Publicidad

¿Qué pasa si comemos palta todos los días? Consejos de una nutricionista sobre cómo consumir esta fruta

Cómo aprovechar al máximo los aportes nutricionales de la palta e ideas de preparaciones saladas y dulces para incorporarla en la dieta.

Compartir esta noticia
Palta
Palta.
Foto: Freepik.

Redacción El País
La palta es una fruta rica en grasas saludables, fibra, vitaminas y minerales. Está de moda, pero con razón: su contenido de ácido oleico y ácidos grasos monoinstaruados impacta positivamente en la salud cardiovascular, reduciendo los niveles de colesterol plasmático. En este sentido, puede ser un componente ideal en una dieta saludable.

Sin embargo, su alto nivel calórico hace que muchas personas elijan no incluirla en su dieta. Según la Fundación Española de Nutrición, 100 gramos de palta aportan 141 calorías, una cantidad significativa si se compara con otras frutas como la sandía o el melón, que aportan 30 calorías por cada 100 gramos.

Pero las calorías no son lo único que importa. Cada 100 gramos de palta hay 12 gramos de lípidos, 5,9 gramos de carbohidratos, 1,5 gramos de proteína y 1,8 gramos de fibra. Además, contiene un 26% de la dosis diaria de vitamina K, 17% de vitamina C, 14% de potasio, 13% de vitamina B6 o 14% de B5, y es una excelente fuente de potasio, un mineral que ayuda a mejorar la función muscular y la regulación de la presión arterial.

Los beneficios de consumir palta.

Sí, la palta es un alimento altamente calórico y graso. Sin embargo, “alrededor del 77% de las calorías de la palta provienen de grasas y la mayoría son grasas monoinsaturadas saludables, como el ácido oleico”, explica Cynthia Morillas Arauz, dietista-nutricionista graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad Complutense de Madrid y especializada en Entrenamiento y nutrición deportiva. Estas ‘grasas buenas’, son “beneficiosas para la salud cardiovascular y pueden ayudar a reducir el colesterol LDL (colesterol malo)”.

Esta fruta también aporta antioxidantes como el glutatión y la luteína, que “pueden ayudar a proteger las células del daño oxidativo y contribuir a la salud ocular”, señaló la nutricionista.

Estos son algunas de las ventajas de consumir palta:

Salud cardiovascular: Las grasas monoinsaturadas pueden ayudar a mejorar los niveles de colesterol y reducir el riesgo de enfermedades cardíacas.

Control del peso: La fibra y las grasas saludables pueden ayudar a controlar el apetito y promover la saciedad.

Salud digestiva: La fibra puede mejorar la salud digestiva en general.

Salud de la piel: Los nutrientes y antioxidantes pueden contribuir a mantener una piel saludable y radiante.

¿Podemos comer palta todos los días?

Respuesta corta: depende. Respuesta larga: “El consumo diario de palta puede ser beneficioso siempre y cuando se haga con moderación y se ajuste a las necesidades calóricas y nutricionales individuales”, expone la dietista.

Un estudio publicado en la revista de la Asociación Americana del Corazón señaló que una palta al día, dentro de una dieta moderada en grasa, puede ayudar a mejorar los niveles de colesterol LDL en personas con sobrepeso y obesidad. Otras investigaciones asocian el consumo diario de este alimento con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares y otras dolencias.

No obstante, hay que tener en cuenta que “las grasas de la palta son saludables, pero densas en calorías, por lo que un exceso de consumo podría contribuir al aumento de peso si no se tiene en cuenta el equilibrio calórico total”, aclara Morillas. Como siempre en nutrición, es importante mantener una dieta variada y equilibrada, así como consultar con un profesional de la salud ante cualquier inquietud.

Recetas con palta.

Preparaciones saladas: con tostadas para desayunar, ensaladas con vegetales y/o pasta fría, sándwiches integrales, paltas rellenas, tacos con carne o vegetarianos, dip de palta para untar, salpicón, sopa fría de palta, brochette de vegetales.

Preparaciones dulces: helado de palta y banana, procesada con cacao amargo en rellenos de tortas, trufas de chocolate y palta, como “reemplazo” de la manteca en cualquier tipo de preparación de repostería.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad