VERANO 2021 

Nueva Carrara: empresa cierra el paso y planea parque municipal

Autoridades de la Compañía Nacional de Cementos denunciaron que la situación se fue de las manos y buscan soluciones para que se haga turismo seguro.

Cantera de Nueva Carrara. Foto: Ricardo Figueredo

Nueva Carrara se puso de moda en los últimos meses; sin embargo, para quienes no eligen únicamente quedarse en el mirador la experiencia conlleva importantes riesgos.

“Se ha transformado en algo que no vi algo parecido en casi 40 años de trabajo. Han ocurrido hasta fiestas nocturnas en el lugar”, sentenció Javier Maresca, gerente general de la Compañía Nacional de Cementos, empresa que tiene la concesión de explotación de la cantera desde 1938.

“En una primera instancia se explotó piedra caliza para cementos, en una segunda instancia para cales y en una tercera instancia para agregados gruesos y carbonatos. Actualmente se siguen explotando cales, agregados gruesos y carbonatos”, detalló a El País.

La cantera que generó atractivo turístico es la que está inundada.
“Tiene una profundidad total de 78 metros en su máxima expresión. Son 60 hasta el espejo de agua y 18 metros de profundidad debajo. El agua se acumuló por las lluvias y tiene ese color particular por las características del mineral del fondo que es una caliza muy blanca que da ese aspecto cristalino”, detalló Maresca.

Visitantes no deseados

Según explicó Maresca, el atractivo turístico que provocó la cantera no es algo deseado por la empresa, ya que supone muchos peligros para quienes se acercan sin conocer su funcionamiento.

“La cantera está debidamente protegida. Está cercada con carteles que dicen ‘propiedad privada’ y otros marcas los riesgos como ‘peligro de voladura’ o ‘derrumbe’. A pesar de eso la gente ingresa como si no hubiera absolutamente nada”, señaló.

El acceso a la propiedad privada sin autorización no es lo que más preocupa a la empresa sino los otros riesgos que tiene la zona.

“Existe un riesgo de desprendimiento de piedra de sus laterales o riesgo de derrumbe. De hecho se puede ver cómo hay una parte donde hubo importantes desprendimientos. En algunos casos hay zonas que no son firmes a causa de las vibraciones de las explosiones”, remarcó.

También por la profundidad de la cantera, existe un riesgo de caída en altura por lo alto de sus paredes.

Otro de los peligros que preocupa a las autoridades es el agua. “El comportamiento de la cantera uno no sabe cuál es”, agregó Maresca, quien además, desmintió las versiones que circularon en redes de que tendría sustancias tóxicas. “Es simplemente agua de lluvia acumulada; si bien preferimos que la gente no se bañe, tampoco queremos que se creen miedos infundados”, aseguró.

Más allá de los riesgos de la propia cantera, la zona continúa en explotación y se usan explosivos para la extracción de minerales, lo que supone un riesgo extra.

“La empresa tiene todo un protocolo con alarma que suena durante 15 minutos antes de la explotación. Aunque se corta la caminería no tenemos forma de saber si hay gente oculta o no dentro de la cantera. Eso implica un riesgo muy importante y la gente no lo dimensiona piensa que esto es una playa”, enfatizó.

Las denuncias

 Desde que la situación comenzó a irse de las manos se radicaron todo tipo de denuncias para dejar constancia de que la situación no es deseada por la empresa.

“Somos conscientes de las limitantes de recursos de la policía de Pan de Azúcar, que de todos modos se toman la molestia de venir y han evacuado en varias oportunidades el lugar. Los fines de semana, sobre todo, es imposible y el Ministerio del Interior no tiene la posibilidad de destinar personal para eso exclusivamente. Nosotros venimos tomando una serie de medidas para cerrar y reforzar el alambrado e impedir el acceso en algunos puntos, pero es increíble cómo entran o trepan ciertos laterales de cantera sin tener conciencia del nivel de riesgo”, remarcó el gerente.

Cantera de Nueva Carrara. Foto: Mariana Malek
Cantera de Nueva Carrara. Foto: Mariana Malek

El proyecto turístico.

La voluntad de la empresa no es eliminar la parte turística del lugar, sino que se haga con garantías de seguridad.

La popularización del lugar surgió a partir de que el alcalde del Municipio de Pan de Azúcar, Alejandro Echevarría, propuso durante la campaña electoral generar un polo turístico en la zona que suscitó una movida “incontrolable”.

“A partir de eso estamos en un proceso con el Municipio de Pan de Azúcar y la Intendencia de Maldonado de generar un comodato con el objetivo que realicen un parque municipal bajo tutela y control de la propia intendencia. Recién estamos en los inicios de este proyecto y yo creo que eso permitirá dar un marco de seguridad de explotación turística, dentro de lo que es la explotación de un yacimiento mineral”, detalló.

La zona volverá a cerrarse y se impedirá el acceso, mientras se pone en marcha el proyecto para que la cantera vuelva a disfrutarse con seguridad. “El cierre durará un par de meses”, concluyó Maresca.

Exhorto policial

La Jefatura de Policía de Maldonado emitió el lunes un exhorto a no concurrir a la cantera debido a un "importante número de personas ajenas al lugar".  
"Esta propiedad no es una zona turística habilitada y despierta l preocupación de sus propietarios y de las autoridades locales. La misma no está apta para baños y cuenta con cartelería de "PROPIEDAD PRIVADA, PROHIBIDO PASAR", "PELIGRO ZONA DE DERRUMBE", "PELIGRO CANTERA" "NO PASAR PELIGRO DE VOLADURAS", además de que el predio tiene cinta limitadora con la leyenda "PARE"", reza el comunicado.

La policía controla el lugar y advirtió que quienes asisten sin permiso podrían incurrir en  un "delito previsto en nuestro Código Penal, Libro II - Titulo XIII - Delitos contra la propiedad Capítulo V - Delitos contra la propiedad inmueble’ Articulo 356. “Penetración ilegítima en el fundo ajeno”."

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados