TECNOLÓGICAS

Facebook vs. Australia, la guerra por el acceso a la información

En represalia por un proyecto regulatorio del gobierno australiano, la red social cortó el acceso a las noticias de los medios de ese país.

Australia reguló cómo Facebook debe pagarle a los medios por su contenido periodístico. Foto: Reuters
Australia reguló cómo Facebook debe pagarle a los medios por su contenido periodístico. Foto: Reuters

Facebook bloqueó ayer jueves la publicación de noticias en Australia en medio de una disputa con el Gobierno de ese país por el pago de los contenidos elaborados por los medios de comunicación.

La acción de cancelar las páginas de noticias, emprendida sin previo aviso por la multinacional estadounidense, ha sido ampliamente condenada.

El primer ministro australiano, Scott Morrison, criticó “la arrogancia” de Facebook y advirtió que su Gobierno no se va a dejar intimidar. “Las acciones de Facebook de retirar la amistad a Australia, cortando información esencial de servicios de salud y de emergencia han sido tan arrogantes como decepcionantes (...) No seremos intimidados por grandes empresas tecnológicas que intentan presionar a nuestro Parlamento”, afirmó en un comunicado en su perfil de Facebook.

Por su parte, Josh Frydenberg, ministro del Tesoro y considerado número dos del Gobierno, calificó la decisión de la tecnológica de “equivocada”, “innecesaria” y “excesiva”, además de asegurar que “daña su reputación” en Australia.

Frydenberg indicó que mantuvo ayer una conversación “constructiva” con el CEO y fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, respecto al código de negociación impulsado por el Gobierno. Esta normativa plantea a las compañías que alcancen un acuerdo con los medios para remunerarles por las noticias conforme a la monetización de los enlaces publicados en la plataforma.

El proyecto de ley, aprobado en la noche del miércoles por la Cámara de Representantes y que llegará la semana que viene al Senado, dice que en el caso de que no alcancen un acuerdo, la cifra será decidida por un tribunal que actuará como intermediario.

Facebook alegó en un comunicado que existen “desacuerdos fundamentales” en la propuesta de ley y decidió “restringir la capacidad de los editores y el resto de las personas en Australia para compartir o leer contenidos noticiosos producidos por medios australianos o internacionales”.

En la práctica, ello ha supuesto que todas las noticias producidas por medios australianos queden vetadas en Facebook, y que además, aquellas producidas por medios de fuera de Australia no sean visibles para los usuarios del país.

La inesperada decisión de Facebook tuvo un impacto en varios servicios de emergencia australianos que utilizan la plataforma para informar sobre accidentes o advertir a la población ante la posibilidad de desastres medioambientales.

El ministro de Comunicación australiano, Paul Fletcher, afirmó que “Facebook necesita pensar con mucho cuidado sobre lo que esto significa para su reputación y prestigio”.

El gobierno australiano está preocupado por una eventual proliferación de informaciones falsas. Porque las cuentas de Facebook que lanzan teorías conspirativas o falsas informaciones no se veían afectadas por esta medida.

Elaine Pearson, directora para Australia de la organización Human Rights Watch (HRW), expresó su “alarma” ante este “giro peligroso” acometido por Facebook de “censurar el flujo de información a los australianos”. “Cortar el acceso a informaciones vitales a todo un país en plena noche es inadmisible”, declaró.

Aunque Alphabet, matriz de Google, llegó a amenazar con dejar de operar en Australia, ha optado por una estrategia más conciliadora.

Este miércoles, Google y News Corp, empresa editora de The Times, The Sun, The Wall Street Journal y The New York Post, anunciaron un acuerdo por el que el gigante de internet pagará por mostrar sus contenidos en la sección de noticias del buscador.

Revelan que Facebook tiene los derechos de autor de contenidos aún después de borrar la cuenta.
Foto: Archivo El País.

Se trata de un acuerdo de tres años por el que Google pagará “cantidades significativas” a News Corp, propiedad del magnate Rupert Murdoch.

Los medios de News Corp que recibirán dinero de Google son The Wall Street Journal, Barron’s, MarketWatch y The New York Post en Estados Unidos; The Times, The Sunday Times y The Sun en el Reino Unido; y varias publicaciones en Australia como The Australian, Sky News y news.com.au, entre otros.

Google también llegó recientemente a otro acuerdo similar con 121 empresas editoras de Francia y en los últimos tiempos también en Argentina, Brasil, Alemania y Reino Unido.

“El matón del patio de la escuela”

La medida de Facebook de bloquear el contenido periodístico en Australia es un intento de intimidar a la democracia y endurecerá la decisión de los legisladores de todo el mundo de ponerse firmes con los gigantes tecnológicos, dijo un importante legislador británico. “Esta acción de matón que ha emprendido en Australia creo que encenderá el deseo de ir más allá entre los legisladores de todo el mundo”, dijo a Reuters Julian Knight, presidente de la Comisión Digital, de Cultura, Medios de Comunicación y Deporte del Parlamento británico.

“Representamos a la gente y lo siento, pero no se puede pasar por encima de eso, y si Facebook cree que va a hacerlo, se enfrentará a la misma ira en el largo plazo que las grandes petroleras y las tabacaleras”, dijo Knight, del gobernante Partido Conservador.

La disputa se centra en el proyecto de ley australiano que exigiría a Facebook y a Google llegar a acuerdos comerciales para pagar a los medios de comunicación por los enlaces que dirigen el tráfico a sus plataformas, o acordar un precio mediante un arbitraje. (Ver nota en esta página).

Los comentarios del parlamentario conservador Knight se hicieron eco de los del jefe del gremio de medios de comunicación del Reino Unido.

El presidente de la News Media Association, Henry Faure Walker, dijo que la prohibición de Facebook durante una pandemia mundial era “un ejemplo clásico de un poder de monopolio que es el matón del patio de la escuela, tratando de proteger su posición dominante con escasa consideración por los ciudadanos y clientes a los que supuestamente sirve”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados