Publicidad

La importancia de desarrollar habilidades blandas en el trabajo: el secreto para el éxito laboral

Si bien es importante contar con los conocimientos técnicos necesarios para el puesto, hoy las empresas ponen mucha importancia en otro tipo de capacidades.

Compartir esta noticia
Trabajo en equipo
Compañeros de trabajo felices.
Foto: Freepik.

Guillermo José Navarro del Toro & Luis Enrique Romo González
Si bien las habilidades técnicas y académicas son indiscutiblemente importantes, las habilidades blandas desempeñan un papel crucial en diversas áreas de la vida, desde el ámbito profesional hasta las relaciones interpersonales. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de habilidades “blandas” (también “suaves”, del inglés soft skills, esenciales o no cognitivas)? Tienen que ver con nuestra manera de trabajar: incluyen habilidades interpersonales como la comunicación o la capacidad de escucha, la gestión del tiempo, o la empatía.

Estas competencias personales son cada vez más valoradas por los responsables de contratación. Una persona puede tener excelentes habilidades técnicas y específicas para el trabajo, pero si no puede gestionar su tiempo o trabajar en equipo, es posible que no tenga éxito en su empleo.

Transversales y permanentes.

Aunque son especialmente importantes en trabajos orientados al cliente, las habilidades blandas son importantes para el éxito en el ámbito profesional, independientemente de cuál sea, pues todos los trabajadores exigen algún tipo de relación con otras personas. Además, son transferibles y pueden utilizarse aunque uno cambie de cometido.

Las habilidades blandas pueden ser atributos personales, características de la personalidad y habilidades comunicativas necesarias para tener éxito en el trabajo. Asimismo, determinan cómo una persona interactúa con los demás.

Algunos tipos de habilidades blandas incluyen:

  • Adaptabilidad.
  • Comunicación.
  • Pensamiento creativo.
  • Fiabilidad.
  • Ética de trabajo.
  • Capacidad de trabajar en equipo.
  • Pensamiento positivo.
  • Gestión eficaz del tiempo.
  • Motivación.
  • Capacidad de resolver problemas y conflictos.
  • Pensamiento crítico.

¿Cómo desarrollar habilidades blandas?

A diferencia de las habilidades técnicas, que se aprenden, las habilidades blandas son capacidades interpersonales que se ejercitan a través del trato y las relaciones con los demás. Son más difíciles de aprender y evaluar, al menos en un aula tradicional.

Por este motivo algunos programas de habilidades laborales cubren las habilidades blandas. Es posible que las aborden para que los solicitantes de empleo sepan qué son y la importancia de resaltarlas en su currículum.

Si ha estado trabajando por un buen tiempo, es posible que haya desarrollado algunas habilidades blandas. Por ejemplo, si ha trabajado en tiendas, seguramente se ha desenvuelto en un equipo. Si ha ayudado a clientes insatisfechos a encontrar una solución, ha utilizado habilidades de resolución de conflictos y solución de problemas.

Adaptabilidad y colaboración.

En el mundo laboral actual la capacidad de trabajar en equipo, comunicarse efectivamente y resolver problemas de manera creativa se ha vuelto tan valiosa como la experiencia técnica. Las habilidades blandas, que incluyen la inteligencia emocional, el liderazgo y la empatía, son determinantes para el éxito en cualquier carrera.

Las empresas buscan no solo individuos con habilidades técnicas sólidas, sino también aquellos que puedan adaptarse fácilmente a entornos cambiantes y colaborar eficientemente con colegas.

Las habilidades blandas son esenciales en la construcción y mantenimiento de relaciones sólidas. La empatía, la escucha activa y la capacidad de expresar ideas de manera clara contribuyen a la calidad de las relaciones personales. Estas habilidades no solo mejoran la comunicación, sino que también fortalecen la capacidad de comprender y respetar las diferencias, fomentando una convivencia armoniosa en todos los aspectos de la vida.

Por otro lado, vivimos en un mundo caracterizado por cambios constantes y rápidos. La capacidad de adaptarse y recuperarse frente a desafíos es vital. Las habilidades blandas, como la resiliencia y la flexibilidad, permiten a las personas enfrentar situaciones difíciles con una mentalidad positiva y aprender de las experiencias adversas. Estas habilidades no solo contribuyen a superar obstáculos, sino que también fomentan el crecimiento personal y profesional.

Comunicación efectiva y liderazgo.

La habilidad para comunicarse de manera efectiva es esencial en todos los aspectos de la vida. Ya sea en una presentación, una conversación cotidiana o una entrevista de trabajo, la capacidad de expresar ideas de manera clara y persuasiva es clave. Desarrollar habilidades blandas como la comunicación oral y escrita mejora la capacidad de transmitir mensajes de manera efectiva, lo que es fundamental en cualquier entorno.

El liderazgo efectivo y la colaboración exitosa se construyen sobre habilidades blandas sólidas. Líderes inspiradores no solo tienen habilidades técnicas, sino que también saben motivar, guiar y conectar con su equipo. La colaboración efectiva, por otro lado, implica la capacidad de trabajar armoniosamente con personas diversas, aprovechando las fortalezas individuales para lograr objetivos comunes.

Un perfil integral.

El desarrollo de habilidades blandas en la educación es esencial para preparar a los estudiantes para el éxito en todas las áreas de la vida. Al combinar habilidades técnicas con competencias blandas, se crea un perfil integral que no solo destaca en el ámbito profesional, sino que también enriquece las relaciones personales y contribuye al bienestar general.

Fomentar estas habilidades desde una edad temprana no solo beneficia a los individuos, sino que también fortalece la sociedad en su conjunto al cultivar ciudadanos capaces y conscientes.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Mente

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad