SUPREMA CORTE DIVULGÓ EXPEDIENTE

El acusado de matar a Brissa fue juzgado por violencia doméstica un mes antes del crimen

La denuncia fue presentada por la expareja en octubre. La jueza resolvió que no podía acercarse a la mujer y a sus tres hijas en un radio de 500 metros hasta el 20 de abril de 2018 inclusive.

Marindia: la Policía mantiene un móvil frente a la casa del imputado. Foto: F. Ponzetto
La Policía mantuvo un móvil frente a la casa del imputado en los días siguientes al crimen. Foto: F. Ponzetto

Mientras continúa la investigación por el crimen de la niña Brissa González, asesinato por el que está acusado y en prisión preventiva Williams Pintos, la Suprema Corte de Justicia difundió hoy un expediente que revela que el hombre fue juzgado por un caso de violencia doméstica un mes antes del horrendo infanticidio que aún conmueve a todo el país.

El expediente establece que L.F. se presentó en octubre ante la Unidad Especializada en Violencia Doméstica manifestando que tuvo una relación con Williams Pintos durante nueve meses, en los cuales sufrió malos tratos, violencia física, psicológica y en una ocasión intento de mantener relaciones sexuales sin su consentimiento.

Cuando quiso violarla ella le pegó una cachetada, a lo que el hombre respondió tomándola del cuello para asfixiarla. Pero llegó a gritar lo que provocó la huida del agresor de la vivienda de la mujer, según el expediente.

Las agresiones.

El martes 17 del mes pasado, Pintos ingresó a la casa de la mujer durante la noche, cuando no había nadie en la propiedad, y se llevó documentos, ropa, además de romper artefactos lumínicos. La víctima dijo que en ese momento decidió no radicar una denuncia por miedo, ya que "es impulsivo" y recordó que en una ocasión le rompió su celular, el cual hasta hoy tiene la pantalla rota.

Dijo que sabía que había sido Pintos quien ingresó a su casa ya que el propio agresor lo confirmó y además le detalló por dónde había sido el ingreso, de acuerdo al expediente divulgado hoy.

Dos días después el hombre volvió a la casa, esta vez sobre las 20:40 horas, saltó el portón y golpeó la puerta. "Abrime, quiero hablar contigo, vos me engañás con otros por Facebook", gritó el hombre. La mujer no abrió la puerta y más tarde, cuando salió hacia su trabajo, Pintos la estaba esperando. "Me lo vas a pagar con sangre", le dijo el hombre y se retiró del lugar mirándola, sin decirle más nada.

La mujer explicó en su denuncia que decidió cortar la relación porque "es muy impulsivo" y porque no le gustó que su expareja le pidiera para cuidar a sus hijas (la mujer tiene tres niñas de otra relación, dos de ocho años y una de cinco) y se le presentara en todas partes, aprovechando su trabajo de taxista.

Interviene la Justicia.

A 24 horas del último episodio, intervino la Jueza de Familia Especializado de 7° Turno, Lilián Elhorriburu, la que dispuso como medidas cautelares "la prohibición de comunicación, acercamiento y relacioamiento en un radio de exclusión de 500 metros" y una audiencia entre todas las partes prevista para el 23 de ese mes.

El sábado 21 de octubre se tomó declaración a Pintos, quien dijo que "hasta el lunes estaban bien", pero se enteró que la mujer estaría saliendo con otro hombre y que le había enviado la foto de esta persona. Reconoció que el miércoles 18 fue a la casa de L.F. y que hablaron "en una bien", negando que haya amenazado o insultado a la mujer.

Agregó que retornó a la vivienda el viernes 20. Al estar cerrado el portón, decidió saltarlo para golpear la puerta para que le abrieran. Pero esto no ocurrió. También negó que durante la relación con L.F. hayan ocurrido hechos de violencia y agregó que fue la mujer que en una oportunidad le propinó una cachetada (en la denuncia, la mujer dijo que esto ocurrió durante un intento de violación).

Finalmente, el lunes 23 de octubre la magistrada resolvió derivar a L.F. al equipo multidisciplinario especializado en violencia doméstica de Gremca y que el hombre fuese enviado al Proyecto Dominó, además de mantener la medida de prohibición de acercarse a la mujer en un radio de 500 metros, medida que amplía para las tres niñas hasta el día 20 de abril de 2018 inclusive.

Además solicitó "un diagnóstico de situación entre los sujetos involucrados, para determinar los daños físicos o psíquicos sufridos por la víctima, evaluar la situación de peligro o de riesgo y el entorno social" para determinar si se colocaría o no una tobillera electrónica.

La jueza también intimó a Pintos a que entrege las prendas, calzado y documentos robados de la casa de la mujer en la seccional que corresponde al domicilio de la mujer.

Pintos actualmente está recluido en la cárcel mientras se investiga el crimen de Brissa. Pero el miércoles será conducido hasta el Juzgado de Familia para una pericia y audiencia complementaria fijada para ese mismo día.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos