DERECHOS HUMANOS

Trabajo infantil alcanza 67.000 niños uruguayos

Informe de DD.HH. de EE.UU. alerta por trata de personas.

Alertan sobre una gran cantidad de menores que trabajan de forma irregular. Foto: N. Pereyra

  •  
05 mar 2017

Unos 67.000 niños y adolescentes trabajan en Uruguay, según denuncia el informe anual del Departamento de Estado de Estados Unidos, que a su vez cita datos del Comité Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil. El documento del gobierno norteamericano también advierte que "un bajo porcentaje de niños entre las edades de 5 a 17 años mendiga para vivir" y que "algunos niños también fueron sometidos a explotación sexual y comercial".

El Departamento de Estado recuerda que la edad mínima para trabajar en Uruguay es de 15 años, aunque se pueden otorgar permisos especiales a partir de los 13. Los mayores de 15 hasta los 18 también requieren un permiso del gobierno. Señala que el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) es el encargado de supervisar el cumplimiento de la normativa, pero que "debido a la falta de recursos específicos, el control del cumplimiento es variado y especialmente escaso en la economía informal donde tuvo lugar la mayoría del trabajo infantil".

El informe, que maneja datos de 2014, señala que en ese año se otorgaron 3.787 permisos de trabajos para menores. Y que las actividades que más realizan tienen que ver con la industria alimenticia; desempeñándose en supermercados, restaurantes de comida rápida y panaderías, también en pequeñas granjas y avícolas. Realizan tanto tareas administrativas, como de limpieza.

El Departamento de Estado dijo que se investigaban 54 denuncias de trabajo infantil. Entre las actividades irregulares que se constataron se destacan casos de niños que se desempeñaban como vendedores ambulantes o recolectando y reciclando residuos.

El documento recuerda que el Comité de Derechos del Niño de la ONU presentó meses atrás una evaluación del cumplimiento del país con la Convención sobre los Derechos del Niño y sus Protocolos, y en este alertó "su preocupación por los niños que son explotados económicamente, en especial en la venta callejera, la recolección de residuos, la construcción y los sectores del trabajo doméstico y rural".

También se señala que mientras tres de cada diez empleados del sector privado trabajan de forma informal, por tanto sin los beneficios de la seguridad social, sin ser parte del Fondo Nacional de Salud (Fonasa) y sin recibir salario vacacional ni aguinaldo, esta cifra crece al 61% en jóvenes de entre 14 y 19 años. Este es el sector en que hay mayor actividad laboral irregular.

Tráfico.

En un anexo sobre trata de personas, el Departamento de Estado advierte que "Uruguay es un país de origen, tránsito y destino para hombres, mujeres y niños sometidos a trabajos forzados y tráfico sexual".

El documento sostiene que mujeres uruguayas "se ven obligadas a la prostitución en España, Italia, Argentina y Brasil", aunque sostiene que la cantidad de víctimas ha disminuido en los últimos años.

También señala que "mujeres de República Dominicana y, en menor medida, de América del Sur, son objeto de tráfico sexual en Uruguay".

Advierte, además, que "los trabajadores extranjeros, particularmente de Bolivia, Paraguay, Brasil, República Dominicana y la Argentina, están sometidos a ser mano de obra en la construcción, dedicarse al servicio doméstico o trabajar en tiendas al por mayor, en industrias textiles, en la agricultura o en el procesamiento de madera". Y detalla que en 2014 se descubrieron casos de pescadores extranjeros víctimas del trabajo forzoso, sin pago de salarios y sometidos a abuso físico y verbal.

El Departamento de Estado sostiene que "el gobierno de Uruguay no cumple plenamente con las normas para la eliminación de la trata, sin embargo está haciendo esfuerzos significativos para hacerlo". Y destaca el mayor procesamiento de personas. También señala que no hay suficientes recursos para atender a las víctimas. Estados Unidos recomienda a Uruguay una ley para prohibir todas las formas de trata en el país.

Destacan respeto a libertades individuales.

El Departamento de Estado norteamericano destacó en su informe sobre Derechos Humanos la garantía de las libertades civiles en Uruguay, desde la libertad de culto, a la de prensa, pasando por la de reunión pacífica, académica y de poder ingresar a cualquier página de Internet sin censuras. Destacó, además, el respeto a la integridad de las personas y el derecho de los ciudadanos a elegir un gobierno a través de elecciones libres y transparentes, con sufragio universal. Y que la legislación establece sanciones penales para casos de corrupción a nivel oficial y en el gobierno, y que esto funciona de manera eficaz.

Por otro lado, destacó la protección de refugiados, en referencia a los 42 sirios que llegaron al país provenientes de campos de refugiados en el Líbano, señalando que se les dio asistencia económica y empleo.

Por otro lado, el Departamento de Estado alertó sobre las "duras condiciones" en las prisiones y centros de detención de Uruguay. Y sostuvo que "en algunos casos puede peligrar la vida de los reclusos debido a la corrupción policial, armas de fuego y drogas en establecimientos carcelarios". También alertó sobre "tráfico de drogas y extorsión por parte de bandas carcelarias, mal mantenimiento y malos servicios en las instalaciones, uso excesivo de la fuerza y el aislamiento como medidas disciplinaria, y atención médica inadecuada". Sobre este último punto advierte sobre la deficiencia de atención especializada para presos discapacitados.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.