Sanduceros trabajan para rehacer monumento histórico en Plaza Constitución

Paysandú y la estatua perdida

El 6 de diciembre de 1864, el bombardeo brasileño a la sitiada Paysandú tiró la primera estatua con una figura humana que se colocó en Uruguay y la segunda en América: el monumento a la Libertad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En breve definirán dónde será la estatua que colocarán el 6 de diciembre. Foto: Archivo.

A siglo y medio de la desaparición de esa estatua, un grupo de ciudadanos se interesó en "revivirla", conocedores de que la tarea sería difícil pero también de que tenían gran voluntad y compromiso. Cuentan con el apoyo de decenas de personas e instituciones de Paysandú y pretenden volver a erigir la Libertad el próximo seis de diciembre. Por un lado juntan fondos y por otro buscan los restos o imágenes del monumento, del que hasta el momento no hay registros.

Revelar el enigma que existe sobre cómo era esa estatua los hizo viajar a ciudades argentinas para contactar a personas e instituciones, también hacer averiguaciones en Europa que siguen en curso. La estatua tiene un profundo simbolismo, ya que es parte de la histórica defensa de la ciudad dirigida por Leandro Gómez a fines de 1864 y principios de 1865.

Si en un mes no se obtienen más datos de la forma de la estatua original, los integrantes del Grupo Pro Restauración del Monumento a la Libertad informaron que optarán por avanzar en la construcción de una nueva estatua en base a descripciones en testimonios escritos y de estatuas de la libertad que hay en la región. Manejan que una en la plaza Constitución de la ciudad argentina de Rosario sería muy similar a la que estuvo en Paysandú, como también lo sería la de la Plaza de Cagancha en Montevideo.

"A cada paso encontramos dificultades y a la vez avanzamos", dijo Andrés Oberti, uno de los miembros del grupo. Agregó que en Paysandú "todos quieren participar y colaborar".

Las averiguaciones para dar con restos o imágenes de la estatua aportaron datos que se desconocían en Paysandú, entre ellos que fue realizada en Europa con mármol de Carrara (Italia) y que no fue hecha por José Livi en este país.

En la época que se trajo a Uruguay, desde Carrara se exportaban muchas estatuas a diferentes partes del mundo y existían catálogos de los productos que se ofrecían. Por ello, una de las líneas de investigación que siguen, es conocer si existen aún esos catálogos y si hay registros del envío de una estatua a Paysandú.

Recientemente, contactaron a un sanducero que desde hace años vive en la zona de Carrara, trabaja en el sector del mármol con empresas allí ubicadas y está buscando información.

También mantuvieron contacto con una empresa en Buenos Aires que hace estatuas con un material nuevo de origen francés. Les informaron que hacer la estatua les lleva dos meses pero ponen un plazo de cuatro meses ante eventuales atrasos. El costo aproximado rondaría los US$ 6.000.

HISTORIA.

El monumento y estatua a la Libertad estaba erigido en la hoy plaza Constitución de Paysandú (que en 1859 se llamaba Libertad) y fue la primera pieza escultórica del país. Este dato está corroborado por varios autores (Pivel Devoto, Barrios Pintos, y más cercano en el tiempo, el Arq. Nery González, una autoridad en Patrimonio) y no fue un homenaje a un personaje o prócer alguno, sostienen los promotores de colocar una nueva estatua.

La idea original fue colocar en lo alto a "La Libertad", en medio de la plaza. Sobre el pedestal de base cuadrada rezaban tres frases que redactó el doctor Eduardo Acevedo: "La Educación es la base de todas las libertades"; "La Constitución asegura todas las libertades" y "Conservemos la Constitución". En el cuarto lado decía: "Erigida el 20 de enero de 1859".

