LA ERA POS SENDIC

Ancap rebaja los sueldos por una decisión política

Pretende extender una decisión del gobierno para los actuales gerentes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La rebaja de los sueldos de los gerentes de las subsidiarias forma parte de la reestructura. Foto: D. Borrelli

En el tango fue su pareja de baile. La fiesta de gala que el mandatario chino, Xi Jinping, ofreció para la delegación uruguaya, terminó con la interpretación de La Cumparsita. El presidente de la República, Tabaré Vázquez, no quiso dejar pasar la oportunidad e invitó a bailar a Marta Jara. Era fines de octubre del año pasado y la presidenta de Ancap tenía menos de ocho meses al frente de la empresa petrolera, pero ya había logrado aplicar varios recortes para comenzar a poner "las cuentas en orden".

Ahora Jara intensifica la política encomendada por Váz-quez y pidió a los directorios de las empresas subsidiarias de Ancap que reduzcan los salarios de todos los gerentes a un 60% del sueldo del presidente Vázquez.

La decisión fue aprobada por el directorio de la empresa petrolera 15 días atrás con el voto afirmativo de los cinco integrantes, comentaron a El País dos fuentes del Poder Ejecutivo.

Uno de los consultados agregó que la decisión tiene el aval del jefe de Estado.

Con esta iniciativa Jara aplica una política planteada por el gobierno en la pasada ley de Rendición de Cuentas y la redobla.

El artículo 10 de la ley mencionada fijó los topes salariales de los funcionarios públicos en un 60% del salario del presidente de la República.

"Ninguna persona física que preste servicios personales al Estado, cualquiera sea la naturaleza del vínculo y su financiación, podrá percibir ingresos salariales mensuales permanentes, por todo concepto, por el desempeño conjunto de sus actividades, superiores al 60% de la retribución total sujeta a montepío del Presidente de la República", dice el texto aprobado el año pasado sin el apoyo del Partido Nacional.

Sin embargo, esta decisión corre para los nuevos ingresos a la función pública. Por lo que los gerentes de las empresas subsidiarias de Ancap no han ajustado sus salarios. Por eso Jara propuso al Directorio ampliar la iniciativa y pedirles a todos los directorios de las subsidiarias que reduzcan los salarios de sus gerentes.

Un jerarca de la Oficina Nacional de Servicio Civil explicó que actualmente ninguna de las empresas subsidiarias tiene a sus gerentes cobrando por debajo de ese tope. La decisión de Ancap tiene como objetivo central lograr un criterio "uniforme y coherente" entre las empresas subsidiarias. Así lo explicó un jerarca del gobierno al tanto de la decisión.

La fuente agregó que la empresa petrolera está llevando adelante una reorganización del trabajo en general. Con las medidas que el Directorio está aplicando se busca conseguir una organización empresarial más plana.

Si bien el mandato de la pasada Rendición de Cuentas fue para los nuevos ingresos, el Directorio de Ancap resolvió ampliarlo para los cargos ya existentes. Esto ocurrió porque detectaron "una oportunidad de adecuar el nivel de las gerencias de las subsidiarias también", explicó la fuente.

La decisión fue informada a los directorios de Ducsa, Alur, Cementos del Plata, Caba, Ancsol, Gasoducto Cruz del Sur, Petrouruguay, Conecta, Gas Sayago, Gasur, Pamacor, Matriz, y Talobras.

Jara fue la apuesta de Váz-quez para cambiar la imagen de Ancap, luego de la salida de los dirigentes de la Lista 711 entre los que estuvo el actual vicepresidente Raúl Sendic. La jerarca ha mantenido un claro perfil bajo. Al designarla el presidente adelantó su perfil bien técnico y que llega con un currículum "muy sólido".

Son varias las decisiones del Directorio de Ancap para reordenar las cuentas y bajar los gastos. A fines de junio las autoridades resolvieron relevar a ocho gerentes de sus cargos en el marco de la reestructura.

Varios de los directores pertenecen a la Lista 711 liderada por Sendic. Uno de los removidos es el expresidente del ente José Coya, sin embargo el dirigente había solicitado un pase en comisión para el Poder Legislativo y se desempeña como asesor directo del senador Leonardo De León. Esta actividad la realiza desde su salida de la presidencia de Ancap.

Un balance positivo.

Fueron cinco años de pérdidas en las cuentas de Ancap. El cierre de 2016 cortó la racha y después de mucho tiempo la empresa estatal petrolera logró equilibrar sus cuentas y arrojar un balance positivo.

Los números del 2016 mostraron que Ancap tuvo un superávit de US$ 15 millones.

Las pérdidas acumuladas fueron de US$ 800 millones. La mejora de los números del ente tiene, al menos, dos razones. La primera fue no trasladar a las tarifas el descenso del precio del crudo y un dólar por debajo de la paramétrica. Otro punto destacado por el Directorio fue el manejo de la deuda del ente, que de US$ 1.417 millones bajó a US$ 653 millones. Incidió la capitalización que dio el Ministerio de Economía y Finanzas por US$ 623,5 millones a principios 2016 por un préstamo que tenía con el ente en UI que bajó los intereses.

"El año que cerró marcó un período enfocado en la recomposición de la empresa, pero este año haremos un esfuerzo por trazarnos la línea de la empresa y de crecimiento que proyecten la Ancap de los próximos años", dijo Jara en la conferencia de prensa donde presentó los números.

Las autoridades esperan que el balance de este año mejore aún más la situación.

Regulan uso de las tarjetas.

Tras el uso de las tarjetas corporativas de Ancap por parte de Raúl Sendic, cuando estuvo al frente del ente, el nuevo Directorio decidió diseñar un nuevo sistema de controles. La decisión fue aprobada la última semana según informó el diario El Observador el viernes 28. A partir de la próxima definición de presupuesto operativo para el control de gastos, establecerá un monto máximo para poder efectuar compras con las tarjetas corporativas.

Los gastos definidos como "de cortesía institucional" (popularmente conocidos como regalos empresariales) solo se justificarán si por razones de necesidad imprevisible deben ser cubiertos. A su vez no se pueden computar como viáticos los gastos en alimentación y alojamiento que requerirán las misiones al interior del país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)