FOTOGALERÍA

La cerveza destapó la polémica

Gobierno e Intendencia de Maldonado enfrentados por el impacto del Corona Sunsets.

Predio donde se realizó la fiesta de la polémica.Foto :Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo
Foto :Ricardo Figueredo
Foto :Ricardo Figueredo
Foto :Ricardo Figueredo
Foto :Ricardo Figueredo
Foto :Ricardo Figueredo
Foto :Ricardo Figueredo
  •  
CAMILA BELTRÁN11 ene 2017

Un relevamiento realizado por la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), constató que la fiesta Corona Sunsets —celebrada el pasado 6 de enero en el balneario Buenos Aires— provocó "importantes daños al ecosistema". Por esa razón, el organismo le impondrá "una multa millonaria" a los organizadores del evento, a la vez que les solicitará "la restauración del ecosistema costero dañado".

Además de la sanción a la empresa, la fiesta terminó con un enfrentamiento en el ámbito público entre la Dinama y la Intendencia de Maldonado. Mientras el organismo nacional asegura que hubo perjuicios para el ecosistema, la administración departamental de Enrique Antía responde que esto es lisa y llanamente falso.

Algunas denuncias sobre el impacto en la playa partieron de un sector del Frente Amplio, el MPP, que acusó a la administración nacionalista de Maldonado de hacer la vista gorda a cambio de una fuerte suma en dólares.Según informó a El País Alejandro Nario, director nacional de Medio Ambiente, la zona "ya venía con afectación" (debido a los temporales) y el haber hecho una fiesta "le agrega mayor vulnerabilidad".

"Colocar maquinaria de más de cuatro toneladas arriba del sistema de dunas, además del montaje de los escenarios, empeora la situación", indicó, aunque también aclaró que "afortunadamente" el daño no es irreversible.

La fiesta se celebró en el kilómetro 167 de la ruta 10, un lugar que además de contener dunas, tiene un monte psamófilo, que de acuerdo a Nario es "poco común en las costas de Uruguay".

Se trata de un monte relativamente bajo (de 3 a 6 metros de altura), conformado por árboles, arbustos, tunas, hierbas, enredaderas y epífitas. Por lo general, se halla a unos 100 metros del agua.

Multas.

El pasado 20 de diciembre, los técnicos de la Dinama que estaban realizando un recorrido por la zona "identificaron de casualidad" que habían comenzando a realizar obras en la faja costera sin permiso para la fiesta Corona Sunsets.

"Se les notificó que sin licencia ambiental no podían hacer nada y se les impuso una multa de oficio de $ 281.000 (300 U.R.) por haber iniciado los trabajos sin autorización", explicó Nario.

Los organizadores presentaron una solicitud para realizar la fiesta y el equipo técnico la rechazó, debido a que se consideró "que los efectos negativos que generaría el evento sobre el ecosistema de dunas era inadmisible". Según contó el funcionario, se le dio vista a los organizadores de que existía ese informe técnico para que hicieran los descargos, pero "nunca los hicieron".

"Cuando dos días antes de la fiesta recibimos las denuncias de que los trabajos continuaban, ahí hicimos una resolución intimando el cese inmediato de todas las obras de montaje que estaban haciendo y le notificamos a Prefectura para que no pudieran montar ni desmontar nada. El lunes fuimos al sitio y verificamos el daño ambiental y ahora (por ayer) estamos redactando las condiciones en las cuales ellos van a poder desmontar la escenografía, junto con las acciones que van a tener que hacer para recuperar la duna y el daño ambiental que hicieron", explicó el director de la Dinama.

A su vez, aclaró que cuando alguien presenta un pedido que es denegado, la Dinama "no va a verificar si cada evento rechazado se hace igual".

"Cuando tomamos conocimiento de las denuncias ahí actuamos", explicó Nario, haciendo referencia a los días que pasaron entre que los técnicos de la Dinama constataron que se estaban haciendo las obras sin permiso, hasta que —un día antes del evento— la Dirección de Medio Ambiente intimó a los organizadores a que cesaran inmediatamente las obras de montaje.

Versión opuesta.

Bethy Molina, licenciada en biología y directora de Medio Ambiente de la Intendencia de Maldonado, explicó a El País que la comuna "estuvo monitoreando permanentemente" todas las instancias de las obras, tanto el armado de la escenografía como el evento mismo y el desarmado. A su vez, durante el recorrido que realizó el lunes junto a la Dinama, pudo constatar "que el vallado había dejado fuera del espacio del evento la primera línea de duna y que no se habían realizado cambios de nivel en el terreno, por lo que no se había afectado ninguna duna".

Asimismo, indicó que la afectación sobre la que hablan los técnicos de la Dinama por el aplastamiento de la vegetación no pudo verificarse en el lugar.

"Quienes hemos controlado todo el desarrollo de la intervención sabemos que se establecieron vallados para prevenir este impacto y proteger la vegetación", indicó Molina, y agregó que lo tienen documentado en imágenes.

Impacto.

De acuerdo a la directora de Medio Ambiente de Maldonado, "el uso del espacio costero genera impactos, aun el uso habitual". Molina dijo que existen trillos de pasaje de gente y otros tantos de pescadores que ingresan con sus vehículos a la playa aunque esté prohibido hacerlo.

Fue en esos lugares que se decidió que podía pasar la maquinaria con el objetivo que los impactos fueran mínimos. "Para ello los montacargas que trasladaron los materiales circularon sobre chapones apoyados en esos trillos existentes. El cerco perimetral dejó fuera la duna primaria y las áreas vegetadas fueron valladas para su protección", agregó Molina.

Asimismo, frente a la preocupación sobre el impacto que podía tener para la faja costera la presencia de más de 3.000 personas, Molina minimizó la cifra aclarando que el fin de semana anterior a la fiesta, en las playas Bikini y Montoya, "hubo más de 10 mil personas".

"Luego del temporal la Intendencia tuvo que invertir $ 65 millones para poner a punto nuestra costa, y necesita que vengan los turistas, los inversores, las productoras de eventos, las marcas internacionales, para mejorar la calidad de vida de la gente", consideró Molina.

En ese sentido, el director de Higiene, Jorge Píriz, explicó que el armado y desarmado de esta fiesta "dejó 750 mil dólares para la gente de Maldonado. Parece como si se quisiera correr a los organizadores de este tipo de fiestas", sentenció.

"No se afectó ninguna duna; el espacio quedó como estaba antes. La zona de playa fue cuidada con vallados y gente de Prefectura que estaba lista para evitar que la gente pasara a la zona de dunas. Tomamos todas las medidas del caso", finalizó Jorge Píriz.

El ámbito político.

La polémica estalló el viernes pasado cuando se conocieron por boca del edil Eduardo Antonini las actuaciones de la Dinama.

Ese día, el edil del Movimiento de Participación Popular (MPP) adelantó que el organismo aplicaría drásticas medidas tanto con el organizador de la fiesta como con la propia Intendencia de Maldonado.

Antonini dijo a El País que intentará sumar este tema de la fiesta Corona Sunsets al llamado a Sala del intendente Antía resuelto en la noche del lunes por la Mesa Política del Frente Amplio.

"Consideramos que el daño que se hizo en ese lugar debe ser solucionado a la brevedad. También hay que aplicar las medidas del caso", expresó Antonini. (Producción: Marcelo Gallardo).

"Sanción afectará a los futuros proyectos"

De acuerdo a la directora de Medio Ambiente de la Intendencia de Maldonado, Bethy Molina, la intimación que realizó la Dinama "tuvo el efecto que prevé su redacción, que era suspender las tareas de armado, las cuales se detuvieron al momento que se recibió la comunicación", explicó. Asimismo opinó que en el caso de aplicar sanciones "a quienes han mostrado una preocupación ambiental permanente y actuado conforme a las notificaciones recibidas supondría un perjuicio para el departamento, al afectar futuros emprendimientos".

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.