Narrativa y autobiografía

Corbellini sobre Mario Levrero

Una indagación sobre los motivos del gran escritor.

Mario Levrero
Foto: Archivo El País

A catorce años de su muerte, Mario Levrero (Jorge Mario Varlotta Levrero, Montevideo, 1940-2004) ha mantenido y consolidado su condición de escritor de culto. Es un autor que, dentro y fuera de fronteras, sigue siendo reeditado y cuenta con un grupo, no masivo pero sí en crecimiento, de lectores fieles. Consecuencia de lo anterior, el creciente número de trabajos académicos sobre su obra. Del mismo modo que los abordajes de la crítica periodística sirven para orientar a los lectores, estos trabajos especializados son fundamentales para orientar el trabajo de los docentes de aula, fundamental para que los autores sigan llegando a las sucesivas generaciones.

Helena Corbellini (Montevideo, 1959), la autora de El pacto espiritual de Mario Levrero, es una valiosa narradora y poeta, investigadora, docente y amiga personal de Levrero, y pone en juego todas estas condiciones para hacer un valioso aporte analítico, sobre un texto —Diario de un canalla— en el que este autor se aborda a sí mismo como asunto, tarea que continuará en La novela luminosa —para muchos su obra mayor— y en Burdeos, 1972.

El primer aspecto a destacar es el panorama que la autora presenta sobre las distintas posturas teóricas acerca de cómo se relacionan narrativa y autobiografía. Corbellini fundamenta que el Diario… es autobiográfico porque Levrero busca indagarse y reconocerse —aunque lo que halle en la búsqueda le desagrade— y se expone al lector con sinceridad, difuminando por pudor sólo aquello que pudiera afectar a terceros.

El segundo, es la imagen de un Levrero que escribe para redimirse, para recuperar su mismidad de escritor y su relación perdida con el espíritu y lo luminoso, de las que se ha apartado. El Diario… es un camino de redención, arduo y desgarrador, pero imprescindible. En palabras del novelista: “En verdad no quisiera por nada del mundo revivir el tiempo aquel (…) Y sin embargo sé, siempre supe, que debo hacerlo para recuperar algo de aquello que fui, con el signo que quieran pero yo mismo, todo lo que precisamente había logrado descubrir y conquistar y fabricar en mí”.

Este trabajo de Corbellini resultará, por su rigor técnico, árido para el lector medio, pero será iluminador y útil para críticos y docentes que deberán estar atentos a futuros —y ojalá no muy lejanos— trabajos de Corbellini sobre Burdeos, 1972 y La novela luminosa.

EL PACTO ESPIRITUAL DE MARIO LEVRERO, de Helena Corbellini. Paréntesis Editorial, 2018. Montevideo, 144 págs.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)