ZOOLOGÍA

Mitos y leyendas: la mala fama de los murciélagos

Un animal que vive envuelto en muchas creencias negativas.

Murciélago volando. Foto: Shutterstock
Murciélago volando. Foto: Shutterstock

Los murciélagos tienen mala fama: estos animales, que pasan gran parte de su vida patas para arriba, durmiendo en sus cuevas y envueltos en sus alas, también viven envueltos en muchos mitos y creencias que se instalaron en el imaginario popular.

Que son feos, que son peligrosos, que muerden, que se alimentan de sangre: si hacemos un repaso por la literatura y el cine, por ejemplo, con la aparición en escena del irlandés Abraham Stoker y su novela Drácula de 1897, el público comenzó a asociar la imagen tenebrosa del vampiro con la del murciélago. Se hablaba de colmillos, de víctimas, de oscuridad.

Que si aparece uno en casa hay que matarlo, que si te muerde te transmite rabia, que hay que llamar a un fumigador. Pero, ¿en qué basamos estas creencias negativas sobre los murciélagos?

Los expertos señalan que estos animales no son ni tan malos ni tan agresivos y ni tan peligrosos como se suele pensar: así lo dejó claro el experto en Ciencias Biológicas Santiago Chitaro, quien estuvo a cargo de la charla denominada “Viaje al mundo del murciélago: mitos y leyendas”, realizada el pasado jueves en el Museo de Historia Natural Carlos Torres de la Llosa.

Durante la conferencia, que fue co-organizada con el Centro Espeleológico Uruguayo Mario Isola (CEUMI), Chitaro detalló varias características de estos misteriosos animales. Mientras confirmó algunas verdades, echó por tierra algunos mitos que no se sustentan en datos comprobados y que, sin embargo, forman parte de lo que viene a la mente al pensar en murciélagos.

El experto en Ciencias Biológicas contó curiosidades sobre el estilo de vida de los murciélagos, habló de los que se alimentan de sangre y de los que no, de la posibilidad de que transmitan rabia a animales y humanos, entre otros aspectos que fueron puestos sobre la mesa.

Sangre.

Los murciélagos tienen hábitos alimenticios variados. En el mundo hay 1.100 especies registradas y la mayoría son frugívoros (comen frutas), polinívoros (consumen polen), insectívoros o carnívoros y piscívoros (se alimentan de insectos, de carne o puntualmente de peces, respectivamente).

Solamente los murciélagos de tres especies son hematófagos, es decir, se alimentan de sangre: el llamado vampiro común (Desmodus rotundus, que está presente en toda América del Sur), el vampiro de patas peludas (Diphylla ecaudata) y el vampiro de alas blancas (Diaemus youngi). Pero se alimentan de la sangre de animales, comúnmente de ganado, y no de la de seres humanos.

Rabia.

Que el murciélago muerda no significa que el animal esté enfermo y le haya transmitido rabia. “El murciélago tiene tanta chance de enfermarse de rabia como cualquier otro animal”, explicó el experto. Chitaro aclaró, de todas maneras, que si uno se encuentra con un murciélago no hay que tocarlo, “porque si encontramos un murciélago en el piso puede ser que esté enfermo, que esté perdido o herido, puede sí llegar a tener rabia”. Además, como cualquier animal, si se lo agarra, va a defenderse y puede llegar a morder.

Necesarios.

Varias amenazas pueden afectar a los murciélagos y esto no es buena noticia para nadie, si se tiene en cuenta que son animales beneficiosos en varios aspectos.

La pérdida de su ecosistema, la deforestación y el uso de pesticidas son, por ejemplo, algunas de las situaciones que los amenazan en el presente.

Entre los beneficios que traen los murciélagos está el hecho de que gracias a su dieta pueden colaborar con el ecosistema: ayudan en el control de plagas, ya que consumen insectos. Chitaro explicó que incluso algunas especies pueden afectar la salud y economía del país, ya que muchos de esos insectos son considerados plaga de cultivos y, si no fueran devorados, causarían estragos en las plantaciones.

Tres datos sobre los murciélagos
Murciélago volando. Foto: Shutterstock

En casa.

¿Qué hacer si hay uno en casa? Lo mejor es capturarlo con cuidado y sacarlo. Si aparecen varios hay que expulsarlos y evitar que vuelvan, tapando posibles entradas.

Sociales.

Los murciélagos viven en sociedad: por ejemplo, en algunas colonias las hembras cuidan a las crías de otras para que las madres puedan salir de las cuevas a alimentarse.

Entorno

Los murciélagos se mueven gracias a la ecolocalización: emiten un ultrasonido por el que generan un mapa tridimensional del entorno. Los expertos analizan ese ultrasonido para investigar a estos animales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)