Y simbólicamente, una de las primeras abatidas durante los intentos de tomar Paysandú por fuerzas argentinas, brasileñas y tropas uruguayas fue "la Libertad", ese mismo 6 de diciembre. La estatua de mármol de Carrara medía aproximadamente 1.26 metros de alto y cayó al costado del basamento (de 3 metros de altura) al impactar una bala de cañón a sus pies.

Leandro Gómez y otros defensores fueron fusilados el dos de enero de 1865. Ese mismo día, desembarcó entre las ruinas de la ciudad el almirante de la escuadra argentina, José Félix Murature, ayudó a heridos y también intentó frenar los asesinatos de los derrotados.

Murature además de marino era fotógrafo y tomó 12 fotografías en días posteriores, en una de ellas se ve el basamento de la estatua y parte de la misma a su costado, en el piso. Estos restos de "la Libertad" fueron recogidos por el propio Murature y trasladados hacia Buenos Aires, informó el Grupo Pro Restauración del Monumento a la Libertad.

En 1870, un grupo de ciudadanos de Paysandú publicó una carta en el diario "El Siglo" de Montevideo, preocupados por el paradero de los restos de la estatua, al "enterarse de que Murature se la regalaría al Sr. Lezama" y sostenían que el gobierno debería hacer algo para rescatar la estatua.

A los pocos días el propio almirante contestó en el mismo medio, que no pensaba regalar los restos de la estatua a nadie y que —por el contrario— esperaba entregarla formal y oficialmente a autoridades uruguayas, luego de haberla reconstruido y conservado a su costo.

Nada más se supo, si hubo algún reclamo oficial o no, ni el destino de la famosa estatua, que tras la muerte de Murature quedó oculta tras un manto de olvido.

La piedra fundamental en la Plaza Constitución

n El 6 de diciembre de 2014, fue colocado en la Plaza Constitución de la ciudad de Paysandú la piedra fundamental del monumento a la Libertad, que se pretende volver a levantar.

El acto comenzó a las 10:30, hora en que se sostiene que empezó el bombardeo brasileño a la capital sanducera el seis de diciembre de 1864.

Sirenas de bomberos y de conocidas empresas de la ciudad, además de cañonazos iniciaron el acto, del que participaron cientos de personas, entre ellos integrantes del Grupo Pro Recuperación de la Estatua a la Libertad, el entonces intendente Bertil Bentos, el diputado Walter Verri, el prefecto de Puerto, capitán de Fragata Wilson Espíndola, y el jefe del destacamento de bomberos José Severo. Se prevé que el monumento tendrá una base cuadrada de material de unos tres metros de altura, encima irá una base piramidal con escalones sobre la que estará la estatua. El capitán Hermógenes Masanti escribió un diario durante la resistencia de Paysandú en que relató que "en el centro de la plaza se elevaba una pequeña pirámide con la estatua de la Libertad. Un proyectil de la escuadra brasileña, disparado a las 2 de la tarde, hace saltar en pedazos el monumento".

El coronel Pinilla fue quien ordenó esta obra

En 1857, el militar, político y juez de paz, Basilio Antonio Pinilla Magón, cumplía funciones diplomáticas en Buenos Aires. El gobierno de la época, a cargo de Gabriel Antonio Pereira, decidió trasladarlo a Paysandú, con el fin de impulsar y concretar obras de infraestructura necesarias para una villa en crecimiento y que pocos años después sería declarada ciudad. Pinilla ya había estado al mando de la jefatura política del departamento en 1833 y 1834. Ahora, como coronel debía cumplir otra función. En 1857, La villa de Paysandú era la población más importante del departamento sanducero (que incluía aún al de Río Negro), por su ubicación estratégica sobre un puerto natural del río Uruguay y por su fácil comunicación con la vecina orilla. Contaba con 14.000 habitantes. Entre las obras que Pinilla impulsó está la estatua a la Libertad erigido en la hoy plaza Constitución (que en 1859 llevaba el nombre de Libertad), recuerdan quienes intentan colocar una nueva estatua.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)