ROBAN A PRODUCTORES

Morrones, el nuevo botín de los ladrones uruguayos

A $ 300 el kilo, se transformaron en blanco de delincuentes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ladrones se llevaron una fortuna de una sola plantación. Foto: Luis Pérez

En momentos en que un kilo de morrón rojo cuesta aproximadamente $ 300, y que parecería casi un hito encontrarlo en las comidas uruguayas, los delincuentes han aprovechado la situación para desabastecer las cosechas de los invernaderos.

Los productores más afectados por estos delitos son los que tienen sus plantaciones cercanas a las zonas pobladas, en los diferentes departamentos del interior.

Francisco y Daniel Pimentel son hermanos. Integran una familia que tradicionalmente ha estado vinculada a las tareas de campo: la siembra, la cosecha y la venta de frutas y verduras.

La chacra en donde se desarrolla el negocio familiar se encuentra próxima al hipódromo de Salto. Según relataron los hermanos, los tiempos han cambiado y la delincuencia también. Quienes antes preferían robar una bicicleta en el pueblo, o alguna cartera "a la pasada", ahora optan por los morrones, preferentemente los rojos. El objetivo es venderlos a un precio más bajo del que se encuentra en el mercado.

"Todos los que estamos en el rubro, en esta zona, pasamos por lo mismo; cuando entran a robar durante el día se llevan lo mejor porque pueden seleccionar y ver lo que hay, y si es de noche marchan con lo que venga, dañando plantas que luego dejan de producir", declaró Daniel a El País, consternado por la situación que le está tocando vivir a su familia. En la chacra de los Pimentel, la Policía ya logró detener a un joven que a plena luz del día se llevaba al hombro una bolsa llena de morrones. Sin embargo, el hecho no sirvió de escarmiento para los ingeniosos delincuentes que logran sortear alambrados para acceder a los campos con plantaciones.

Los hermanos aseguran que estos hechos desalientan a seguir trabajando e invirtiendo. "Es un dolor de cabeza y un riesgo constante al que estamos expuestos, porque cuando salimos a perseguir a los ladrones, no sabemos a qué nos enfrentamos; siempre son menores los que andan en esto porque saben que si caen presos a las tres horas se los entregan a sus padres, no se los puede ni tocar", se quejó Daniel.

A los tiros.

El encargado de otra chacra en Salto, que pidió no ser nombrado, señaló que la única forma de evitar el robo de los productos de alto costo como el morrón y el tomate es "a los escopetazos".

"Acá no hay más remedio que prenderles balas a los ladrones porque, si no, no se frena a este tipo de gente", relató el trabajador, que a su vez confesó estar "harto de la situación" por los reiterados robos.

"No se lo llevan para la olla"

Los productores de morrones y tomates comparan la situación que están viviendo con lo que sucede en diferentes establecimientos ganaderos: el abigeato. "No llevan para comer, lo que roban es para comercializar, porque una o dos bolsas de morrones no son para la olla, son para vender", dijo un productor a El País.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)