Publicidad

Las extrañas criaturas que salieron del lago del Parque Rodó

Objetos retirados del fondo del lago se transforman en seres únicos en un libro interactivo para niños

Compartir esta noticia
caos subacuático
Fotografía de Guillermo Giansanti

La cola de un pez, la cara del Chavo del 8 y la oreja de un chancho. Esa es una de las 1.728 combinaciones posibles del “caos subacuático” que proponen Guillermo Giansanti y Virginia Mórtola.

“Se abre un universo de seres totalmente extraños”, dijo el fotógrafo a El País.

Las imágenes que conforman el primer fotolibro dedicado a las infancias corresponden a objetos que Giansanti (39) retiró del fondo del lago del Parque Rodó en 2016 durante una limpieza municipal.

caos subacuático
Fotografía de Guillermo Giansanti

En total, recuperó 150 objetos –entre ellos, una bicicleta, un carrito de supermercado y un autito azul que conserva hasta el día de hoy– y los fotografió en un estudio levantado en el propio lago, inmortalizando su descomposición o suciedad. Ese mismo año los presentó en el MUFF, festival internacional de fotografía organizado por el Centro de Fotografía de Montevideo y luego expuso en la fotogalería de este mismo parque.

Ahora, 12 objetos rescatados fueron seleccionados para integrar Caos subacuático, una publicación interactiva que invita a la experiencia intergeneracional de lectura compartida.

¿Y qué llevó a Giansanti a meterse en el barro? La curiosidad. Gran parte de su vida vivió cerca del lago del Parque Rodó y cuando se enteró que la intendencia iba a desagotarlo y limpiarlo no resistió la tentación de ir a ver qué encontraba entre la basura y las algas.

caos subacuático
Fotografía de Guillermo Giansanti

“Fue toda una aventura. Mi asombro era similar al asombro de un niño. Estaba ahí abajo revolviendo cosas con un el palo que me prestó el señor que empujaba las lanchitas. Me prestó botas de goma. Y armé el estudio ahí mismo”, contó a El País.

En total, acudió nueve días al lugar y cree que sacó casi todo lo que permanecía oculto bajo las aguas verdosas.

Los 12 objetos incluidos en Caos subacuático están cortados en tres partes que pueden ser intercaladas por el lector para crear su propia criatura de las profundidades (al menos las del lago de este paseo montevideano).

De esta manera, la caldera que Giansanti fotografió puede intercambiar partes con vaso de plástico de la marca Coca-Cola, con caracoles o piezas metálicas y más. De ahí las 1.728 posibilidades.

Y que el cuento no sea igual para todos.

caos subacuático fondo lago parque rodó
Fotografía de Guillermo Giansanti

(Reto: encontrar la combinación que dice: Sobre el lodo profundo / monstruos indefensos / extrañan a sus dueños).

Además del juego y del cuento, Giansanti cree que la aproximación a este fotolibro es una buena oportunidad para que padres e hijos reflexionen sobre la contaminación y el uso que le damos a los distintos objetos.

Caos subacuático es el quinto libro de El Ministerio Ediciones y cuenta con la producción editorial de Julio Pereira, Federico Estol y Nicolás Pereyra.

Si quiere ver otros objetos, puede acceder al sitio guillermogiansanti.net/caos_subacuatico. Ahí verá las otras “criaturas” que quedaron afuera e imaginarse más historias: desde una chancleta roja o la mochila que habrán perdido los navegantes de las lanchitas hasta objetos que parece imposible que estuvieran ahí pero de ahí salieron como un router, una plancha, una videocasetera o una estufa halógena.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad