Empresarios URUGUAYOS Y EXTRANJEROS LA VEN como una industria naciente 

Marihuana legal: un trampolín para otro negocio "rentable"

La venta de la marihuana a US$ 1 el gramo limita a aquellos que ven al abastecimiento a farmacias como un negocio atractivo. A pesar de esto, hoy hay 10 empresas que compiten por ser los primeros productores de marihuana en Uruguay. ¿Por qué? Muchos ven a la producción recreativa como el puntapié inicial a otros negocios vinculados a la droga.

Investigación y marihuana medicinal se abren como un atractivo negocio. Foto: AFP.

  •  
GABRIELA CORTIZASdom feb 1 2015

"Latin America Hemp Trading (LAHT) se presentó en la licitación de cannabis psicoactivo no médico pensando en una oportunidad más de negocio. Es decir, con el know how que se tiene, poder intervenir en una nueva unidad de negocio", explicó a El País Fabrizio Giamberini, director de LAHT.

Su empresa llegó a la recta final del llamado a productores que realizó el gobierno. De un total de 22 oferentes, quedó entre los mejores once. Sin embargo, decidió retirarse de la contienda.

"Dada las condiciones establecidas de producción, los riesgos del proyecto y su nivel de inversión han hecho inviable económicamente al proyecto", dijo. "Ni siquiera llegamos a nuestro punto de equilibrio".

Giamberini explicó que el sistema de producción que pretende el gobierno es "realmente exigente", y significa, dijo, el desarrollo de una agroindustria con un sistema continuo de producción".

"De igual forma estamos trabajando en otros proyectos vinculados con nuestro core business, el cáñamo, que se desarrollará en el correr de este año", apuntó.

El empresario, que participa desde 2010 de investigaciones conjuntas con el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), espera ahora la reglamentación de la marihuana medicinal para evaluar su participación.

Medicinal.

El mercado de la marihuana medicinal es notoriamente más atractivo que el de la marihuana recreativa.

Frente al dólar por gramo de marihuana recreativa que pretende cobrar el gobierno, están los 10 dólares que —dependiendo de muchos factores— se puede llegar a vender el gramo de marihuana medicinal.

Y esto teniendo en cuenta, solamente, el precio de la droga en su estado natural.

El mercado de la marihuana medicinal es mucho más amplio. Aceites, ungüentos, ingredientes para cocinar de diverso tipo: para cada afección y perfil hay una manera adecuada de consumir la droga.

Esto abre una batería de industrias en el país y, además, la posibilidad de exportar.

El prosecretario de la Presidencia, Diego Cánepa, dijo ante la ONU en Viena el pasado año, que Uruguay podrá exportar marihuana con fines medicinales. "En la exportación para fines medicinales sólo vamos a habilitar la exportación del producto: la pastilla, el aceite, no de la flor", precisó.

"El mercado de la marihuana tiene dos aspectos, una de consumo medicinal y otra no medicinal. Sobre la marihuana medicinal vamos a desarrollar toda una industria y hay mucho interés de las empresas farmacéuticas más grandes del mundo", destacó.

El País se contactó en octubre con un grupo de expertos israelíes —donde el cannabis medicinal ya es legal— que se reunió con autoridades uruguayas para proponer un modelo de negocio exportador de marihuana medicinal.

"Vemos un potencial en Uruguay para convertirse en un centro de producción y exportación de cannabis de nivel internacional", dijo Avner Barack, experto en plantación.

La investigación en torno a esta industria también es un atractivo que ya sedujo, sobre todo, a compañías internacionales.

Varios de los productores que se presentaron al llamado confesaron a El País que su principal interés no es la marihuana recreativa, sino toda la industria que se genera alrededor de esta.

Y las reglas del juego poco claras y exigentes para los productores acotan la cartera de interesados.

Frenos.

Además de los costos iniciales que debe asumir el productor —se habla de US$ 1,5 millones—, están las interrogantes que surgen alrededor de la proyectada plantación.

Un motivo de preocupación, por ejemplo, es quién se hará cargo de los costos de traslado de la droga, que se distribuirá desde un predio en San José a las farmacias de todo el país.

Según el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA), se debe considerar la totalidad de las distancias desde el lugar de producción hasta los puntos más distantes con frecuencia quincenal y será el propio Instituto el que determine un plan de distribución equitativo a nivel nacional para cada productor.

Todos los adjudicatarios tendrán responsabilidad sobre el territorio nacional y al momento no se habla de un precio diferencial para quienes, por ejemplo, transporten la droga a Rivera o Artigas.

El IRCCA aclaró además que no se otorgará ningún seguro a los productores y ningún tipo de subsidio.

El material de inicio será proporcionado por el IRCCA, pero será el productor quien tendrá que mantener las plantas madres para seguir la reproducción.

Los productores seleccionados se deberán hacer cargo también de un canon fijado por el IRCCA y la seguridad interna del previo y durante todo el proceso de distribución.

El precio también será fijado por el IRCCA. Y, según intenciones del gobierno, no superará el US$ 1 por gramo para poder competir contra el narcotráfico.

"Se descarta la utilización de impuestos como el IMEBA, IVA e IMESI, que podrían ocasionar que la actividad de producción y expendio resultara inviable desde el punto de vista económico", explicó el IRCCA en su página web.

Los productores tienen prohibido diseñar un packaging con fines de diferenciación comercial y, además, tienen prohibida la realización de publicidad o patrocinio.

Traspaso.

El cambio de gobierno es otra de las cosas que mantiene en jaque a los diez productores que se disputan las licencias.

Además de los atrasos que se experimentó en la puesta a la venta de la marihuana —se preveía para el primer semestre de 2014— hoy se duda, incluso, si serán las farmacias las encargadas de venderla.

El presidente electo, Tabaré Vázquez, calificó de "insólito" el hecho de que sean las farmacias los puntos de venta.

"Vamos a ver muy atentamente qué resultados da eso. Va a haber una evaluación estricta y muy de cerca sobre el impacto que tenga en la sociedad esta ley. Lo vamos a analizar con mucho cuidado. Y si en algún momento vemos que no funciona, no dudaremos un instante en hacer las correcciones que sean necesarias", dijo.

En cuestión de días el IRCCA adjudicará las licencias para los primeros productores de marihuana estatal, pero antes de plantar hay varias cuestiones que resolver.

Qué permite la ley de la marihuana

1

Producción todo el año

La marihuana se plantará en un predio del Estado en San José con guardia las 24 horas. No cuenta con agua corriente y el acceso al agua para riego y otros fines se prevé mediante perforación. No se prevén tarifas diferenciadas para los productores, a quienes se les asignará un mínimo de una hectárea por productor.

2

Compra en farmacias

La marihuana se vendería en las farmacias de todo el territorio nacional. Los productores deberán envasarla en paquetes de 5 o 10 gramos, que deberán distribuir periódicamente en vehículos con seguridad. Los consumidores podrán comprar hasta 40 gramos mensuales. El gobierno planea vender la marihuana a US$ 1 el gramo.

3

Registro de clientes

Hay diferentes vías para acceder a la marihuana excluyentes entre sí. Se podrá optar por la compra en farmacias, el autocultivo o los clubes de membresía. Los consumidores deberán estar registrados. Deben ser ciudadanos o residentes y mayores de 18 años. Hay 16 solicitudes en trámite para clubes de membresía, que ya están funcionando.

4

Tratamiento y prevención

En las ciudades con más de 10.000 habitantes se instalarán dispositivos de información, asesoramiento, diagnóstico, derivación, atención, rehabilitación y tratamiento e inserción de usuarios problemáticos de marihuana y otras drogas. La publicidad, promoción o patrocinio de la marihuana está prohibido.

Universidad de la República

Determinan el perfil del cannabis uruguayo

El Grupo Interdisciplinario de Estudios con Cannabis de la Universidad de la República logró diferenciar el perfil genético de todas las plantas de marihuana que se consumen en Uruguay.

El grupo de expertos trabajó con muestras obtenidas a través de clubes de membresía y autocultivadores y tiene la potencialidad de ser usado en “trazabilidad molecular”.

Potencialmente se podrá utilizar para definir cómo se obtuvo una planta o la marihuana cosechada. “Si bien no es nuestro objetivo principal, esperamos que del conocimiento obtenido se vean beneficiados distintos sectores de la comunidad”, explicaron Búrix Mechoso y Atilio Falconi, integrantes de este equipo de trabajo.

Los expertos aseguraron que la regularización de la producción de marihuana ayudó a que la investigación se llevara adelante con mayor agilidad.

“Anteriormente, si bien estaba contemplada la investigación, era prácticamente imposible que se pudiese llevar a cabo”, dijeron.

El Grupo Interdisciplinario se aboca actualmente a realizar solicitudes de financiamiento ante organismos nacionales.

“La idea del Grupo es seguir cumpliendo con las etapas propuestas e ir incorporando distintas áreas del conocimiento a nuestro proyecto inicial”, afirmaron.

En etapas posteriores, el Grupo Interdisciplinario buscará determinar los efectos biológicos de cada especie.

Como parte de la Universidad, el Grupo asesora al Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA) en el montaje de su laboratorio.

Hasta el momento no se han realizado estudios a nivel humano.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.