SALUD

Takotsubo: un evento de estrés puede causar el "síndrome del corazón roto"

Entre un 2 y un 3% de los cuadros catalogados como infarto termina siendo una miocardiopatía de Takotsubo, que es reversible en seis semanas y ataca fundamentalmente a mujeres posmenopáusicas.  

infarto
Afecta principalmente a las mujeres luego de la menopausia; se cree que los estrógenos protegen.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

"El primer caso que viví fue el de una madre que estaba atravesando el duelo de un familiar, se le había muerto un hijo”. Así recordó Gabriel Parma, Profesor Adjunto de Cardiología en el Área de Imagenología Cardiovascular, la primera vez que se enfrentó a una situación de “síndrome del corazón roto”.

Si bien esta patología fue definida en 1990 en Japón, recién en 2006 la American Heart Association (AHA) la introdujo dentro de las miocardiopatías, justo en el año en el que este especialista comenzó a cursar la residencia.

“Síndrome de corazón roto es la expresión popular con la que se conoce a este tipo de miocardiopatía por estrés o catecolaminérgica, que se produce por el aumento de catecolamina (hormonas) en sangre. También se la llama miocardiopatía de Takotsubo, porque la forma que se genera en el ventrículo izquierdo recuerda la de un instrumento ancestral de pesca de pulpos de los japoneses. Es como una vasija y el ventrículo, en agudo, se hace como esa vasija”, explicó el cardiólogo.

Detalló que su forma de presentación es muy similar a un infarto agudo de miocardio; es decir, aparece como un dolor toráxico o falta de aire (disnea). El desencadenante principal es un evento vital estresante (entre el 40% y el 60% de las veces) y en una minoría de casos se puede dar por un tumor que segregue catecolamina o por un evento neurológico.

“Tiene que haber una cascada catecolaminérgica que sea tan impresionante que pueda dar una afectación cardiovascular. Son miles y miles de miligramos de catecolamina circulando en forma aguda y en un período puntual”, agregó el especialista. Hasta el momento no se ha descubierto que existan causas genéticas.

Ventrículo izquierdo como una trampa de pulpos

Esta miocardiopatía se caracteriza por tener una presentación similar a un infarto de miocardio (dolor de pecho, falta de aire), además existe un daño miocárdico transitorio, en el cual parte del corazón afectado (generalmente el ventrículo izquierdo) adquiere una forma similar a una trampa para pulpos japonesa llamada Takotsubo.
En un infarto los síntomas se deben a un bloqueo total o casi total de una arteria coronaria, generalmente por un coágulo de sangre que se forma debido a la acumulación de grasa en la pared de la arteria. En el caso del síndrome de Takotsubo, las arterias coronarias no están obstruidas. Lo primero que hay que hacer es descartar que se trate de un infarto; una vez se lo haga, se puede sospechar el Takotsubo.

Diagnóstico.

Al presentarse como un infarto, la gran mayoría de quienes pasan por un episodio de Takotsubo va a cateterismo. Eso quiere decir que al paciente se le realiza una punción en el brazo y se le introduce un catéter que sube a las arterias coronarias para inyectar un contraste y ver así si tiene lesiones. Si las hay, en general se practica una angioplastia, que es el tratamiento para el infarto.

Pero si la arteria está abierta y permeable, significa que lo que está afectado es el miocardio (músculo cardíaco), lo que daría para sospechar que se está ante un Takotsubo. Hay que tener en cuenta que no se puede recurrir a la medición de la catecolamina en sangre porque lo que produjo su aumento es un hecho muy puntual (evento estresante) y muy difícil de capturar. “Entonces el diagnóstico es más de sospecha y es retrospectivo”, explicó Parma.

Agregó que “este es el camino habitual y está bien recorrerlo porque, cuando ves a una persona con dolor toráxico y cambios electrocardiográficos, no sabés si está haciendo un Takotsubo, ya que el estrés también es disparador de un infarto. Clínicamente es muy difícil de decidir en el momento si es un infarto o un Takotsubo”.

