POLÉMICA DECISIÓN

Justicia resolvió restituir a España a niña de padre denunciado por abuso

El padre había rechazado dos veces la medida de restricción. 

La Justicia resolvió que una niña de cinco años que según su madre y una serie de pericias psicológicas fue víctima de abuso sexual por parte de su padre, regrese a España, donde este reside.

La decisión había sido tomada anteriormente con la condición de que el padre aceptara una restricción de no acercarse en un radio de 500 metros tanto a su hija como a la madre, pero en dos ocasiones el hombre decidió no aceptarla, motivo por el que se archivó el caso.

En los últimos días, el padre de la niña decidió aceptar la restricción, decisión que motivó a la Justicia a acceder a la restitución de la niña a España junto con su madre. 

"Es una decisión que no tiene ni pies ni cabeza", indicó a El País María, la madre de la niña. La mujer indicó que además en Uruguay cuentan con custodia policial para cada una ya que en una ocasión el hombre amenazó con viajar a Uruguay a buscarlas y le indicó que "más te vale que sea por las buenas".

Además el hombre cuenta en Uruguay con una denuncia penal por desacato, ya que se le tenía prohibido intentar contactarse con ella o con su hija, orden que no acató.

"Me hablaba por Facebook, se hacía cuentas falsas, me llamaba todo el tiempo sin parar", explicó la madre de la niña y agregó que mañana el hombre deberá comparecer ante la Justicia española ya que también tiene una denuncia penal en ese país.

"Es una antítesis", opinó María, "por un lado estamos acá con custodia policial para protegernos de él y por el otro la Justicia nos manda a España", explica la mujer.

Abuso.

María llegó con su hija en abril del año pasado para pasar Semana de Turismo como hacía todos los años. "Él me dijo que me radicara acá, que me quedara, pero cuando le dije que mi hija estaba haciendo dibujos raros (fálicos) cambió de decisión y me dijo que volviera", fue en ese momento que se inició un juicio internacional por sustracción de la menor. 

La madre contó que al llegar "la niña no permitía que nadie la tocara ni abrazara, arañaba y manifestaba miedo sobre todo por los hombres de la familia".

María consultó y pocas semanas después la psicóloga infantil Laura Gandolfo le confirmó que veía en la niña indicadores de abuso sexual por parte del padre. También consultó a otra psicóloga y sexóloga, quien coincidió en el diagnóstico.

En el momento en que el padre radicó la denuncia, la jueza de Familia de 8° Turno, Rossana Pose, ordenó la restitución de la menor. Sin tener en cuenta las pericias de las psicólogas particulares ni interrogar a la madre.

Además se realizó una pericia forense por parte de la psicóloga Ana Nin, quien confirmó que madre e hija fueron víctimas de violencia doméstica.

En la pericia, a la que accedió El País, la profesional afirmó sobre la niña: "A través del juego expresa miedos a la figura masculina que representa el rol paterno ausente o agresivo (…) ubica a la madre en un rol salvador y reasegurador (...) Cuando se indaga más acerca de la situación, se hace caca, se angustia y deja de jugar".

Nin dijo que es necesario que la niña continúe con el tratamiento psicoterapéutico y que la madre reciba orientación psicológica y por eso señaló "la conveniencia de la residencia en Uruguay para que madre e hija tomen distancia a la situación disfuncional y agresiva vivida y recobren la confianza perdida en un marco familiar continente y estable

"La jueza Rossana Pose es la misma que ahora me dice que el padre tiene 15 días para enviar los pasajes y que la decisión no es apelable", explica María mientras cuenta que se enteró de la decisión por un documento que le llegó a su casa el viernes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar