HAY MÁS RECLUTAS

Hay lista de espera para ser soldado en el Ejército

Parece ser una reacción natural ante la escasez de empleos

El recluta ingresa con entre 18 y 30 años de edad, o hasta 40, si posee una especialidad. Foto: F. Ponzetto
El recluta ingresa con entre 18 y 30 años de edad, o hasta 40, si posee una especialidad. Foto: F. Ponzetto

Por primera vez en varios meses, hay lista de espera para ingresar al Ejército en cargos de personal subalterno en las unidades de todo el país, dijeron a El País fuentes de la fuerza de tierra. Es algo cíclico y tiene una explicación social: cuando el empleo cae, las altas de las Fuerzas Armadas suben y viceversa. En estos tiempos hay más altas que bajas en los cuarteles.

Lo concreto es que a nivel de las autoridades militares hay conformidad porque por primera vez en mucho tiempo las altas superan ampliamente a las bajas que cada mes se presentan. Las personas están hoy anotadas y esperando su turno para capacitarse y poder servir en las distintas unidades.

Según las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE), en mayo la tasa de desempleo cayó frente a abril y se mantuvo sin diferencias con respecto a la registrada en el mismo mes del año pasado. En mayo la estimación puntual de la tasa de desempleo para todo el país se ubicó en 7,9%, una diferencia de 0,6 puntos porcentuales con respecto al mes anterior (8,5%). En Montevideo, para mayo el desempleo se estimó en 8,9%, y en el interior del país en 7,2%.

Los $ 14.000 mensuales que reciben los soldados de Primera cuando ingresan no resultan un desestímulo para los reclutas, sino al contrario. Una vez en la fuerza las personas tienen vestimenta y comida garantizadas, un trabajo seguro y una amplia posibilidad de capacitación en las más diversas actividades. A esto se debe agregar que pueden viajar al exterior a participar de las misiones de paz de la ONU y recibir una paga extra por ello.

Profesiones.

Electricista, pintor, carpintero, chofer profesional, sanitario, albañil y hasta operador de máquinas retroexcavadoras son algunas de las profesiones a las que los reclutas pueden acceder una vez que ingresan al Ejército. Esto les da herramientas para el futuro, explicaron los informantes.

Una vez aceptado, el recluta puede continuar sus estudios en el liceo extraedad que hay en el Ejército y capacitarse, o bien seguir la carrera de sus amores mientras la coyuntura no le sea favorable. Al ingresar, los reclutas son derivados a las instalaciones del grupo de Artillería 1 donde toman un curso de capacitación de varias semanas de duración.

Al cabo de un tiempo, el recluta se convierte en soldado de Primera y pasa a desempeñarse en una unidad militar. Firma un contrato por dos años que se renueva automáticamente si no se le pide la baja.

Uruguay participa desde hace muchos años en las misiones de paz de Naciones Unidas. Hoy el país envía soldados para el contingente destacado en la República Democrática del Congo (RDC) y observadores a la península del Sinaí, en Egipto. Ha habido tropas uruguayas en Camboya. Uno de los alicientes que pueden tener los soldados es instruirse en la Escuela de Operaciones de Paz (Enopu) del Ejército, un centro de capacitación para militares, policías y civiles que van a participar de una de esas misiones al servicio de la ONU, que les permite aumentar sus ingresos de forma considerable.

La gran mayoría de los efectivos del Ejército ha participado al menos en una misión de paz.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)