Los otros tres elementos que contribuyen a diagnosticar esta miocardiopatía son ver si aparece la imagen de vasija de Takotsubo en el ventrículo izquierdo, si el paciente es una mujer posmenopáusica que atravesó un evento estresante y si el ataque se revirtió.

infarto
Sucesos estresantes que nos pueden ocurrir a cualquiera pueden desencadenar el síndrome.

Los sucesos estresantes son principal causa

Los sucesos estresantes que pueden desencadenar el Takotsubo son:
-Muerte inesperada de un ser querido.
-Diagnóstico médico de mal pronóstico.
-Violencia doméstica.
-Perder o ganar mucho dinero.
-Discusiones fuertes.
-Sorpresa inesperada que implique fuerte efecto emocional.
-Miedo escénico.
-Perder el empleo.
-Divorcio.
-Un accidente o un traumatismo.
Investigadores de la Clínica Cleveland estudiaron pacientes en dos hospitales de Ohio (EE.UU.) con problemas cardíacos durante la pandemia de COVID-19, notando que tenían dos veces más probabilidades de tener Takotsubo. Se concluyó que el aumento probablemente estaba relacionado con el “estrés psicológico, social y económico” causado por la pandemia”. La investigación no es concluyente porque faltaría estudiar más casos y establecer más vínculos con el Takotsubo.

Incidencia.

El Takotsubo constituye entre el 2% y el 3% de los cuadros catalogados como infarto. “Es muchísimo teniendo en cuenta que mueren entre 15 y 20 personas por día por enfermedades cardiovasculares (dato aún no avalado en Uruguay) y muchos son infartos. No es algo de todos los días, pero una vez por semana lo vemos”, apuntó Parma.

Su presencia es claramente más elevada en mujeres posmenopáusicas. “Hay una teoría de que los estrógenos podrían proteger a las premenopáusicas. Alrededor del 70% de los casos son mujeres en edades entre 62 y 75 años y 3% en menores de 50 años (datos de AHA)”, dijo el especialista a El País.

La gravedad es más que nada transitoria porque cuando ocurre el evento el ventrículo en vez de contraerse se expande y puede haber sucesos arrítmicos y/o muerte súbita asociados. “Pero es una entidad que, mayormente, pasadas seis semanas, es reversible íntegramente; ni te enterás. De hecho, es uno de los criterios de diagnóstico. Es un diferencial con el infarto muy importante”, destacó Parma.

El Takotsubo es casi imposible de prevenir porque responde a situaciones estresantes que no se ven venir y que nos pueden pasar a cualquiera de nosotros. “Puede haber un fenotipo de gente más o menos estresada, pero la mayoría se produce por eventos estresantes circunstanciales, como chocar el auto”, acotó el especialista y mencionó un caso de una señora añosa que se atragantó con un raviol.

Otra historia son los pacientes internados, con eventos neurológicos o extracardiovasculares como un tumor. “Sus condiciones cardiovasculares son ajenas a un suceso estresante puntual, tienen descargas de catecolamina pero por otras causas”, aclaró Parma.

COVID-19: no está demostrada incidencia de la pandemia

El Fondo Nacional de Recursos y la Sociedad Uruguaya de Cardiología están desarrollando un estudio de los eventos cardiovasculares ocurridos durante la pandemia de la COVID-19. Recién se está en la etapa de recolección de datos. El cardiólogo Gabriel Parma señaló que se ha registrado una disminución de la incidencia de los infartos durante el período de aislamiento. “Hay dos teorías: o hubo menos infartos o la gente no consultó. Otra posibilidad es que la gente está más tranquila en su casa”, explicó. El especialista añadió que todo parece indicar que “vamos a ver, a largo plazo, complicaciones de esos pacientes que tuvieron eventos coronarios agudos y no consultaron. Eso es lo que tenemos que investigar porque esto es nuevo en el mundo, todos los días aparecen datos contradictorios. La lógica indica que veremos más infartos evolucionados tardíamente, que la gente no consultó. Pero hay que demostrarlo como todo en la ciencia”.
También va a ocurrir que quienes tuvieron Takotsubo, al ser un suceso que se revierte íntegro en seis semanas sin dejar rastros, no van a quedar registrados. “Va a haber un subdiagnóstico de todos estos cuadros”, apuntó el especialista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados