COMO EL CARTEL “MONTEVIDEO”

Figuras con las que todos quieren sacarse una selfie

El escultor Alberto Morales Saravia sigue sumando personajes populares.

Obdulio Varela: Alberto Morales junto a su última obra de "El negro jefe". Foto: F. Flores
Obdulio Varela: Alberto Morales junto a su última obra de "El negro jefe". Foto: F. Flores

Coincidiendo con los 100 años del nacimiento de Obdulio Varela, ayer se inauguró en el Shopping Tres Cruces la escultura del histórico capitán celeste realizada en resina por Alberto Morales Saravia, quien se ha transformado en el escultor uruguayo más popular de los últimos años.

Su primera obra que tomó estado público fue la de Carlos Gardel que hizo para Nacional y se instaló en el Parque Central. Luego le siguieron la del "Zorzal criollo" ubicada en el bar Facal de 18 de Julio y Yi; la de Alfredo Zitarrosa en Pando, la de Luis Suárez en Salto; la de Alcides Edgardo Ghiggia (también en Facal); la de Gerardo Matos Rodríguez que está en el Museo del Tango del Palacio Salvo y la de la Villa Yeruá de Malvín con Gardel e Irineo Leguisamo. La próxima, según sus planes, será la de José Nasazzi, el futbolista que lideró la selección en las conquistas de las medallas de oro en los Juegos Olímpicos de París 1924, Ámsterdam 1928 y la Copa del Mundo de 1930.

Pese a la notoriedad que ha alcanzado con todas estas figuras, Morales advierte que muchas veces su trabajo se hace cuesta arriba. "La de Obdulio Varela la empecé de obstinado. El artista no puede estar golpeando muchas puertas, porque demora. Tiene que pensar y trabajar. Llamás a varios lados, a personas del Estado, y no tenés mucho apoyo. Entonces, empecé a hacerla solo. Y después tuve la suerte de que Tres Cruces me apoyara", señala.

"La hice primero en arcilla, porque el barro es lo más barato. Después, cuando se la pasa a bronce o a resina, ahí se ven los costos. El molde de látex es caro, siempre tiene que haber algún apoyo. Aparte, hago esculturas artísticas que yo mismo me las financio. Y con todo no se puede", agrega el artista.

Con las uñas repletas de pintura y resina, que evidentemente no pudo retirar con un solvente, aunque impecablemente entrajado para el acto protocolar de presentación de su última obra, Morales opina: "Me parece que una escultura monumental de Nasazzi sería ideal ahora que estamos publicitando el Mundial 2030. Quiero hacerla en escala 1,5".

Perfil.

Alberto Morales Saravia tiene 44 años, es de Montevideo pero vive en Pando, está casado y tiene 3 hijos. Estudió publicidad y dibujo artístico y trabajó como aerografista. También hizo escenografías para películas y para el carnaval. Y colabora con otros escultores, como Ignacio Iturria.

Conocedor de la riquísima historia de la estatuaria nacional, de los maestros que llevaron al bronce a las grandes figuras del país, él define mejor que nadie su obra: "Son esculturas humildes pero muy inclusivas. La gente se puede apoderar de ellas, fotografiarse con ellas, porque por un momento traen a la vida a estas personas comunes que poniéndole amor a su trabajo hicieron cosas importantes para su país".

Trabaja solo en la realización y el modelado. Y con la fibra recibe la ayuda de su primo. "Después de la arcilla se pasa a un molde de yeso, que se podría llevar al bronce. O a un molde de látex para hacerla en resina. Hay que hacer la escultura, la cáscara y luego la escultura otra vez, que pude ser maciza o hueca", explica.

El Negro jefe terminado y José Nasazzi en la mira.

Para hacer al "Negro jefe", Alberto Morales estudió todos los detalles, como las características de la pelota "Duplo T", con la que se jugó la final del Maracanazo. Su próximo objetivo es José Nasazzi, otra de las glorias del fútbol uruguayo.

Las esculturas le llevan aproximadamente un mes y medio de trabajo, pero la de Obdulio Varela tuvo que terminarla en 15 días para poder presentarla. Quería la autorización de la hija del "Negro jefe" para terminarla, y le costó "cerca de un mes" encontrarla.

Morales dice que valora todas sus obras por igual y que ellas le han traído "muchas satisfacciones", pero que en general siempre le gusta "un poco más la última".

Marta Varela: "Le hizo hasta la cicatriz del cuello".

"Le hizo hasta una cicatriz que tenía acá. Está muy bien", dice la hija del "Negro jefe", Marta Varela, mientras señala con el índice el detalle en el cuello de la escultura. Ella fue quien le dio el visto bueno a Alberto Morales para que la presentara públicamente. Cuando la llamó por teléfono, la mujer, de 71 años, le dijo: "Usted hizo la escultura de Gardel, a quien mi padre admiraba, así que dele para adelante". "Me había propuesto a mí misma que iba a venir, porque nunca voy a ningún lado. Y fue demasiado", dice Marta a El País, sin poder ocultar su emoción. Confiesa que pese a ser la hija de uno de los futbolistas más grandes en la historia del fútbol mundial, su pasión es el básquetbol. "Crecí a una cuadra y media del Club Tabaré", señala.

Alcides Ghiggia - Bar Facal.

La estatua del último sobreviviente de la gesta de Maracaná, inaugurada en el mismo local del Centro que también tiene una de las esculturas de Carlos Gardel realizadas por el artista Alberto Morales Saravia. Hay otra del "Mago" en el Parque Central.

Luis Suárez - Salto.

La estatua del 9 de la Selección Uruguaya, "El Pistolero", fue derribada y dañada por una persona alcoholizada. La obra fue reparada por su creador y colocada de pie nuevamente en la esquina de las calles Uruguay y Amorín.

Gardel y Leguisamo - Villa Yeruá.

La obra recientemente inaugurada en la Villa Yeruá de Malvín, el chalet en el que Carlos Gardel acostumbraba a veranear y en la que el pequeñísimo jockey Irineo Leguisamo ocupaba una habitación en la planta alta de la que solía "fugarse" por las madrugadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)