Publicidad

Onicofagia: conocé cómo afecta la salud dental comerse las uñas, especialmente en niños y jóvenes

Es una costumbre de muchas personas y particularmente en los niños que se muerden las uñas se ha encontrado un aumento de enterobacterias.

Compartir esta noticia
Comerse las uñas daña también otras partes del cuerpo. (Archivo El País)
Woman in depression on gray background
mathompl/Getty Images/iStockphoto

El Tiempo/GDA
Parece inofensivo. Muchos lo hacen durante toda la vida. Quizás la máxima advertencia que les hacen a quienes se comen las uñas es que les van a quedar feas. Pero se trata de una cuestión mucho más grave. Pasamos a contarle de qué se trata este trastornoque puede tener diferentes orígenes y consecuencias de igual variedad.

Morderlas, a largo plazo, daña todas esas funciones. Este trastorno conocido como onicofagia acompaña a personas incluso durante años. Se trata de un hábito compulsivo, más frecuente en niños que en adultos, y puede ser una costumbre familiar.

“Puede ocurrir en situaciones de excitación, de ansiedad, de estrés, o en estados de aburrimiento o inactividad. Algunos lo consideran que es un signo que acompaña a un problema psicológico o psiquiátrico, que forma parte de los trastornos obsesivos compulsivos (TOC)”, explica en una entrevista la doctora Lourdes Navarro, especialista de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

La onicofagia persistente puede causar un cambio en la morfología de los dedos, que se vuelven más afilados y, aunque menos habitual, la doctora Navarro mantiene que puede aparecer osteomielitis (infección) de la falange distal.

Las alteraciones a distancia son raras, según añade la también miembro de la Academia Europea de Dermatología, como la reabsorción de la raíz del diente debido a la fuerza del mordisqueo y a los daños en las encías. Sin embargo, pueden suceder.

“En los niños que se muerden muy repetitivamente las uñas se ha encontrado un aumento de enterobacterias en la flora bacteriana de la boca”, explica.

De acuerdo con la Clínica Dental, Dr. Silvestre Rangil, en el caso de los menores morderse las uñas de manera compulsiva y prolongada estropea los dientes y puede ocasionar un deterioro excesivo de los incisivos, erosionando su esmalte y causando microtraumatismos en estas piezas dentales.

"En casos extremos los dientes llegan a astillarse, fracturarse, e incluso romperse", señalan.

Y agregan que, según estudios, existe una relación clara entre onicofabia y problemas mandibulares, concretamente en la articulación temporomandibular (ATM).

"Cuando esto ocurre como consecuencia del mordisqueo continuo, el paciente puede experimentar dificultad y dolor al masticar alimentos, además de molestias en cabeza, oído y mandíbula", resaltan.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

vida sana

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad