VIDEO

Heridos y detenidos en día marcado por la violencia

Gases lacrimógenos contra opositores en calles de Caracas.

Una jornada de fuertes disturbios se vivió ayer jueves en Caracas con saldo de varios heridos y detenidos, en el marco de una protesta de la oposición contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Entre nubes de gas lacrimógeno con las manos en alto, un grupo de manifestantes llegó hasta la barrera que les impedía el paso y con spray azul escribieron "Libertad".

La principal autopista de Caracas fue el escenario. La oposición desvió su marcha hacia la Defensoría del Pueblo para entregar unas firmas que piden la destitución de los magistrados del máximo tribunal de justicia, que la semana pasada se adjudicaron brevemente las funciones del Parlamento de mayoría opositora.

La oposición también exige elecciones generales para resolver la grave crisis política y económica, pero Maduro descarta un adelanto de las presidenciales, pautadas para diciembre de 2018.

Decenas de personas resultaron lesionadas, según periodistas de la AFP en el punto de mayor concentración, donde observaron al menos seis arrestos.

"Sacamos a dos personas con heridas en la cabeza, uno con un brazo fracturado y una periodista asfixiada", dijo a la AFP el diputado Miguel Pizarro, quien manifestó junto a varios colegas. Un guardia también fue herido con una roca grande.

Los choques se desataron cuando una marcha, que reunió a unas 10.000 personas, cambió de rumbo para dirigirse al centro de Caracas y fue impedida de avanzar por un barrera que más temprano habían instalado los uniformados.

Los opositores se concentraron en una autopista a la altura del barrio acomodado de Altamira, según el plan original, pero dirigentes como el excandidato presidencial Henrique Capriles pidieron luego movilizarse hacia la Defensoría del Pueblo, en el centro.

"Capriles está buscando unos muertos para incendiar el país", denunció el dirigente oficialista Freddy Bernal.

En el sector de El Recreo, la Guardia Nacional colocó inmensos camiones con los cuales formó un muro, bloqueando la autopista de ocho canales.

Luego, los guardias lanzaron gases lacrimógenos y chorros de agua, ante lo cual los manifestantes, varios con el rostro cubierto, respondieron con piedras. Tras varias horas de refriegas, la Guardia desmontó parte de la barrera para que dos camiones antimotines y decenas de efectivos pasaran a dispersar a los manifestantes con una lluvia de bombas lacrímogenas, que incluso alcanzó apartamentos vecinos.

Los manifestantes se replegaron a otros barrios donde se presentaban desórdenes de menor intensidad.

El reclamo de destitución de los jueces tiene pocas posibilidades de prosperar.

Antes de que el Parlamento pueda actuar, el llamado Poder Moral debe certificar que los jueces cometieron una "falta grave", algo improbable según analistas, pues sus integrantes—la Fiscalía, la Contraloría y la Defensoría del Pueblo— son cercanas al gobierno.

Presidente afirma que Venezuela está en paz.

"Venezuela está en paz, produciendo, trabajando, y pequeños focos violentos, con la autoridad de la Constitución, fueron neutralizados y no lograron su objetivo que es llenar de violencia a toda Caracas. Caracas está ahorita en absoluta paz", afirmó el presidente Nicolás Maduro en un encuentro con líderes religiosos transmitido por la televisora gubernamental VTV.

Los sectores que apoyan al gobierno del presidente Nicolás Maduro también se movilizaron ayer jueves, en Caracas. Desde una tarima, en el acto realizado, Diosdado Cabello —uno de los principales dirigentes chavistas— llamó a la Milicia Bolivariana, un grupo civil armado por el gobierno, a "pasar a la alerta combativa cuando la derecha pase la raya y crea que va a darle un golpe de Estado a Maduro".

Venezuela vivió ayer otra jornada de violencia. Foto: Reuters
Venezuela vivió ayer otra jornada de violencia. Foto: Reuters
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)