimo verlas ahí, escuchando.

Uno de los mayores problemas que De Barbieri ha detectado en las nuevas generaciones, los llamados millennials, es la falta de motivación. Problema que si bien ve muy extendido en todas las franjas etarias, en los jóvenes parece ser endémico.

“Tienen una sensibilidad que nosotros no teníamos, la economía circular, las energías renovables, hay un montón de cosas que son del mundo de ellos y que nosotros las incorporamos y la verdad que entrañan un aprendizaje impresionante para el mundo, pero también un riesgo y es que los tengan que motivar para que se muevan”, reflexiona.

De Barbieri cree que esa falta de motivación generalizada, de búsqueda del sentido de la vida —eje de la filosofía desarrollada por Viktor Frankl— explica de algún modo que la filosofía se haya puesto de moda. Lo ve por ejemplo en series televisivas como Merlí, la del profesor rebelde de un secundario que enseña a los autores clásicos con humor y ejemplos de la vida cotidiana. Él suele utilizar a este profesor de ficción como ejemplo, algo que ha levantado alguna resistencia entre los profesores reales de secundaria. “Uno no puede ser Merlí todos los días, pero lo que sí me parece es que está demostrando es el involucramiento, va a la casa del chico si tiene un problema, es transgresor, usa el sentido del humor”, apunta.

Y, en buena medida, de esto van las charlas que De Barbieri viene dando por todos los rincones del país. Los pedidos para ir a dar conferencias a escuelas, clubes, centros comunitarios y demás en el interior del país no paran de llegar. A tal punto que empieza a anhelar tener un poco más de tiempo libre para continuar escribiendo su obra.

“Tengo proyectos, me encantaría escribir un libro sobre duelos, que me parece que es un tema que hay que trabajar, duelo y depresión, cómo superar positivamente las pérdidas”, dice.

SUS COSAS

Volver a la bici. Desde hace pocos días De Barbieri se planteó un programa D-Tox que incluye la bicicleta como ejercicio. El programa de desintoxicación durará 21 días e incluye una severa dieta a base de legumbres, carnes blancas y mucho líquido. Pero se ha propuesto continuar con los ejercicios más allá de ese plazo.
​Desde el jardín. Regar las plantas de su jardín, perderle tiempo en cuidados es una de las actividades de tiempo libre que más disfruta cuando puede estar en casa. De algún modo siente que el trabajo de las manos en la tierra lo ayuda a pensar, a poner las ideas en orden en la pausa para luego retomar su apretada agenda.
​De paseo. Aprontar el mate y salir rumbo a la rambla, en lo posible, junto a su esposa Marcela y sus dos hijas, Martina y Belén, es uno de sus recorridos más gratos, cuando el tiempo lo permite. “Me gusta caminar por la playa con mis hijas y mi señora, haciéndome tiempo para perder el tiempo”, dice, fiel a su filosofía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)