HERMANAS SIN GLUTEN

Dos hermanas, el diagnóstico de celiaquía y un sueño por cumplir

El emprendimiento Hermanas sin gluten nació hace dos años luego del diagnóstico de celiaquía de Florencia y Leticia. Hoy tiene su primer local.

Florencia Musso. Foto: Eugenia Rodrgíuez
Florencia Musso. Foto: Eugenia Rodrgíuez

Un diagnóstico (o dos en este caso) y una adolescente que se las ingenió para ver el lado bueno de las cosas y poner las manos en la masa: así nació el emprendimiento Hermanas sin gluten hace poco más de dos años, el día en que Florencia Musso cumplió 17.

Hacía poco le habían confirmado que era celíaca y “de rebote” también diagnosticaron a su hermana Leticia, que en ese momento tenía 4 años: “A ella la diagnosticaron porque cuando surge un caso de celiaquía, en este caso el mío, se estudia a toda la familia, ya que esto tiene un componente genético”, contó Florencia a El País.

Aquella noche de agosto de 2018, cuando Florencia festejaba sus 17 años con amigas, la fotografía de su torta fue el puntapié para crear una cuenta de Instagram con la que comenzó a cumplir un sueño: “Pensé, ‘¿por qué no compartir las recetas que había aprendido en esos tres meses que separaron mi diagnóstico de de mi cumpleaños?’, y así nació la cuenta, con la receta de mi torta de cumpleaños”, recordó. Luego siguió posteando recetas y reseñas de lugares que ofrecen productos sin gluten tanto en Uruguay como en otros países.

Hace pocas semanas, con apenas 19 años, Florencia abrió su local en Montevideo, algo que desde chica, aún más chica, soñaba: “Siempre cocinaba con mi mamá y mi abuela. Desde los 12 años soy la que hace las tortas de cumpleaños de toda la familia y siempre decía que quería tener mi restaurante; si bien pensaba estudiar y estudié otras cosas, sabía que mi camino terminaría en una cocina”.

Por eso en la pared del local puso bien grande una de sus frases favoritas: “Se queres que seus sonhos se realizem, basta construí-los devagar” (en español “si quieres que tus sueños se hagan realidad, simplemente constrúyelos lentamente”) que es de una canción que aprendió en Brasil hace tiempo.

Su hermana es fanática de las cosas ricas que hace Florencia, pero, por ahora, es muy pequeña para sumarse. De todas maneras, “le encanta aparecer en todo, hemos hecho varios videos cocinando, es bien de la nueva generación que le encanta todo lo tecnológico. Al local fue cuando estábamos armándolo y luego en la inauguración. Le encanta meter mano a la masa, es experta en galletitas de glasé”, señaló Florencia, quien actualmente estudia repostería profesional y también hizo varios cursos especializados en cocina sin gluten.

Desinformación.

Florencia sostuvo que “hay mucha desinformación sobre la celiaquía” y es un tema con el que busca contribuir a través de su trabajo. En su cuenta de Instagram tiene varias publicaciones en la que habla de los mitos que hay alrededor de esta enfermedad.

“En el ámbito social es donde me parece más evidente que es necesario que la información llegue a todos, que es lo que más afecta a alguien recién diagnosticado. Es común creer que por tener celiaquía tenemos que andar con un tupper para todos lados y no es así; siempre podemos buscarle una vuelta a los eventos a los que asistamos. Por eso creé el hashtag #chauchautupper con recetas y tips para que podamos amigarnos con la cocina sin gluten y cocinar juntos”, contó. Y agregó: “Si hay algo que nos pone felices es llegar a un lugar y que nos esperen con algo rico sin gluten, el verdadero gesto de amor”.

La joven resaltó que es necesaria la aprobación de una ley de etiquetado urgente. “Estamos muy atrasados en cuanto a legislaciones. Por ejemplo, cuando compramos un medicamento no tenemos manera de saber si tiene gluten o no. Los empaques no dicen nada y no hay medicación avalada como sin gluten por el Ministerio de Salud Pública”, dijo. Y añadió que “también sucede esto en cuanto a la comida”.

En su espacio también comparte recomendaciones para salir a comer afuera: “Por suerte hoy hay muchos lugares que son 100% libres de gluten y son ideales para salir con otras personas, aparte que son deliciosas las cosas que ofrecen. Recomiendo visitar los lugares que sean totalmente aptos para celíacos, aunque también podemos elegir un lugar que tenga dos cocinas separadas para garantizar que no haya contaminación cruzada”.

Hermanas sin gluten.

Hermanas sin gluten ofrece principalmente opciones dulces, aunque también tienen cosas saladas.

Están ubicados en avenida Rivera 2589, Montevideo. Por el momento abren miércoles y viernes de 14.30 a 18 horas.



Reportar error
Enviado
Error
Reportar error