INN CONTENT PARA MAPFRE

Ruben Rada: "La música fue mi salvación; gracias a ella soy lo que soy"

El artista repasó su carrera profesional, cómo alcanzó el éxito y las vivencias que lo convirtieron en la persona que es hoy

Ruben Rada

Un buscavida y un luchador. Así se define Ruben Rada, uno de los artistas más emblemáticos de la música uruguaya. El percusionista, cantante y compositor de 78 años se distingue por su multifacética carrera.

Comenzó como showman imitando a artistas hasta que, al conocer a los Beatles, le nació su lado compositor. “Se abrió una brecha nueva en mí y me hice cantautor”, cuenta al agregar que también se considera un impresionista como Debussy & Ravel (reconocidos expositores de este género clásico). “Puedo cantar y a la gente la llevo para arriba y para abajo, para todos lados. Y eso es impresionismo, impresionar a la gente”, explica el músico en Universos. Historias que construyen futuro, ciclo presentado por MAPFRE y El País.

Compuesto por 10 encuentros registrados en formato audiovisual con referentes de la historia reciente de Uruguay y publicado en las distintas plataformas del medio de comunicación y la aseguradora apunta a impulsar la generación de contenidos relevantes junto a personas transformadoras que transmitan desde su experiencia.

Si bien la música estuvo presente en todas las etapas de su vida, la consideraba de niño su segunda opción. Su ambición era la de tantos uruguayos: ser jugador de fútbol. “Ser artista y cantor es el plan B para mí, yo era jugador de fútbol”, narra Rada en la entrevista moderada por el periodista de El País Rodrigo Guerra y por la directora ejecutiva de Tinker, Erika Hoffmann. 

Ruben Rada

Pero su salud no le permitió cumplir su sueño, ya que entre los dos y cuatro años padeció tuberculosis. Tras recuperarse de la enfermedad, jugó en distintos clubs destacándose entre sus pares por sus condiciones físicas, pero cada vez que le realizaban la ficha médica se detectaba la mancha en el pulmón que quedó como secuela, imposibilitándolo para continuar su carrera profesional en el fútbol.

No obstante, la música como oficio ocurrió de forma natural. De niño iba al club Aldea para conseguir comida para su familia y se ponía a cantar Only You de The Platters, uno de los tantos temas que sonaban en la radio. “Cantaba de todo, con un tambor arriba de la mesa y de eso vivía. En los bares cantando. Y me daban un montón de esas carnes que quedaban cocidas y no se las podían vender a nadie”, recuerda.

También trabajó en el cine Premier, donde plumeraba las 800 butacas de la sala y en la tarde le permitían entrar gratis y veía hasta cinco películas. “Los cines tenían un pequeño escenario delante de la pantalla, entonces yo subía y me ponía a cantar. Cantaba y zapateaba arriba de la tarima. Y siempre soñé con ganar un Oscar”, cuenta al detallar que en esa época quería ser actor.

El sacrificio y la pobreza marcaron su niñez. “Pasé por muchas cosas y me siento orgulloso de eso. Es importante acordarse de eso, cómo de ahí llegué -como dice un amigo- a comer hoy con aceite de oliva”, sostiene.

Para salir adelante fue clave el rol de su madre, la brasileña Carmen Silva. “Siempre estuvo al firme”, afirma Rada al agregar que “era una cosa divina”. Su amor por ella lo incentivó a dedicarle su más reciente álbum As Noites Do Rio / Aerolíneas Candombe, cantando en portugués.

“Soy tanguero de alma, amo el tango, pero cuando me dedico a cantar o componer el samba y el candombe siempre está adentro mío”, declara.

La espontaneidad es parte de la esencia del artista. “Yo no soy músico, soy intuitivo. Desde hacer el amor hasta criar hijos, todo lo voy aprendiendo en el camino”, recalca mientras cuenta que en su estado de creación no puede tardar más de una hora en escribir la letra de una canción, de lo contrario la descarta. “Si demoro más de ese tiempo, me parece que no es honesta y la rompo”, asegura. Y agrega que muchas veces prioriza las palabras que “golpean” ante la belleza de la poesía.

En este sentido, reconoce a Candombe para Gardel como uno de sus temas más emblemáticos y representativos de su carrera, pero también la popular Las Manzanas.

“Por lo general los músicos les escapamos a las canciones comerciales, queremos ser mejores, ¿viste?, como riéndonos del público”, dice en tono jocoso. “Pero si yo no hubiese compuesto Las Manzanas, no hubiese pasado nada”, añade y la define como el principal tema que generó un quiebre en su carrera y lo catapultó a la fama.

“Mi madre me decía: ‘Si cantás como en los cumpleaños, te vas a llenar de plata’. Cuando llegás a ese lugar, ahí ya te ganaste el público”, afirma.

El “negro” Rada

En su pasaje por el ciclo, Rada confiesa que no le escapa a la palabra negro. “Soy nego y me llamo Rada y es una palabra muy linda. Yo no tengo ningún problema”, sostiene. Sin embargo, reconoce la complejidad del tema. “Ahora quieren llamarse afrodescendientes y me parece bien, porque en todas las etnias, en todas las razas, no todos pensamos igual. Los jóvenes piensan de una manera, yo de otra y me adhiero a ellos. Si ellos no quieren que yo diga negro, digo afrodecendente”, acota. Pero los afrodescendientes son los tunecinos, los marroquíes, los argelinos y los sudafricanos, detalla.

Ruben Rada

“Lo que me da tristeza es el atraso de que la gente pregunte si en Uruguay hay racismo. Racismo hay en todas partes del mundo. La gente tiene un problema con los colores, que no sé porqué. Es una pelotudez vieja, antigua. No estoy diciendo que Uruguay es racista. sino que todos los países del mundo son racistas”, remarca.

Durante su trayectoria, se radicó en Estados Unidos, México, Buenos Aires, entre otras naciones. En el país azteca, por ejemplo, vendió canciones a grandes artistas, temas que hoy son hits. Se presentó en Warner Music Group con varios proyectos musicales.

“Pensé con esta música los mato. Y sí, los maté, pero a mí no me eligieron. ‘Dame esta canción me dijo uno, porque tengo un güero, que no canta muy bien pero es muy guapo, va a vender muchos discos, quedate contento de que vas a ganar mucho dinero con esto’”, cuenta.

Pero su regreso estaba asegurado. “Soy fanático de Uruguay y como todos los uruguayos que volvemos, no sabemos porqué volvemos, pero no podemos estar lejos del país”, asegura.

“La música fue mi salvación. Gracias a ella soy lo que soy, tengo los hijos y la mujer que tengo. Gracias a la música como lo que como y coseché los amigos que coseché. La música para mí es todo”, acota.

universos

Un ciclo con historias que inspiran

Ruben Rada fue el décimo encuentro del ciclo Universos. Historias que construyen futuro, que presentan MAPFRE y El País.
La selección reunió a algunos de los mejores generadores de opinión pública locales, participación de líderes, escritores, diseñadores, filósofos, deportistas, antropólogos, sociólogos, académicos, entre otros. Se pueden ver todas las entrevistas aquí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados