COMPORTAMIENTO 

El agotamiento de los influencers

El agotamiento pandémico y las exigencias de los algoritmos de las redes sociales han provocado que algunas de sus figuras quieran irse por problemas de ansiedad.

Influencer
Influencer

Últimamente a Jack Innanen, una estrella de TikTok de 22 años, le ha costado crear contenido. “Siento como si estuviera buscando beber de un barril que ha estado vacío desde hace un año”.

Pasar horas filmando, editando, elaborando guiones gráficos, interactuando con seguidores, consiguiendo patrocinios y equilibrando las diversas responsabilidades que conlleva ser un creador de contenido exitoso le han pasado factura. Innanen, como muchos otros influencers de la generación Z que se hicieron famosos en el último año, está agotado.

No es para nada el único. “Esta aplicación solía ser muy divertida”, dijo un creador de TikTok conocido como Sha Crow en un video de febrero, “y ahora tu creador favorito está deprimido”. Crow continuó explicando cómo sus amigos están lidiando con problemas de salud mental y el estrés de la vida pública.

El video se volvió viral y en los comentarios, decenas de creadores se hicieron eco de sus sentimientos.

A medida que las personas procesan colectivamente la devastación de la pandemia, el agotamiento ha afectado a casi todos los rincones de la fuerza laboral.

Según un informe reciente de la empresa de capital de riesgo SignalFire, más de 50 millones de personas se consideran creadores de contenido (también conocidos como influencers), y esa industria es el segmento de pequeñas empresas con más rápido crecimiento, gracias en parte a un año en el que la vida migró a espacios en línea y muchos terminaron confinados en casa o desempleados. A lo largo de 2020, las redes sociales crearon una nueva generación de jóvenes estrellas.

Sin embargo, en la actualidad muchos de ellos afirman haber llegado a un punto crítico. En marzo, Charli D’Amelio, la estrella más grande de TikTok con más de 117 millones de seguidores, dijo que había “perdido la pasión” por publicar contenido. El mes pasado, Spencewuah, una estrella de TikTok de 19 años con casi 10 millones de seguidores, anunció que se alejaría de la plataforma tras una riña con fanáticos de BTS.

“Muchos de los creadores de contenido de TikTok más viejos ya no publican tanto, y muchos de los más jóvenes se han ocultado”, dijo Devron Harris, influencer de TikTok de 20 años. “Simplemente dejaron de hacer contenido. Cuando los creadores intentan hablar sobre ser hostigados o estar agotados o no ser tratados como seres humanos, todos los comentarios que reciben dicen cosas como: ‘Eres un influencer, supéralo’”.

Todo lo que sube, baja

El agotamiento ha afectado a generaciones de creadores de contenido en redes sociales. En 2017, los influencers de Instagram comenzaron a abandonar la plataforma, afirmando que se sentían deprimidos y desmotivados. “Parece que ya nadie se divierte en Instagram”, escribió en ese momento un colaborador del blog This is Glamorous.

En 2018, Josh Ostrovsky, un creador de contenido de Instagram conocido como The Fat Jew, quien también había hablado sobre el agotamiento, se hizo eco de esas opiniones. “Con el tiempo habrá tantos influencers que el mercado estará demasiado saturado”.

Ese mismo año, muchos creadores importantes de YouTube comenzaron a alejarse de la plataforma, alegando problemas de salud mental. Sus críticas se centraron en el algoritmo de YouTube, que favorecía a los videos más largos y a los usuarios que publicaban casi a diario, un ritmo que según los creadores era casi imposible de lograr.

Pero los problemas de agotamiento en la comunidad de creadores son endémicos. “Si bajas el ritmo, puedes desaparecer”, dijo la youtuber Olga Kay a Fast Company en 2014.

Cuando una nueva generación de jóvenes estrellas comenzó a captar audiencia en TikTok a fines de 2019 y principios de 2020, muchos tuvieron la esperanza de que esta vez sería diferente. Habían crecido viendo a los creadores de YouTube hablar con franqueza sobre estos problemas. Aun así, no estuvieron preparados para el extenuante trabajo de construir, mantener y monetizar una audiencia durante la pandemia. “Es agotador”, dijo Jose Damas, un creador de TikTok de 22 años de Los Ángeles. “Se siente como si el día no tuviera suficientes horas”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados